Últimamente se habla de familia como si se tratase de un tema político o religioso, dejando en manos de algunos decidir lo que es una buena idea de familia pero ¿hay algo más diverso que una familia?

Quiero escribir este post sobre la diversidad de la familia pero no centrándome en los tipos de estructuras familiares, la cuales son muy variadas y diversas pero independientemente de ello, pueden identificarse con lo que escribo.

La familia de cada uno no es la mejor familia del mundo, pero si la mejor que tenemos. No se la elige, llegamos a una familia con unos padres, unos abuelos, unos hermanos, unos tíos, unos primos,…y con esto me refiero a todos los tipos de familias que puedan darse.

Es el primer grupo social con el que interactuamos, del que aprendemos valores y costumbres que hacemos propias.

  • Tener la misma sangre no nos hace iguales

La sangre no determina que seas idéntico a alguien, que tengas la misma afinidad, que pienses las mismas cosas, que te guste lo mismo,…pero ¿hay algo más diverso que una familia?

Yo tengo el grupo sanguíneo de mi padre pero no de mi madre, si la sangre determina lo que soy mi influencia materna seria nula.

La realidad es que hablar de la misma sangre es sinónimo de vínculo fuerte resultado de la convivencia, de las experiencias compartidas, de los valores trasmitidos, de la educación recibida y no únicamente por eso que corre por las venas.

  • • La familia, esa tribu que me define

Algunos de nosotros hemos tenido al tío hippie que nos alucionaba con sus historias y su forma de ser, la abuela brava con el abuelo y mimosa con los nietos, la hermana mayor a la que quieres parecerte, una prima lejana de tu madre que también hace de madre, tu madrina que es la alegría de la huerta,…una tribu de personajes en los que nos reflejamos cada día.

Al cabo del tiempo te das cuenta que eres igual que tu padre y que tu madre en determinadas cosas, además de comerte con patatas fritas algunas de las cosas que pensabas y que hoy en día les da la razón al 100 por 100.

Si es que los padres son muy sabios, van por delante. Como costaba creer cuando tenías 15 años que ellos habían sido adolescentes y podían entendernos, hoy con más de 30 empatizo con ellos de otra manera.

  • A la familia también se la soporta

En la familia hay momentos y etapas en los que hay que aprender a soportarse porque sin lugar a dudas se darán conflictos. El tener un desacuerdo o un problema con alguien de tu familia no lo destierra ni anula su vínculo, por narices va a seguir siendo tu familia por lo que aprender a soportarnos en los momentos complicados puede ser adecuado.

He de decir también, que no es lo mismo tener un desacuerdo con tu hermano que con tu primo el de Cuenca, a este con suerte lo verás menos.

  • Las lindes, otra cuestión de familias.

Algo que se da en las familias es que a veces pasamos algunas líneas que en otro tipo de relaciones interpersonales no pasaríamos. Por ejemplo, cuando a tus hermanos en pleno pavo les dices hasta que aciertas y al cabo de un rato estar como si nada, tirarse pedos en la confianza del hogar no tiene precio, permites que tu madre te diga unas cosas que no ves bien que te diga tu suegra aun siendo exactamente lo mismo,…

En fin, que cada uno tiene su familia y que aunque la mía no es la mejor si es la que más quiero, más cuido y más respeto.

 

The following two tabs change content below.
Actualmente, compagino la atención psicológica en la Asociación Alcohólicos Rehabilitados de Albacete con la atención psicológica en terapia individual. Utilizar las herramientas que nos permite la tecnología para realizar mejores intervenciones terapeúticas es uno de mis objetivos.

Latest posts by Isabel Serrano (see all)