La palabra psicópata ya produce miedo en sí misma. Cuando la escuchamos en los medios de comunicación, nos imaginamos a aquel asesino en serie que aparece en las películas del tipo “El silencio de los corderos”, “El coleccionista de huesos” y “Seven”.

Los personajes de estas películas son ficticios, pero como muchas veces ocurre, la realidad supera a la ficción y por desgracia algunos nombres a lo largo de la Historia se han hecho eco de hazañas terribles. Por ejemplo, se dice que la figura de los vampiros y Drácula están basadas en personajes reales del siglo XV y XVI; como Vlad Draculea, príncipe de Valaquia (sur de la actual Rumanía), también conocido como “El Empalador”, porque así era como castigaba a sus enemigos. Cuenta su leyenda negra que de ésta y otras crueles formas de tortura murieron más de 40.000 personas durante su reinado. O la condesa Erzsébet Báthory, de la cual se cuenta que mató a 630 jóvenes, bebía después su sangre y se bañaba en ella para no envejecer.

Si avanzamos en la Historia hasta el siglo XX, nos encontramos con hombres como el colombiano Pedro Alonso López “El monstruo de los Andes” (asesinó y violó a más de 300 personas, en su mayoría chicas y niñas) y los estadounidenses Henry Lee Lucas y Otis Toole, juntos descuartizaron, degollaron, violaron y quemaron a sus múltiples víctimas durante varios años, hasta que los encarcelaron.

pedro-alonso

 

En España, concretamente, el personaje del “hombre del saco”, utilizado para infundir temor en los niños y conseguir que se portaran bien, fue inspirado en uno de los psicópatas más conocidos de nuestro país: Juan Díaz de Garayo, “el Sacamantecas”, que mataba a personas para extraerles la grasa y hacer jabón con ella.

sacamantecas-132x140

 

Todos estos asesinos devastadores comparten algo en común: la psicopatía.

Pero sobre ésta se han creado mitos, leyendas y creencias erróneas. Con este artículo pretendo profundizar un poco en el mundo de los psicópatas, tanto de los que asesinan como de los que no lo hacen; puesto que, según las estadísticas, un 1% de la población mundial es psicópata, y si todos fueran asesinos despiadados, estaríamos corriendo un verdadero peligro todos los que no lo somos.

 

Un 1% puede parecer poco, pero si trasladamos el porcentaje a cifras más concretas, podremos comprobar que si España tiene aproximadamente 46.725.164 habitantes (datos extraídos del Padrón Continuo a 1 de enero de 2014), 467251 de esas personas presentan un perfil psicópata. 

PARA EMPEZAR…  ¿QUÉ ES Y QUÉ NO ES LA PSICOPATÍA?

pelis-150x141La psicopatía, no es una enfermedad mental. No aparece como tal en los manuales diagnósticos clínicos. Aunque sí se considera un trastorno de la personalidad, el psicópata sabe muy bien lo que hace, tiene clara cuál es la realidad y al contrario de lo que pueda pensar la gente: NO ESTÁ LOCO.

La psicopatía se concreta en los siguientes rasgos:

  • Falta de conciencia moral
  • Dificultad en el control de los impulsos
  • Carencia absoluta de empatía
  • Conducta manipuladora
  • Dificultad para experimentar placer y emociones básicas como alegría, tristeza, miedo o ira.
  • Alto nivel de sensación de aburrimiento
  • Sobrevaloración de las cualidades personales (ego aumentado)
  • Distorsión en la percepción de los riesgos asociados a su conducta

La combinación de estos rasgos, determinados por la genética, con un ambiente que fomente la violencia y la agresividad, genera el caldo de cultivo ideal para convertir al psicópata en asesino o delincuente.

¿CÓMO PIENSA UN PSICÓPATA?

menteGracias a las técnicas y a los avances científicos en neurociencia, se han podido observar los mecanismos internos de la mente psicópata.

Comparado con una persona “normal”, el circuito (tálamo-amígdala-corteza pre frontal), que permite relacionar las emociones con el lenguaje y los estímulos que recibimos del ambiente, está prácticamente “desconectado”. Es decir, para el psicópata la información que percibe del entorno, no tiene un carácter emocional. No la procesa a ese nivel, con lo que es lo mismo para él una bolsa de pipas que un cachorro de perro. No hace distinción entre personas y cosas. Para él significan lo mismo (aunque a nivel racional sepa que no lo son), a lo que me refiero es que el psicópata les da el mismo valor a ambos. Por eso tiene la “facilidad” de utilizar a las personas a modo de objetos, para conseguir sus propósitos. Y también por eso puede matar sin sentirse culpable.

¿HAY TRATAMIENTO PARA LOS PSICÓPATAS?

tratamiento-200x140La mayoría de psicópatas que terminan convirtiéndose en asesinos, lo hacen “a lo grande”. Cuando pierden totalmente el control de sus impulsos, van matando cada vez de una manera más exacerbada y al final, se les termina cogiendo. Son famosos por dejar pistas a la policía, pues con esto quieren demostrar su superioridad e inteligencia. Lo que ocurre es que el juego se acaba volviendo contra ellos mismos.

Una vez juzgados y encarcelados, se les trata habitualmente de enfermos mentales y ya hemos visto que no es del todo correcto encasillarlos en esa definición. Pues si no es una enfermedad, tampoco se puede tratar.

¿Qué se puede hacer entonces? Re-educar su conducta. No vale de nada apelar a su conciencia moral ni a sus valores, pues carecen de ese lenguaje emocional. Por este motivo, las terapias convencionales han fracasado con estas personas. En los últimos años, Robert D. Hare (especialista en psicópatas y creador del inventario de síntomas que los identifican) apela a la conducta como única vía de trabajo con ellos.

¿HAY PSICÓPATAS “BUENOS”?

buenoPues digamos que hay psicópatas que se autocontrolan. Si la persona que presenta psicopatía se ha socializado con éxito, no ha tenido experiencias traumáticas ni abusos en su infancia y ha aprendido a controlar sus impulsos agresivos (porque le interesa aceptar los límites impuestos por la sociedad), no tiene por qué manifestar conductas delictivas.

De hecho, hay profesiones en las que “es mejor ser un poco psicópata”. Por ejemplo, para desempeñar las funciones de un alto mando del ejército hay que tomar decisiones difíciles, que implican en ocasiones poner en peligro la vida de multitud de personas. Quizás una persona muy emotiva y sensible sería incapaz de llevar a cabo su rol.

A continuación os presento un listado de las profesiones que preferentemente eligen los psicópatas, según los últimos estudios:

  • Abogado
  • Chef
  • Cirujano
  • Periodista
  • Funcionario público
  • Sacerdote
  • Ejecutivo

Y ahora las que no eligen, es decir, en las que menos tasa de psicopatía encontramos:

  • Psicólogo
  • Médico de familia
  • Maestro
  • Artista
  • Enfermero
  • Estilista
  • Veterinario

Como podemos observar, las profesiones en las que se requiere cierto nivel de sensibilidad emocional son rechazadas por las personas que manifiestan rasgos de psicopatía.

REFLEXIONES FINALES

En este post hemos visto que un psicópata no tiene por qué ser necesariamente un despiadado asesino ni un delincuente habitual. Es una persona que siente y piensa diferente al resto. Que puede aprender a autocontrolarse y tener éxito en su vida personal. A este tipo de psicópatas se les ha denominado con el término “Psicópata pro-social” y son personas que pueden formar una familia, desempeñar un trabajo y parecer absolutamente “normales”. Tu vecino o tu compañero de oficina puede ser un psicópata y no saberlo. Pero seguramente tú te habrás percatado de que hay algo característico en su forma de ser que lo hace, digamos… “especial”.

The following two tabs change content below.

Sira Sánchez

Psicóloga. Mi campo laboral se ha centrado en la orientación educativa, en la enseñanza pública desarrollando funciones de jefatura del Departamento de Orientación. Actualmente dirijo el área educativa y de orientación en WebPsicólogos.

Podemos Ayudarte

Se valiente y afronta tus problemas

You have Successfully Subscribed!