Hoy os voy a contar una historia real. La historia de Paco. Y no es un pseudónimo ni un nombre genérico. La historia de Paco es real y cuando queráis os pasáis por Albacete, me avisáis y nos tomamos un café con él. La historia de Paco es la de la rehabilitción de un alcohólico

Si cuento la historia de Paco, es porque me ha dado permiso para hacerlo. Es más, él aprovecha cada vez que puede para contarla por si alguien puede aprender algo.

Y os aseguro que sí, que se puede aprender algo.

Paco vivía en los Jardinillos, un parque de la ciudad de Albacete. Según cuenta él, vivía en un pequeño chalet. A lo que Paco llamaba “pequeño chalet” era un tubo de hormigón de esos grandes que utilizan en las obras.

Si vivía en un parque en un tubo de obra, era porque tenía una enfermedad.

Paco era alcohólico y politoxicómano.

Es más, un alcohólico de primera división. De los que se despertaba con un cartón de vino y se dedicaba a conseguir dinero por la ciudad  para comprarse más. Uno de esos drogodependientes (porque un alcohólico es un drogodependiente) que ves por tu ciudad, que viven en un cajero y que sus posesiones se reducen a unos cuantos cartones.

Paco era carne de cañón. Cualquiera que lo conociera, tenía claro que tenía pocas opciones. Malvivir en la calle esperando su muerte o, con un poco de suerte, acabar loco ingresado en algún centro de salud mental o albergue para indigentes.

El cambio es posible

Pero un día, él sabrá porque, se acercó a una educadora de calle y le dijo que quería dejar el alcohol y la calle.  Estaría feo decir que en la cara de la educadora se dibujó una sonrisa cínica, pero seguro que pensó que Paco había pasado ya la línea roja en la que ya no es posible la rehabilitación. Vivía en la calle, no tenía relación con su familia y no había muchas esperanzas a las que aferrarse.

De todas formas, la educadora le explico el proceso para dejar el alcohol y pidió cita para ir a la Unidad de Conductas Adictivas (UCA) centro público de referencia para las personas con problemas con las drogas.

Contra todo pronóstico, cuando la educadora fue a recogerlo a “su chalet” para ir a la unidad de tratamiento, Paco estaba listo. Aquel día empezó una nueva vida.

Acudió a todas las citas, se hizo controles de orina cada vez que se lo indicaban y finalmente fue derivado a una comunidad terapéutica donde estuvo ingresado 24 meses

De esta historia hace ya 8 años. Y lo más sorprendente, no es que  no haya vuelto a probar una gota de alcohol, sino que ha decidido que su vida merezca la pena.

La vida merece la pena

A Paco lo contratan 6 meses al año de barrendero y los otros 6 meses va tirando cómo puede. Pero hace mucho más. Es voluntario de Cruz Roja y sale todas las noches a llevar café y bocadillos a las personas que viven en la calle. Colabora con las asociaciones de Alcohólicos rehabilitados y alcohólicos anónimos de Albacete.

frase-paco-665x216

Siempre que puede, pasa a ver a “sus chicas del Mercadona”, las que trabajan en el supermercado donde antes compraba alcohol y ahora va de vez en cuando a robarles una sonrisa.

También visita a los educadores de calle para charlar un rato y, cuando se encuentra con algún antiguo “compañero de la calle”, se para a charlar con él y a darle ánimos. Y les dice una frase que repite como un mantra: Si yo pude, tú también.

 Puedo decir con orgullo que Paco es mi amigo y una de las personas que me enseñan, con su día a día, que la vida merece la pena.

[piopialo]Me enseña que nuestro pasado nos hace entender dónde nos encontramos, pero que nuestro presente nos lo podemos inventar todos los días[/piopialo]

Y nos demuestra que, aunque muchos lo duden, de las drogas se puede salir.

La rehabilitación de un drogodependientes (cómo la de un alcohólico) no es simplemente dejar de consumir drogas. Es rehabilitarse cómo persona  y construir un nuevo yo.

Este post simplemente es un agradecimiento. Gracias Paco por enseñarme que la rehabilitación existe y que una sonrisa en la cara vale más que todo el dinero del mundo.

 

[TEST] ¿Necesitas ayuda psicológica?

Desde WebPsicólogos te presentamos un test que mide tus niveles de ansiedad, estrés y depresión

Antes de realizar el test ten en cuenta:

  • Tardarás menos de 3 minutos en realizarlo completo.
  • El resultado es totalmente anónimo.
  • El resultado no es una evaluación psicológica profesional. Simplemente es un indiciador de como te encuentras

Instrucciones

Teniendo en cuenta los últimos 15 días, contesta la respuesta que mas se acerque a tu situación.

No hay respuestas correctas y no le des demasiadas vueltas a cada pregunta.

 Si no ves el botón "jugar", haz click aqui para iniciar el test
The following two tabs change content below.
Psicólogo y coordinador de proyectos. Escribo sobre psicología aplicada a la vida cotidiana. Me apasiona cómo internet, redes sociales, y las nuevas formas de comunicación influyen en las personas y estoy convencido que de todo esto va a salir algo bueno

Podemos Ayudarte

Se valiente y afronta tus problemas

You have Successfully Subscribed!