Vamos a hablar sobre la mascarilla, un complemento que ha venido para quedarse y el impacto psicológico de su uso.

La pandemia por coronavirus está generando  muchos cambios en todos los aspectos de nuestra vida. Desde la psicología estamos centrados principalmente en dos aspectos de la pandemia para poder aportar nuestro granito de arena a la solución de la misma.

Por un lado, los y las profesionales que se dedican a la intervención directa con personas, estamos volcados en ayudar a las personas a gestionar las situaciones derivadas de la pandemia (duelo, gestión de ansiedad, estados depresivos, rupturas de pareja, apoyo y soporte emocional a personal esencial, …).

Pero también hay otra parte de la psicología  que se dedica a investigar y a comprender como reaccionamos ante lo que sucede, que esta con una actividad frenética para poder dar respuestas.

Los que nos dedicamos a la parte de intervención estamos en manos de nuestros colegas investigadores para poder ofrecer mejores tratamientos y mejor ayuda a nuestros clientes.

Hoy vamos a centrar este post en la parte de investigación y en tratar de comprender y analizar un aspecto muy concreto.

¿Qué impacto psicológico tiene el uso de la mascarilla en nuestras vidas?

La mascarilla es algo que estamos viendo que ha venido para quedarse con nosotros durante un tiempo. Ya sea mascarilla higiénica, mascarilla sanitaria o mascarillas personalizadas .

Y cómo psicologo, me surgen muchas dudas sobre que implicaciones tiene el usar la mascarilla a nivel social e individual.

Son pocas las referencias bibliográficas que tenemos y somos muchos los profesionales de la psicología que hemos encontrado en  The Psycchology of pandemics del psicólogo clínico Steven Taylor un buen punto de partida.

Para analizar el impacto social e individual del uso de la mascarilla voy a organizar la información en dos post.

Este primero que se centra en las implicaciones sociales del uso de la mascarilla y los motivos que llevan al rechazo a usarlas por parte de algunas personas.

Y un segundo post escribiré sobre el impacto  a nivel individual del uso de la mascarilla y como evitar los problemas que nos genera su uso.

En el podcast del inicio del post reflexiono sobre estos dos asuntos, aunque este artículo se centra solo en los aspectos sociales.

Implicación social del uso de la mascarilla: ¿Por qué hay quien rechaza su uso?

La imposición legal de usa mascarilla esta generando un gran debate público con posiciones muy encontradas a favor y en contra de uso.

A niveles objetivos es complicado justificar este debate. Un virus llamado SarsCov-19 anda suelto por el mundo, es peligroso, muy contagioso y la mascarilla ayuda a evitar su contagio.  ¿Por qué hay gente en contra de su uso obligatorio?

Para dar respuesta a esta pregunta hay que olvidarse de los datos objetivos y entrar en el terreno de la subjetividad y replantearse la pregunta.

¿Qué motivos puede tener una persona para rechazar el uso de la mascarilla?

Y aquí si podemos responder desde la psicología y lo que sabemos sobre cómo funciona nuestra mente.

Básicamente hay dos motivos para este rechazo:

  • la libertad
  • Mostrar vulnerabilidad

La libertad:

A las personas no nos gustan las imposiciones y en general tendemos a rechazar cualquier medida impuesta, aunque sea beneficiosa para cada uno de nosotros.

Hemos visto el mismo tipo de rechazo a medidas que eran buenas para todos, pero al ser impuestas muchas personas no las han aceptado de buen grado; El uso obligatorio del cinturón de seguridad en los coches o las leyes anti tabaco son un buen ejemplo.

Somos muy reacios a las imposiciones legales y a cualquier medida que sintamos que limita nuestra libertad.

El uso obligatorio de mascarillas no sólo es un imperativo legal que limita nuestra libertad, sino que encima es sumamente visible y esto nos genera rechazo.

Y esto nos lleva al segundo factor social que nos lleva a rechazar el uso de la mascarilla obligatoria:

mascarillas y psicología

Mostrar vulnerabilidad

Vivimos en sociedades donde mostrar vulnerabilidad no es aceptable.  Mostrar nuestra debilidad es algo aceptable un nuestros círculos más íntimos (pareja, amistades, …) pero mostrar nuestra debilidad al mundo nos da miedo.

Pensamos Sentimos que si mostramos que somos vulnerables nos exponemos a que nos ataquen por ello, por lo que nuestros miedos, fallos y vulnerabilidades hay que ocultarlos.

Esta bien compartir la parte bonita de nuestra vida (date una vuelta por Instagram y lo veras claro) pero no nuestro miedo.

Sentimos que llevar mascarilla nos declara públicamente como vulnerables, que tenemos miedo o que no tenemos el control y eso hace que muchas personas, normalmente sin ser conscientes de ello, sean reacios al uso de la mascarilla.

Podría entrar un tercer factor que no ayuda a que todo el mundo acepte usar mascarilla como son los mensajes contradictorios de algunas administraciones públicas y la utilización política, pero se escapa a este análisis que pretendo hacer así que simplemente voy a presentarlo como un tercer factor a tener en cuenta para comprender el rechazo al uso de la mascarilla, pero sin desarrollarlo.

¿Cómo fomentar el uso de la mascarilla?

Para vencer la resistencia de algunas personas al uso de las mascarillas y fomentar su uso, tenemos que aprender del marketing y la publicidad.

Y por ridículo que parezca el mensaje que hay que lanzar para concienciar no tiene que ver con la información objetiva de su utilidad, sino con la sensación subjetiva de uso.

Me explico con un par de ejemplos:

Coca Cola no te dice en sus anuncios que es una bebida azucarada sabrosa y que este muy buena y por eso tienes que comprarla. Te dice que Coca cola es la chispa de la vida, haz feliz a alguien o que al abrir una Coca Cola destapas felicidad.

Tampoco los anuncios de desodorantes te dicen que con su producto te dejaran de sudar y oler los sobacos. Te dicen que ligaras más o que serás un triunfador.

Así que, si queremos fomentar el uso de la mascarilla, habrá que generar mensajes que digan que hay que ser muy libre para aceptar llevar la mascarilla, que solo los muy hombres o las muy mujeres llevan la mascarilla o que una muestra de poder y fuerza social es llevar puesta una mascarilla.

Lo racional y lo emocional son dos mundos distintos y en muchas ocasiones tenemos que hablarle a la parte emocional, no a la racional

 

The following two tabs change content below.
Psicólogo y coordinador de proyectos. Escribo sobre psicología aplicada a la vida cotidiana. Me apasiona cómo internet, redes sociales, y las nuevas formas de comunicación influyen en las personas y estoy convencido que de todo esto va a salir algo bueno

Podemos Ayudarte

Se valiente y afronta tus problemas

You have Successfully Subscribed!