He de decir que no tuve muy claro estudiar psicología cuando a los 17 años tuve que decidir hacia donde me dirigía, cobraban el mismo peso varias opciones. Actualmente, llevo 7 años trabajando como psicóloga, o más bien, aprendiendo a ser psicóloga.

Quiero compartir algunas ideas sobre las reflexiones alcanzadas estos años.

Me siento enormemente afortunada de que mi crecimiento personal se enriquezca de mi crecimiento profesional, y que también suceda a la inversa. La carrera me dio muchos conocimientos, el masters y los cursos posteriores me permitieron obtener información más específica sobre diferentes aspectos sobre los que versa la psicología, pero a ser psicóloga me enseñan los pacientes.

  • El aprendizaje no sólo supone adquirir información, para aprender es también necesario poner en marcha ese conocimiento.

No sé usar un destornillador por llevarlo en el bolsillo, aprenderé a usarlo cuando lo saque y atornille. Pero es que además, ese destornillador no solo atornilla, puedo usarlo de diferentes maneras como herramienta para hacer palanca o como punzón para diferentes superficies.

  • Las personas con las que trabajo me ofrecen la posibilidad de continuar con mi proceso de aprendizaje, de poner en marcha aquello que los libros me enseñaron.

Las personas llegan a consulta después de haber estado un largo periodo bloqueado ante lo que les ocurre, repitiendo de forma ritual la respuesta ante el problema y creyéndose la idea de que no pueden hacer nada. A partir de ahí, surge la historia de su vida, las interpretaciones de su pasado, los temores, las expectativas de futuro,…y todo ello ofrecido bajo la confianza de que tú vas a ayudarle.

Aprendo no solo porque ponga en marcha lo que sé, sino también porque me ofrecen conocimiento, aportándome su experiencia que llena mi equipaje de buenos ejemplos, de herramientas empleadas en ellos que pueden ser útiles en otros.

  • Que una persona consiga afrontar sus problemas y mejorar su calidad de vida no es triunfo del profesional, sino de la persona que ha puesto en marcha las herramientas que se le han dado.

La responsabilidad del profesional es empatizar, establecer un vínculo terapéutico de confianza, motivar para el cambio y dotar de herramientas adecuadas, todo ello dentro del marco científico de la psicología.

  • El aprendizaje de mi profesión es recíproco entre el paciente y yo

No hay dos ansiedades iguales, no hay dos depresiones iguales, no hay dos adicciones iguales,…la adaptación individual a las necesidades de cada caso es crucial para la buena praxis.

  • Son muchas las personas que ejercen de maestros y pocos, los que asumen el rol de aprendices.

Soy mejor profesional que hace 7 años pero eso no seria posible sin el aprendizaje mutuo, sin la experiencia compartida.

The following two tabs change content below.
Actualmente, compagino la atención psicológica en la Asociación Alcohólicos Rehabilitados de Albacete con la atención psicológica en terapia individual. Utilizar las herramientas que nos permite la tecnología para realizar mejores intervenciones terapeúticas es uno de mis objetivos.

Latest posts by Isabel Serrano (see all)

Podemos Ayudarte

Se valiente y afronta tus problemas

You have Successfully Subscribed!