La metáfora del invitado indeseado, es una metáfora utilizada en la Terapia de Aceptación y Compromiso, conocida por sus siglas en inglés como ACT.

Esta metáfora en concreto, nos sirve para contemplar lo que ocurre cuando intentamos controlar nuestros pensamientos o emociones.

Pensamientos y Creencias: Trás mis pensamientos, están mis creencias

Para ello nos adentramos en una situación concreta: una fiesta, con todos tus amigos/as, en la que aparece un invitado que no estaba en los planes.

Del Revés: Una película sobre emociones, recuerdos y familia

Te sugiero adentrarte en la metáfora, sacar tus propias conclusiones y después si te apetece, pasarte por este otro post:

¿Es posible controlar los pensamientos?

Algunas consideraciones antes de la metáfora

Me gustaría que tuvieses a tu alcanze la metáfora del invitado indeseado en varios formatos ; video, audio y a modo de trascripción para que la puedas leer donde y a quien tú quieras.

Antes de continuar indicar el libro en el que originalmente aparece la metáfora:

Terapia de Aceptación y Compromiso: Proceso y práctica del cambio consciente (Mindfulness) de Steven C. Hayes, Kirk Strosahl y Kelly G. Wilson.

La metáfora del invitado indeseado: Video

Aquí puedes acceder a la metáfora a traves un video animado por el Dr Joe Oliver, al cual el psicólogo Fabián Maero añadió subtítulos en castellano, acercando así este útil recurso a la comunidad hispanohablante. Para que se muestren los subtítulos, tienes que activarlos en la parte inferior derecha del video.

La metáfora del invitado indeseado: Audio

Decidí que, dado que existía un video muy útil para poder disfrutar de forma gráfica de la metáfora , también podría realizarse un audio castellano.

De esta forma los hispanohablantes podrían escuchar la metáfora,  directamente en su lengua materna.

Con esta idea en mente, grabé la metáfora del invitado indeseado, apoyando el texto en la música de Patrick de Arteaga . El resultado lo puedes escuchar pulsando aquí.

La metáfora del invitado indeseado: Trascripción

Para finalizar te dejo con la trascripción de la metáfora del invitado indeseado:

Metáfora del invitado indeseado

Imagina que un día decides dar una fiesta para todos tus amigos. Coges tu teléfono y empiezas a invitar gente. Quieres que sea una gran fiesta, así que dices “todos estáis invitados”

Cuando llega el gran día, preparas el lugar para la fiesta.

Estas realmente contento.Pronto los invitados comienzan a llegar.

Después de un rato, todos han llegado y te lo estas pasando realmente bien.

Entonces suena el timbre, y piensas ¿Quién podrá ser? Seguramente me debo haber olvidado de alguien.

Ahí está una persona, que definitivamente no querías en tu fiesta, es tu vecino Brian.

Brian, debe de ser una de las personas más molestas que conoces.

Es rudo, gruñón, se queja mucho y no es muy dado a la higiene personal.

Es la última persona que querrías en tu fiesta.

Pero antes de que te des cuenta entra en tu casa, sin ni siquiera saludar.

Se acerca a tus huéspedes y es mal educado.

Se sirve por sí mismo comida y bebida, y en general actúa de una forma extraña con tus amigos.

Y de una forma comprensible, te sientes molesto, avergonzado y enfadado.

Y antes de que pase mucho tiempo te acercas a Brian y le dices “ya está, quiero que te vayas”.

Una vez que se va te sientes aliviado, vuelves a la fiesta y empiezas a pasártelo bien, pero después de un rato se escucha el timbre de nuevo.

Y cuando vas a ver quién es, te das cuenta de que Brian ha regresado. Antes de que puedas detenerlo, abre la puerta y entra corriendo a la fiesta nuevamente.

De modo que lo buscas, lo encuentras y lo hechas nuevamente.

En esta ocasión, sin embargo, decides que te vas a asegurar de que no vuelva a entrar.

Así que optas por quedarte en la puerta y asegurarte de que no vuelva a entrar.

Y esto funciona.

Brian no puede entrar y te sientes bien que así sea.

El problema es que te das cuenta, que te estas perdiendo la fiesta.

Puedes escuchar a todos afuera, divirtiéndose.

Y tú también quieres estar allí con ellos. Pero como no soportas a Brian, no te puedes arriesgar a entrar nuevamente.

Realmente quieres disfrutar de la fiesta y no sabes que hacer, pero el pensamiento de que Brian podría volver te incomoda.

Después de un tiempo caes en la cuenta, que de hecho esta fiesta es muy importante para ti, y quieres estar con tus amigos, al menos asegurarte de que están bien.

Así que decides entrar nuevamente, y te dices a ti mismo.

Si Brian entra, que entre.

Brian entra y empieza a ser molesto nuevamente. Pero esta vez algo es distinto.

No lo ignoras, porque es bastante difícil ignorarlo

Pero decides seguir adelante con la fiesta, hablando con tus amigos

Y empiezas a notar cosas interesantes.

En primer lugar, te das cuenta de que, aunque Brian este ahí, lo estas pasando bien.

Por supuesto sería mejor si se fuera, pero al menos no estas atascado en la puerta, perdiéndote la fiesta.

En segundo lugar, percibes que cuando no estas intentando librarte de él, se calma un poco, sigue siendo molesto, sigue siendo mal oliente, pero no es tan malhumorado.

Después empiezas a notar otras cosas, que no habías visto antes, como que tiene un extraño sentido del humor, aunque esté enterrado bastante profundo en él. Incluso contemplas que hace un par de amigos.

Y te preguntas que voy a hacer la próxima vez que organice una fiesta…

Otras metáforas utilizadas en la terapia de aceptación y compromiso

En este enlace puedes consultar otra metáfora utilizada en la terapia de aceptación y compromiso ; la metáfora de las arenas movedizas.

The following two tabs change content below.

Alberto Ruano

Psicólogo, apasionado de mi trabajo, curioso por naturaleza, me encanta conectar unas ideas con otras. Mi principal interés es aprender cada día nuevos recursos para ayudar a las personas a dar el paso que desean. En este blog, hablo sobre la vida y toda la psicología que hay en ella.

Latest posts by Alberto Ruano (see all)

Podemos Ayudarte

Se valiente y afronta tus problemas

You have Successfully Subscribed!