En el post de hoy voy a contarte como superar un problema emocional que no te sientes capaz de resolver.

Cuando nos enfrentamos a un problema debemos tener claro que necesitamos resolver dos cuestiones:

  • Cómo solucionar el problema (Qué y cómo hacerlo)
  • Como superar el problema a nivel emocional (de donde sacar las fuerzas para hacerlo)

Si bien voy a nombrar un plan general de  resolución de problemas, voy a centrarme en la segunda parte, en como gestionar las emociones negativas que nos impiden poner en práctica las soluciones racionales

Cómo solucionar un problema

Cuando te encuentras con un problema, da igual que sea matemático, laboral, personal o de cualquier otra índole es necesario realizar tres tareas:

  • Definir el problema
  • Decidir la estrategia de resolución
  • Aplicar la estrategia y evaluar el resultado.

Y en cada una de estas tres fases pueden cometerse errores que nos van a impedir solucionar el problema en cuestión. en este post lo explican muy bien

Definir el problema: En demasiadas ocasiones no se define bien el problema, por lo que cualquier estrategia que se ponga en marcha no va a funcionar, porque el problema está mal planteado.

En terapia es habitual utilizar las primeras sesiones para ayudar al cliente a definir correctamente el problema que tiene, porque en muchas ocasiones nos llegan pacientes que se sienten mal, pero no saben a que se debe (no ha sabido definir el problema).

Decidir la estrategia de resolución: Una vez que hemos decidido el problema, hay que buscar cual es la mejor estrategia para solucionarlo.

Y en esta fase es más importante ser capaces de plantear alternativas de resolución que acertar con la estrategia idónea.

En terapia, nos encontramos muy a menudo con personas que ante un problema aplican una y otra vez la misma estrategia de resolución y se frustran porque no consiguen solucionarlo.

Elegir una buena estrategia no es fácil, pero por lo menos debemos tener claro que las estrategias que no han funcionado hay que desecharlas y atreverse a probar otras alternativas.

Aplicar la estrategia y evaluar el resultado: Sólo con decidir una estrategia no van a solucionar los problemas. Es necesario poner en prácticas esta solución y evaluar si han funcionado o no para solventar la situación.

En terapia encontramos casos en los que el problema esta bien definido, la estrategia es correcta pero se falla a la hora de aplicar, por lo que ni se consigue solucionar el problema ni evaluar si la estrategia ha sido buena para solucionarlo (porque en realidad no se ha llegado a aplicar.

como superar un problema

Como superar el problema a nivel emocional

Y así llegamos la segunda cuestión con al que iniciaba este post.

Cuando buscamos como superar un problema, hay factores que nos van a hacer capaces de afrontarlo y otros que nos van a impedir poner en marcha las estrategias de resolución.

Y es que, en demasiadas ocasiones, solucionar un problema implica tomar opciones y decisiones que no nos gustan y que nos hacen sufrir. Y sufrir no nos gusta a nadie y tratamos de evitarlo.

Y cuando evitamos el sufrimiento que nos genera la posible solución del problema, lo único que hacemos es alargar la situación, alargar el problema y en realidad nos generamos más sufrimiento.

Son muchos los casos que nos llegan a consulta que el origen de la ansiedad, la depresión, los problemas de autoestima o los problemas de pareja es por no tener las fuerzas suficientes para hacer “lo que sabes que tienes que hacer” para solucionar la situación.

Cuando te autoengañas

Y es que nuestro cerebro esta diseñado para que no suframos y encuentra la forma de boicotear las decisiones que hemos tomado, convenciéndonos de que hacer lo que sabemos que no tenemos que hacer (para solucionar el problema) en realidad no va agravar el problema.

  • La mujer adicta a las drogas que recae porque “hoy es una excepción y no voy a volver a engancharme”.
  • El estudiante que no estudia hoy porque “mañana voy a estudiar 14 horas seguidas”.
  • La persona depresiva que no acepta que no tiene fuerzas para hacer nada pero que “mañana si voy a hacer los ejercicios que me ha mandado la psicóloga”.
  • El infiel que se compromete a dejar de serlo pero que retoma contacto con su amante “sólo para saber cómo le va”.

Y podría continuar poniendo cientos de ejemplos de como nos autoengañamos  para evitar el sufrimiento que nos genera el poner en prácticas las decisiones y estrategias que sabemos que nos van a llevar a solucionar el problema que tenemos.

Como vencer al autoengaño

Me gustaría decirte que tengo el truco perfecto para conseguirlo y que va a ser fácil, pero te estaría mintiendo.

La única forma de como afrontar un problema a nivel emocional es asumir el sufrimiento que va a generar y ser consciente de que te va a tocar pasarlo mal a corto plazo para conseguir un beneficio a largo.

Sufrir, pasarlo mal, no es plato de buen gusto pero en demasiadas ocasiones es la mejor opción que tenemos y la única que nos va a permitir solucionar el problema.

Por ello, es necesario tomar un compromiso con uno mismo y asumir el sufrimiento que va a generar la decisión tomada.

Y cuidado con las recaídas

Tengo que reconocer que en demasiadas ocasiones las personas somos expertas en boicotearnos.

Cuando decides afrontar un problema y asumir que lo vas a pasar mal un tiempo, lo más difícil es empezar. Los primeros días siempre son los que peor se pasa.

Y resulta que, en muchas ocasiones, cuando se ha avanzado en la solución del problema, cuando ya no duele tanto la decisión tomada, cuando parece que todo va viento en popa, nos permitimos una recaída, pensando que va a ser algo sin importancia y nos acaba llevando de nuevo a etapas iniciales de sufrimiento.

No te confíes y se constante y consistente en la aplicación de la solución del problema.

  • Porque si has dejado las drogas, un consumo esporádico es muy mala idea.
  • Porque si has creado la rutina de estudio, darte permiso para saltártela un día es aceptar que puedes saltarte dicha rutina.
  • Porque si ante una depresión estás haciendo el esfuerzo de aumentar tu actividad, un día de volver a regodearte un tu tristeza te va a hacer retroceder en el proceso.
  • Porque si has decidido dejar a tu amante, no te aporta nada saber cómo le va.

Deja en paz tus viejos dolores. Cuando dejen de visitarte, no los vuelvas a invitar

The following two tabs change content below.
Psicólogo y coordinador de proyectos. Escribo sobre psicología aplicada a la vida cotidiana. Me apasiona cómo internet, redes sociales, y las nuevas formas de comunicación influyen en las personas y estoy convencido que de todo esto va a salir algo bueno

Podemos Ayudarte

Se valiente y afronta tus problemas

You have Successfully Subscribed!