Los pensamientos tales como “solo hay dos formas de hacer las cosas, la correcta y la incorrecta”, “he de ser bueno en todo lo que haga”, “debo agradar a las personas”, …deja entrever una tendencia hacia la imposible perfección.

Pero, ¿qué supone el perfeccionismo?

Cuando hay una autoexigencia propia en diferentes aspectos también puede ser exigida en las personas con las que nos relacionamos. Esta exigencia de perfección en las relaciones interpersonales puede ser malinterpretada con justicia o injusticia cuando en realidad se trata de que tú haces las cosas de una manera y yo de otra.

  • La perfección exige altos nivel de activación

Las personas tendentes a la perfección piensan que pueden y deben controlarlo todo. Está bien exigirse a uno mismo y ser bueno en lo que se hace pero sin pasar determinado límite que, de alguna manera puede generarnos un nivel de activación exagerado estancándonos en un estado de inconformismo crónico.

Vivir con alguien perfecto tiene que ser bastante aburrido además de generar en la otra parte inseguridad a la hora de actuar, comparaciones odiosas, pérdida de autenticidad, entre otras.

  •  Si soy perfecto no puedo ni debo equivocarme

Una cosa es que no quieras cometer fallos y otra cosa es que no debas hacerlo. Las equivocaciones no son signo de debilidad o de incompetencia , piensas que alguien que comete algún fallo en algunas áreas de su vida ¿es un incompetente?

  • La perfección condena a la frustración

frustracion-200x140Creo que la frustración es una emoción que nos ayuda a conocernos, es signo de haber intentado algo aunque no haya salido como esperábamos. Tampoco quiero decir que la frustración sea lo mejor del mundo, pero si que de alguna manera nos reformula desafíos personales.

Cuando se tiende a la perfección y ello genera problemas, la intervención desde la psicología no se basa en lograr alcanzarla, ya que la perfección es algo imposible. Desde WebPsicólogos, se apuesta por hacer una intervención basada en pautas para aprender afrontar la frustración que genera cuando nos ponemos el disfraz de alquimistas en búsqueda de la piedra filosofal.

  • Mediocridad aceptable

Un término empleado por mi compañero Javier Romero es el de “mediocridad aceptable” para hacer referencia al grado de tolerancia que se tiene con uno mismo y decidir que puede permitirse dentro de unos límites.

No se trata de que te conviertas en alguien mediocre sino que bajes tu nivel de exigencia para reducir tu activación, tu inconformismo, tu frustración y disfrutes de la vida.

The following two tabs change content below.
Actualmente, compagino la atención psicológica en la Asociación Alcohólicos Rehabilitados de Albacete con la atención psicológica en terapia individual. Utilizar las herramientas que nos permite la tecnología para realizar mejores intervenciones terapeúticas es uno de mis objetivos.

Latest posts by Isabel Serrano (see all)

Podemos Ayudarte

Se valiente y afronta tus problemas

You have Successfully Subscribed!