[ACTUALIZACIÓN] Siguendo con la revisión de artículos que estamos revisando estos días, y debido a la cantidad de preguntas que recibimos sobre los mecanismos de defensa, acutalizamos este artículo. Conocer los disitntos mecanismos de defensa nos puede ser útil para ser conscientes de cuales usamos habitualmente y que mecanismos de defensa nos son útiles [ACTUALIZACIÓN]

La semana pasada acercamos los conceptos de mecanismos de defensa y estilos de afrontamiento, hoy voy a profundizar en los primeros.

Los mecanismos de defensa, son comportamientos inconscientes y automáticos que se ponen en marcha ante una realidad que no nos gusta o que no aceptamos .

Pensemos en los mecanismos de defensa que utilizan algunos animales para sobrevivir:

  • Huir
  • Esconderse: bajo un caparazón (tortuga), mimetizándose (camaleón), echando tinta (pulpo)…
  • Atacar: con veneno (serpientes), con púas (erizo), con cuernos (toro), con olor (mofeta), con una coz (cebra),..

En el caso de los animales, dichos mecanismos son necesarios para la supervivencia, de no ponerlos en marcha su vida corre peligro. Si esto lo llevamos al ser humano, hoy en día no corremos los riesgos que corríamos cuando vivíamos en cuevas hace millones y millones de años, no nos tenemos que enfrentar a los mismos peligros ni a las mismas amenazas, pero seguimos poniendo en marcha mecanismos defensivos que no son tan adaptativos como deberían.

Aunque son muchos los mecanismos defensivos, abordaré algunos de ellos.

Existen mecanismos que nos permiten una buena adaptación ante situaciones, eventos y acontecimientos que percibimos como estresantes o amenazantes:

  • Afiliación: cuando nos pasan cosas desagradables, tanto a nivel interno como externo, necesitamos estar con los demás, buscar apoyo, compartir el malestar y eso nos ayuda a afrontar el problema.
  • Altruismo: cuando tenemos conflictos emocionales podemos responder o afrontar los mismos, dedicándonos a satisfacer las necesidades de los demás. Por ejemplo, tras un prejubilación temprana no deseada alguien quiere seguir sintiéndose útil ayudando a los demás, lo que también le ayuda a gestionar el malestar por su prejubilación.
  • Anticipación: saber las consecuencias que me esperan ante algo y las alternativas de las que dispongo me pueden preparar para el afrontamiento más adecuado.
  • Autoafirmación: decir lo que siento abiertamente ante algo que me genera malestar o dolor, nos ayuda a afrontar lo que nos ocurre. Las emociones se expresan con la finalidad de saber lo que uno necesita ante la situación que se encuentra, no con un afán de manipulación
  • El sentido del humor

Otros mecanismos no son tan adaptativos, por ejemplo:

Algunos mecanismos hacen que distorsionemos nuestra imagen o las de los demás para mantener un nivel óptimo de autoestima y que nuestro autoconcepto siga inalterable:

  • Devaluación: ante conflictos propios gestionamos ese malestar atribuyendo a otros cualidades muy negativas que nos permiten mantener nuestro nivel de autoestima. Por ejemplo, ante una ruptura sentimental por la que lo estoy pasando mal devalúo al otro para salir reconfortado.
  • Idealización: ante una discusión con un amigo, me quedo hecho polvo porque no me creo que haya sido capaz de hacer tal cosa, entro en conflicto, pero considero que es el mejor amigo que puedo tener, que en realidad no es así, que es buen tío, que se le ha cruzado el cable,…con la finalidad de no reconocer que no es tan amigo como pensaba, ya que eso me hace daño

Mecanismos que permiten desviar de la consciencia aquellas situaciones por las que podemos entrar en conflicto, tanto interno como externo:

Para hablar de estos mecanismos voy a usar el ejemplo de alguien que tenga problemas con el juego

  • Negación: ante determinados sucesos nos resulta increíble que tal o cual cosa haya ocurrido. Imaginemos a alguien que tiene problemas económicos por ludopatía y que niega que algo así le esté ocurriendo, diciéndose frases como: “solo echo de vez en cuando a la máquina”, “lo dejo cuando quiera”,…en parte niega lo que le ocurre porque ello es asumir una etiqueta estigmatizadora, una debilidad en su personalidad, una falta de control,…en definitiva, asumir algo que hará que entre en conflicto
  • Proyección: tiene que ver cuando atribuimos pensamientos, emociones o conductas propias de forma incorrecta a otros. Si seguimos con nuestro ejemplo anterior, la persona puede decirse: “me voy a echarle a la máquina porque en casa no puedo estar, siempre hay discusiones” ….como si la responsabilidad recayera sobre otro.
  • Racionalización: hace referencia a dar razones buenas y tranquilizadoras pero incorrectas sobre algo, en lugar de dar la razón única y verdadera por la que algo pasa. Cuando damos muchas razones para explicar algo , no estamos justificando, en nuestro ejemplo: “voy a jugar porqué así veo a los amigos en el bar”, “me evado de los problemas”, “para recuperar dinero”…cuando la realidad es que tienes un problema de ludopatia por el que has perdido el control.

Aunque he planteado como ejemplo una persona con problemas de juego, en mayor o menor medida, todos hemos empleado algunos de estos mecanismos en determinadas ocasiones.

Tanto la proyección como la racionalización, refuerzan la negación y ocasionan que no haya un cambio de acción, manteniéndose en la misma posición.

Hasta aquí los mecanismos de defensa, la semana que viene nos centraremos en los estilos de afrontamiento que de forma consciente podemos utilizar para hacer frente a las defensas inconscientes.

¿Qué mecanismos defensivos utilizas?

The following two tabs change content below.
Actualmente, compagino la atención psicológica en la Asociación Alcohólicos Rehabilitados de Albacete con la atención psicológica en terapia individual. Utilizar las herramientas que nos permite la tecnología para realizar mejores intervenciones terapeúticas es uno de mis objetivos.