¿Ya no soy suficientemente hombre? ¿Es que no me excita mi pareja? ¿Me he vuelto gay?… estas y otras cuestiones similares son muy habituales en personas que llegan a consulta por problemas de erección.

Para que te tranquilices, lo primero que te voy a decir es que es mucho más habitual de lo que te imaginas (según diversos estudios en España estiman que un 50% de los hombres sufren problemas de erección a lo largo de su vida).

También te doy la enhorabuena si estás leyendo este artículo, porque la mayoría de hombres con problemas de erección no hacen nada para solucionarlo y tú al menos estás tratando de informarte por internet. ¡Ya es un primer paso!

Y además te aseguro que en más del 90% de los casos hay una solución más o menos rápida y efectiva para conseguir recuperarte y dejar de tener problemas de erección.

En este artículo no voy a darte una guía completa de cómo superarlo, pero si las orientaciones iniciales para empezar a afrontar los problemas de erección.

¿A que se deben los problemas de erección ?

Utilizo el término problemas de erección porque considero que es el que mejor define la situación. Otros términos como impotencia y disfunción eréctil significan lo mismo pero impotencia no me gusta y disfunción eréctil creo que es un término un poco rebuscado.

A lo que iba, que me lio. Principalmente, se deben a dos causas distintas:

Problemas orgánicos

Son varios y diversos los problemas orgánicos que pueden generar problemas de erección.

Nosotros no somos médicos. Si tienes dudas sobre el origen de tus problemas de erección eréctil , te recomiendo que te pongas en contacto con un centro especializado en tratamiento de la disfunción eréctil como este

En este caso es el médico el que debe valorar la situación y proponer las posibles alternativas (desde utilización de medicamentos como la Viagra hasta la utilización de diversos tipos de prótesis).

También hay otros tipos de enfermedades que pueden estar relacionados con problemas de erección, como la diabetes.

Problemas psicológicos

En la mayoría de problemas de erección es el componente psicológico el causante y normalmente está muy asociado a problemas de estrés y ansiedad.

Voy a ponerte un ejemplo:

Cuando, por primera vez, perdiste la erección (lo que puede suceder por un montón de causas), te sentiste inseguro. Esto ha generado que, cada vez que te enfrentas a una relación sexual, empieces a tener pensamientos negativos y catastróficos sobre que pueda volver a suceder, lo cual te genera ansiedad, y esta situación de nervios te lleva a perder interés, lo cual hace que te sientas más inseguro, lo cual genera aún más ansiedad cuando vuelve a darse la situación.

Acabas atrapado en una espiral que te convierte en una persona insegura y ansiosa cuando te enfrentas a una relación sexual, lo cual te lleva a evitarlas, estar nervioso ante la posibilidad de sexo y empezar a dudar de ti no solo sexualmente, sino de tu masculinidad.

¿Cómo se sale de esta espiral?

Lo primero es comprender porque sucede. Tienes que aprender a rebajar la ansiedad anticipadora y el miedo a fallar y aceptar que puede ocurrir.

Tienes que descentralizar la atención en esas situaciones y enfocarte en la parte placentera de la relación sexual y que sea un rato agradable, independientemente de que puedas realizar una penetración o no, dures más o dures menos.

Si eres capaz de “quitarte presión” seguramente la situación mejore, lo que te llevará a tener más confianza en tu éxito y se inicie un nuevo espiral que te lleva a que no tengas problemas ante las relaciones sexuales y sean más satisfactorias y placenteras.

Cuando tienes problemas de erección la solución más inteligente es buscar ayuda y no comerte la cabeza y sentirte mal sin buscar alternativas ni soluciones. Ir al psicólogo puede ser una buena opción.

Seguramente también te interese el artículo 10 claves sobre los problemas de erección

The following two tabs change content below.
Psicólogo y coordinador de proyectos. Escribo sobre psicología aplicada a la vida cotidiana. Me apasiona cómo internet, redes sociales, y las nuevas formas de comunicación influyen en las personas y estoy convencido que de todo esto va a salir algo bueno