En la experiencia de ser padres, una de las grandes preocupaciones que se tienen es el bienestar permanente de nuestro hijo. Queremos que esté sano, que tenga muchos y buenos amigos, que no sufra, que le vaya bien en el colegio y que no le falte “de nada”.

Estos deseos inherentes a la paternidad son instintivos, pero deben adaptarse a la educación que queremos brindar a nuestro hijo. El modelo educativo que escojamos o que empleemos será determinante para la adecuada socialización, aprendizaje de habilidades básicas y salud mental de nuestro pequeño.

MODELOS EDUCATIVOS hay muchos, pero 3 son los que se suelen caracterizar a grandes rasgos en Psicología:

  1. Modelo democrático: el niño participa en las decisiones familiares, se toman en cuenta sus opiniones y se establecen normas acordes a la edad del niño.
  1. Modelo autoritario: se imponen los límites y normas educativas sin tener en cuenta la opinión del niño. La última palabra la tienen siempre los padres y se establece una escala de poder difícilmente quebrantable. Los padres ordenan y el niño obedece.
  1. Modelo “laissez faire”: en casa no hay normas ni rutinas. Cada miembro hace lo que quiere y el niño tiene total libertad para actuar y decidir.

Como podréis imaginar, el modelo más “sano” es el democrático, pues los niños necesitan límites para orientarse en el mundo (un mundo complicado que aún no comprenden del todo) pero también ir adquiriendo poco a poco cierto grado de autonomía para aprender a desenvolverse por ellos mismos. A pesar de nuestros intentos como padres, de educar lo mejor posible a nuestros hijos, hay determinados “errores” que suelen cometerse sin apenas darnos cuenta y que podemos aprender a identificar y corregir. A continuación voy a exponer los más frecuentes en cada una de las etapas de desarrollo del niño:

ERRORES EDUCATIVOS DURANTE LA INFANCIA

Sobreprotección: la inteligencia del infante es manipulativa y eso se traduce en que exploran el mundo con sus sentidos. Tocan, aprietan, estrujan, muerden… todo lo que encuentran a su paso. Además, cuando empiezan a caminar necesitarán caerse y levantarse muchas veces hasta perfeccionar la marcha. Apartar objetos que puedan manipular y evitar que caminen, corran, salten… por miedo a que se hagan daño es uno de los primeros errores que cometemos con nuestro hijo. Por supuesto que no voy a dejarle unas tijeras a su alcance ni lo voy a dejar que ande libremente cerca de una carretera, pero sí tengo que intentar procurarle espacios (controlados) de exploración, para que practique las habilidades motoras que tiene que desarrollar. La sobreprotección es fruto, muchas veces de la ansiedad de los padres.

Ansiedad, reacción física del cuerpo ante pensamientos y emociones

ERRORES EDUCATIVOS EN LA NIÑEZ

Permisividad: para algunos padres el “NO” es una de las palabras más difíciles de pronunciar. Y es éste uno de los errores que más afectará a la socialización de nuestro hijo. Tened en cuenta que en otros ambientes como la escuela o el parque, los demás le dirán muchas veces que no y si nuestro hijo está acostumbrado en casa a que a todo lo que pide y exige se le da, no comprenderá por qué fuera de su entorno esto no es así. Se frustrará y podrá responder de forma agresiva, con lo que le acarreará más problemas que ventajas. Hay que enseñarle desde pequeño que para adaptarse a las demandas sociales a veces tendrá que ceder, en ocasiones podrá exigir pero siempre deberá aceptar la posibilidad de que le digan que no.

ERRORES EDUCATIVOS EN LA ADOLESCENCIA

Es ésta la etapa educativa más “complicada” para muchos padres, debido a la modificación cognitiva que se produce en la mente de nuestro hijo, al proceso biológico de la pubertad y al cambio de referente para el adolescente, que pasa a ser el grupo de amigos (mientras que los padres pasan a un plano secundario).

S.O.S. Adolescencia a la vista

Las normas y límites que durante años hemos establecido en la rutina familiar deben evolucionar y es ahora cuando los errores se “multiplican”. Por ello simplemente los nombraré a modo de listado:

  • Premiar conductas inadecuadas_ traducción: si mi hijo no se esfuerza y saca malas notas quizás no merezca la “Play” que tanto desea.
  • No establecer un horario de estudio y ocio.
  • No hablar periódicamente con el profesorado (aunque saque buenas notas).
  • No educar en sexualidad.
  • Dar más dinero del que realmente necesita para su tiempo libre.
  • Pensar que mi hijo es demasiado mayor para darle un beso o un abrazo.
  • No conocer a sus amigos.
  • No darle obligaciones en casa (las tareas domésticas son para toda la familia, pues todos ensuciamos y convivimos)
  • No hablar con nuestro hijo.
  • No escuchar a nuestro hijo.
  • No preguntar a nuestro hijo.
  • Televisión en su habitación ¿realmente es necesario?
  • Maquillaje, pintarse las uñas y ropa inadecuada para ir al instituto. Vigilar la imagen de nuestro hijo es importante y educarle en riesgos también.
  • No vigilar los contenidos a los que accede nuestro hijo en Internet.

La vida en Facebook, Twitter, Google Plus y otras redes sociales

He hablado con muchos padres durante mi trabajo en los institutos y os puedo asegurar que esto es sólo una pequeña muestra de lo que se debería corregir. Como veis no son errores graves pero os aseguro que evitarlos facilitará a vuestro hijo la adaptación a las exigencias de su entorno.

Vuelta al cole: 5 Reglas para elegir actividades extraescolares

The following two tabs change content below.

Sira Sánchez

Psicóloga. Mi campo laboral se ha centrado en la orientación educativa, en la enseñanza pública desarrollando funciones de jefatura del Departamento de Orientación. Actualmente dirijo el área educativa y de orientación en WebPsicólogos.

Podemos Ayudarte

Se valiente y afronta tus problemas

You have Successfully Subscribed!