Qué es y cómo se practica el mindfulness

Qué es y cómo se practica el mindfulness

Mindfulness es el ejercicio de aprendizaje y comprehensión de uno mismo. Es el viaje voluntario desde el mundo exterior hacia el interior más profundo, sin perder contacto con la realidad, pero sin distraerse con ella. Es la abstracción consciente en el universo más íntimo; la búsqueda del yo verdadero, en estado puro; la sintonía plena, sin interferencias externas, con las sensaciones que fluyen. Sensaciones auténticas.

Qué es y cómo se practica el mindfulness es algo que sólo podremos aprender si nos enseñan los psicólogos profesionales que hayan sido previamente formados y entrenados en este complejo ejercicio mental y anímico. El mindfulness, al igual que la resiliencia, es una palabra de moda. Pero, como sucede con muchas modas, se pronuncia a la ligera con frecuencia, sin conocer el verdadero significado del término.

El mindfulness es un ejercicio primordial para quien quiera vivir su vida con autenticidad. Siempre ha sido así, pero ahora es más necesario que nunca conocerlo, comprenderlo y saber ejercerlo para poder afrontar y sobrellevar los tiempos del Covid-19. Esta pandemia no sólo es vírica; se ha convertido en una pandemia de incertidumbres, que está dando lugar a una nueva percepción de la vida.

Mindfulness y resiliencia

Mindfulness y resiliencia son palabras de moda, hasta el punto de que el propio Gobierno las utiliza con frecuencia. Resiliencia forma parte del nombre del “Plan de Recuperación, Transformación (y Resiliencia)”, que el presidente Pedro Sánchez ha presentado el pasado 7 de octubre.

Mindfulness es un ejercicio mental muy necesario, que más de un ministro y ministra del Ejecutivo, y más de un político de la oposición, dicen en privado que practican, porque les ayuda en sus respectivas tareas.

Resiliencia es la capacidad de la persona para sobreponerse a las adversidades, sobre todo a aquellas contrariedades que tienen un tinte trágico o doloroso, como la pérdida de alguien querido. Es la facultad de superar una dificultad importante y de ahí su inclusión en el nombre del mencionado “Plan de Recuperación”, anunciado por Sánchez.

Resiliencia es también el eje central de un novedoso proyecto docente de I+D+i, financiado por el Ministerio de Educación para su aplicación en la Enseñanza Primaria.

Mindfulness es todo un proceso de redescubrimiento del yo íntimo sin perder contacto con la realidad circundante y sin dejarse distraer por ella. Es el acto de prestar atención de manera consciente a la experiencia del “aquí y ahora”, el momento presente, con interés, curiosidad y aceptación. En el ejercicio del mindfulness no se juzga nada; sólo se experimenta y se siente.

Mindfulness y meditación

Mindfulness y meditación son conceptos distintos. El primero (mindfulness) incluye al segundo (meditación). Mindfulness tampoco es religión. La práctica del mindfulness tiene por objeto mejorar la calidad de vida de las personas en unos términos muy concretos y de forma demostrable, dejando a un lado filosofías, creencias y religiones.

El mindfulness es la focalización de la atención en el momento presente. Su significado es plena consciencia. Concentrarse en lo que sucede en nosotros y en nuestro alrededor y saber renunciar al ruido y a las distracciones.

El mindfulness es una técnica milenaria. Pero fue el doctor Jon Kabat-Zinn y su equipo, en el año 1979, quienes comenzaron a utilizar el mindfulness de modo terapéutico, en la clínica de la reducción del estrés del Hospital de la Universidadad de Massachusetts, en Estados Unidos. Diversas investigaciones científicas posteriores han demostrado que, al incluir el mindfulness en la rutina diaria, se consiguen importantes beneficios para la salud física y mental; para el autocontrol en los niños; para el desarrollo de la resiliencia y para la mejora en niveles objetivos de salud, niveles de concentración y memoria y para la mejora del dolor.

¿Cómo se practica el mindfulness?

Paciencia. Es recomendable encontrar un momento tranquilo para empezar practicando varios minutos al día, e ir ampliando en función de ir adquiriendo la rutina, hasta llegar al ritmo ideal de treinta minutos diarios. Hay que ser perseverante, no abandonar si no se notan cambios al principio, e intentar no avanzar demasiado rápido.

Ambiente relajado. Encontrar un espacio libre de ruidos y/o distracciones externas, con una temperatura adecuada y en el que la persona pueda sentirse a gusto: en un cuarto, en la oficina, en un parque al aire libre, en el jardín…

Ropa cómoda y colocarse en una postura también cómoda. Sentados en el suelo con la espalda recta, para no obstaculizar la respiración, o tumbado sobre una esterilla.

Respiración. Concentrase en cómo el aire entra por las fosas nasales hacia los pulmones; cómo nutre de oxígeno todo el cuerpo y cómo sale de nuevo por la nariz, llevándose con él todo lo malo y lo negativo.

Pensamientos y emociones. Que vayan surgiendo con toda libertad, Es imprescindible mantener una actitud neutral ante ellos, no juzgarlos como buenos o malos, simplemente percibirlos y observarlos de manera impersonal.

Tú puedes hacer frente al estrés

Tú puedes hacer frente al estrés

Hoy contamos con la colaboración de ORIOL LUGO, Psicólogo e investigador de la Universidad Ramón Llull de Barcelona. Muchas gracias compañero por compartir algunas soluciones tan útiles ante el estrés.

Cuando hablamos de “ESTRÉS” parece cómo que es un tema que todos/as hemos sufrido en algún momento de nuestras vidas. Es un concepto que está muy presente en nuestras vidas. A veces, demasiado…

¿Pero realmente es algo que podemos solucionar? (más…)

¿Cómo superar el miedo al dentista?

¿Cómo superar el miedo al dentista?

¿Eres de los que le da pánico ir al dentista? ¡Despreocúpate! No eres el único. El miedo al dentista es una de las fobias más frecuentes entre las personas.

Por lo general, esto se debe a experiencias negativas anteriores o vivencias negativas ajenas, la mayoría de las veces, de un familiar. Sin embargo, puedes estar tranquilo, ya que el miedo al dentista tiene solución si logras conocer ¿cómo superar el miedo al dentista?

Los dentistas han desarrollado estrategias para ayudar a sus pacientes a sentirse cómodo y evitar que sientan miedo. En Abaden te espera un grupo de profesionales que te ofrecerán la ayuda necesaria para superar este sentimiento negativo.

Sigue leyendo para que conozcas todos sobre el miedo al dentista y las formas que existen para superarlo. ¡veamos!

¿Qué es el miedo al dentista?

Aunque te parezca una pregunta bizarra, el miedo al dentista ha sido catalogado médicamente como una fobia. Se trata de un tipo de trastorno de ansiedad, que se caracteriza por crisis de pánico durante una consulta odontológica. Estas crisis de pánico se anticipan a situaciones o consecuencias negativas que aún no han ocurrido.

Durante muchos años, los dentistas han ganado mala fama gracias a las experiencias negativas de los pacientes. Como consecuencia, las personas optan por descuidar su salud bucal, ocasionando problemas dentales a futuro.

¿Cuáles son las causas del miedo al dentista?

 

La principal causa del miedo al dentista se debe a experiencias anteriores negativas, generalmente durante la niñez. Otras de las razones, son las experiencias ajenas, infundadas por temores de algún familiar o conocido.

Sin embargo, sea cual sea el origen de tu miedo al dentista, no puedes dejarte dominar por él. Al final, evitar ir a las consultas odontológicas solo te traerá como consecuencia problemas dentales graves.

¿Cómo podemos superar el miedo al dentista?

Años atrás, la tecnología odontológica era muy rudimentaria y sus procedimientos eran rudos. Sin embargo, en la actualidad existen nuevas técnicas e instrumentos que permiten ofrecer mayor seguridad y satisfacción al paciente. A continuación, te presentamos algunas recomendaciones que puedes seguir para superar tu miedo:

  1. Elige una clínica de confianza

Es muy importante que te sientas en confianza con los profesionales que has elegido. Puedes optar por recomendaciones entre amigos o familiares, aunque también puedes buscar información por la web.

Otra opción es acudir a la clínica, conocerla y solicitar las recomendaciones de algunos dentistas. Incluso, puedes comentar tu temor al dentista y ellos te ofrecerán alternativas para disiparlo.

  1. Coméntale al dentista el miedo

Una vez te hayas decidido por un dentista, es importante que hables sobre tu miedo. De esta manera él te ofrecerá información sobre la patología dental que presentas y los procedimientos disponibles para tratarlo.

Con estas explicaciones el dentista busca reducir tus angustias, mostrándote que él posee la mejor preparación para afrontar el procedimiento.

  1. Elige consultas durante la mañana

Las consultas durante las primeras horas del día te permiten manejar mejor las preocupaciones y la ansiedad. Si acudes a consultas durante la tarde lo único que lograrás será llenarte de dudas.

  1. Aprende técnicas de relajación

Puedes optar por aprender técnicas de relajación y respiración que te permitan manejar mejor la ansiedad. También, puedes distraerte mientras esperas con algún juego de tu preferencia o escuchar música relajante desde tu móvil.

  1. Considera tomar algún medicamento para la ansiedad

En la consulta de evaluación inicial puedes consultarle a tu dentista la idea de tomar algún medicamento para manejar la ansiedad. Recuerda que, no debes automedicarte, cualquier medicamento que ingieras debe ser indicado por profesionales.

¿Cuál clínica dental me recomiendas?

Una de las mejores clínicas dentales en España es Abaden Dentistas. Ellos cuentan con profesionales preparados para realizar procedimientos odontológicos con resultados de calidad y eficiencia.

Cuando acuden pacientes que presentan miedo al dentista, aplican las técnicas más novedosas para superar este tipo de fobias. La primera y más importante, es ofrecer la mayor información posible sobre procedimiento a realizar. Una vez explicado, el paciente puede optar por no sentir dolor, gracias a la sedación dental.

Se trata de uno de los procedimientos más novedosos para superar el miedo al dentista. El paciente se sentirá más relajado, no presentará dolor y permite realizar varios procedimientos en una misma consulta.

La autoestima y sus facetas (incluido el aspecto físico)

La autoestima y sus facetas (incluido el aspecto físico)

Muchos son los factores de los que depende la autoestima, eso que todo sabemos lo que es pero que, a la hora de definirla, encontramos cierta dificultad. La autoestima se puede definir como aquello que nos queremos, que nos mimamos,…

Si tuviéramos que hacer una escultura de lo que es la autoestima, podría asemejarse a 12 columnas que representarían las distintas facetas que nos definen. Sobre esos 12 pilares situaríamos una especie de techo, de tal forma que si esos pilares están enriquecidos la autoestima descansaría sobre una base fortalecida.

El tener una buena autoestima no nos exime de pasarlo mal ante aquellos devenires que la vida tiene preparados para nosotros, pero si nos ayuda a afrontarlos de una forma más adaptativa.

Belleza y autoestima: cuando la felicidad depende de tu aspecto físico

Los pilares sobre los que descansa la autoestima podrían resumirse en los siguientes: familia, hogar, pareja, relaciones sociales, trabajo, formación académica, economía, salud física, salud psíquica, aspecto físico, ocio y crecimiento personal.

Todas las facetas han de ser enriquecidas…¿cómo podemos hacerlo?…pues planteándonos objetivos en cada una de ellos y ver las sinergias que se generan. Imaginemos alguien que está empezando manifestar signos de algún tipo de alopecia , es posible que hasta ese momento no se haya planteado el impacto psicológico que ello supone para él.

No olvidemos que el aspecto físico es otra área importante para la autoestima, poder mejorarla sometiéndose a un injerto capilar puede ser un objetivo que afecte no solo al aspecto físico, sino también al área social, de ocio y por ende, al área de salud psíquica. Sentirnos mejor con nuestro cuerpo y aspecto nos motiva a la interacción social.

Cómo gestionar quedarse calvo y una lección de psicología

Una autoestima fortalecida supone un mantenimiento constante, de hecho , la autoestima es algo que hemos de trabajar todos los días .

La vida nos tiene preparados devenires con diferentes impactos en cada una de nuestra facetas(desde la muerte de un familiar o un despido laboral hasta un ruptura de pareja o la caída del cabello,…) todos esos impactos pueden ser afrontados, unas veces de forma conductual y otras de forma emocional.

Cómo mejorar tu autoestima: 3 estrategias prácticas

El mantenimiento de la autoestima supone estar dispuesto a esforzarse a pesar de los devenires, intentando no entrar en conflicto con los compromisos contigo mismo. Por ello es importante revisar cada una de mis facetas y «resetear los objetivos» en cada etapa de nuestras vidas.