¿Qué es la enuresis? DSM-5

¿Qué es la enuresis? DSM-5

El término enuresis hace referencia a la emisión repetida de orina, involuntaria o intencionada. Se enmarca dentro de los trastornos de las funciones corporales básicas, trastornos de la eliminación.

El trastorno de enuresis se sitúa en torno al 5-10% de niños a los 5 años de edad, a los 10 años el porcentaje disminuye oscilando entre el 3-5%, afectando en torno al 1% en los adolescentes mayores de 15 años (DSM-5).

Se ha determinado que el trastorno es más común en varones (3:1).

CRITERIOS PARA EL DIAGNÓSTICO: DSM-5

  1. Emisión repetida de orina en la cama o en la ropa, ya sea voluntaria o involuntaria.enuresis
  2. El comportamiento es clínicamente significativo cuando se manifiesta con una frecuencia de al menos 2 veces por semana durante un mínimo de 3 meses consecutivos o por la presencia de malestar clínicamente significativo, deterioro social, académico (laboral) u otras áreas importantes del funcionamiento.
  3. La edad cronológica es de por lo menos 5 años (o un grado de desarrollo equivalente).
  4. El comportamiento no puede atribuirse a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., un diurético, un antipsicótico) u otra afección médica (p. ej., diabetes, espina bífida, epilepsia).

Clasificación

enuresis

Causas

Se han formulado diversas hipótesis desde el DSM-5 para explicar el origen de la enuresis, y sobre todo de la enuresis nocturna, pero ninguna ha podido explicar por sí sola el fenómeno. Por este motivo la hipótesis más aceptada es la etiología multicausal, es decir, la existencia de diversos factores (fisiológicos, madurativos, genéticos y de aprendizaje), que interactuando entre sí, contribuirán a explicar, en mayor o en menor medida, cada caso de enuresis.

Factores que pueden propiciar su desarrollo:

  • Retraso del control miccional.
  • Trastorno del despertar.
  • Falta de aprendizaje.
  • Incidencia familiar (75%).
  • Factores económicos y ambientales.
  • Factores fisiopatológicos.
  • Rechazo por parte de la madre.
  • Conflictos dinámicos.
  • Exceso de líquidos por la noche (potomanía).
  • Alteración vesical.
  • Sensibilización de la piel a la humedad.
  • Sobreprotección o indiferencia de los padres.
  • Nacimiento de un nuevo hermano, fallecimiento de un familiar, mudanza o cambios de escuela, divorcio…

Consecuencias

* NIÑO: mal sueño, problemas interpersonales, malestar significativo, sentimiento de culpabilidad, vergüenza, irritabilidad, aislamiento, estrés, baja autoestima, fracaso escolar,…

* PADRES: alteración del sueño, aumento del trabajo doméstico, quejas hacia el niño, estrés, poco apoyo por parte del cónyuge,…

Objetivos terapeúticos

enuresis

Indicaciones

A modo de conclusión, me parece muy importante recordar que la enuresis no es un trastorno que se cura solo, no es algo normal después de los 5 años ni debido a la ingesta excesiva de líquidos, no conviene la restricción de líquidos ni el uso de pañales.  Es tratable, y no es recomendable esperar a que ésta remita, pues puede generar un gran deterioro de las relaciones familiares y grandes problemas de autoestima  en el niño y la niña, convirtiéndose en la mayoría de los casos auto limitante. Por todo ello os animo a intentar ponerle fin desde casa por muy incómodo que resulte lavar a diario la ropa, despertarse,…y en caso de no lograr el objetivo buscar ayuda de un profesional.

En mi caso propongo llevar a cabo un programa multicomponente adecuado a la singularidad de cada caso en el que trabajaremos con entrenamiento en habilidades, reforzamiento positivo para instaurar nuevos hábitos e incrementar la ocurrencia de conductas adecuadas, tratamiento conductual con entrenamiento en retención y entrenamiento en cama seca,  sistemas de organización de contingencias, entrenamiento en habilidades sociales,…dando explicaciones e instrucciones acordes con la edad del niño.

LA ACTITUD PARENTAL ES FUNDAMENTAL PARA QUE EL TRATAMIENTO TENGA ÉXITO

Superar la agorafobia, cuando se ha sufrido durante años ¿Es posible?

Superar la agorafobia, cuando se ha sufrido durante años ¿Es posible?

Estas preguntas siempre son complicadas, porque dependen de muchos factores, pero la respuesta corta es SI.

Digo la respuesta corta, ya que la agorafobia no es una cuestión de todo o nada, incluso si se ha desarrollado durante mucho tiempo.

Voy a intentar que quede lo más claro posible.

Mi finalidad es quitarte un poco del peso que debes estar llevando sobre los hombros. La agorafobia puede llegar a ser muy incapacitante, si no totalmente incapacitante.

Pero antes te cuento con un ejemplo, como empieza el problema, para que puedas entenderme mejor después.

El inicio del problema

Si tienes agorafobia, sentirás un marcado miedo cuando te encuentres en situaciones en las que piensas “Si quiero escapar me va a resultar complicado y entonces…”

Pero como se llega a ese punto, dificil saberlo verdad.

Vamos a poner un ejemplo, el de una persona que se dirige en autobús hasta su trabajo, a la que vamos a llamar Ágora.

Un día tras acumular mucha ansiedad Ágora sufrió una aceleración repentina de su cuerpo.

Quería salir corriendo del bus, pero en ese momento no había una parada.

Sentía que le iba a dar un ataque al corazón, notaba las palpitaciones, le faltaba el aire como si se fuese a ahogar allí mismo.

De repente vio la parada, bajó corriendo y pidió que alguien le ayudase.

Llamaron a la ambulancia y una vez en el hospital y después de explorarla, le dijeron “lo que usted tiene, es un problema de ansiedad, tómese esta pastilla y espere, enseguida se le pasará”.

La maldición de los pensamientos anticipatorios

superar la agorafobia

Es natural que después de lo que le ocurrió a Ágora, piense “no quiero volver a pasar por eso”, nadie querría.

El cerebro aprende lo siguiente: “Si evito subir en el bus, estaré seguro”

La clave está en que los problemas de ansiedad, van expandiéndose si no se frenan.

¿Expandiéndose? Menuda forma de definirlo ha tenido este psicólogo. Pues sí, es parecido a como si un globo gigante se fuese hinchando, cada vez abarca más terreno.

El miedo se va extendiendo y lo que en un principio era el bus, dentro de unos meses es el cine, la sala de conciertos. Con el paso del tiempo puede llegar a ser salir a la calle en su totalidad.

Entonces es posible como dijiste al principio del post, superar la agorafobia si llevas muchos años con ella

SI, pero dije que era la respuesta corta, ahora que ya has leído el ejemplo, vamos a ver la respuesta larga.

La realidad es que la dificultad de algunos casos puede ser muy grande y esto depende fundamentalmente de dos cosas, el tiempo que lleves con el problema y hasta donde haya llegado la evitación.

Cuanto más tiempo lleves con el problema, más pensamientos y asociaciones tiene tu cerebro relacionadas con el peligro a no poder escapar de……(en este hueco pon aquello que a ti te de miedo) si te da un ataque de pánico.

Pero puede ocurrir, que si solo estás evitando dos situaciones concretas, por ejemplo, te da miedo ir en trasporte público y estar en medio de una multitud. Aunque lleves mucho tiempo con el problema, sea más sencilla la recuperación de tu vida normal.

Es decir, el tratamiento será más complicado en función del grado de deterioro en tu vida que haya causado la agorafobia.

Ahora sé que es posible, entonces cuanto tiempo me llevara superar la agorafobia

Es necesario que un psicólogo o psiquiatra, evalué tu caso y determiné su gravedad.

La realidad es que no hay dos personas que tengan agorafobia (o cualquier otro problema) iguales, evaluar la gravedad del caso concreto y determinar sus mantenedores es fundamental.

Espero haberte quitado un poco de presión, y que soluciones el problema pronto.

Puedes compartir este post con quien quieras, y preguntarme aquí abajo en los comentarios si tienes alguna duda.

¿Por qué no puedo tener sexo con penetración?

¿Por qué no puedo tener sexo con penetración?

Imaginemos lo siguiente, te encuentras en una primera relación sexual con tu pareja, llegado un momento decidís que os apetece practicar sexo con penetración.

Todo parece intuitivo, sin embargo, sin razón aparente notas como llega a ser imposible que su pene se introduzca en tu vagina.

Algo ocurre, no sabes muy bien el que, pero es imposible que se produzca la penetración.

Una de las razones de que esto suceda puede ser un problema sexual denominado, vaginismo.

De ello voy a hablar en este post.

Que ocurre a nivel orgánico

A nivel orgánico lo que esta ocurriendo en ese momento, en que la penetración resulta imposible, es una contracción muscular.

En concreto se trata de una contracción espasmódica, de la musculatura que rodea el tercio externo vaginal.

Por ello a pesar de que la lubricación vaginal sea adecuada, la penetración en tal situación, no se puede dar.

Y si lo intentamos sexo penetración

Ambos podéis decidir intentarlo de forma forzada, pero el resultado es frustrante.

No solo corrobora que no se puede realizar la penetración, sino que, estando los músculos vaginales contraídos, es probable que los intentos por introducir el pene originen dolor.

En estos momentos, lo más probable es comenzar a preguntarse qué puede estar ocurriendo.

Que me hace diferente al resto de mujeres ¿Por qué me ocurre esto?

¿Por qué me ocurre la contracción muscular?

Una reacción natural ante una situación de amenaza, es la contracción de los músculos vaginales.

De tal forma que, por ejemplo, ante una primera experiencia sexual, el miedo a lo desconocido, puede producir dicha contracción.

No se trata de que no te apetezca tener relaciones sexuales o que tu pareja te de miedo (al menos en el ejemplo de este post, también puede darse vaginismo en dichos casos).

Podemos sentir amenaza tanto ante situaciones que deseamos, como ante situaciones que no deseamos.

En el ejemplo que he puesto al principio, ella puede sentir inseguridad y miedo, ante lo que va a ocurrir de forma que lo percibe como un riesgo.

En ese momento se activa la sensación de peligro y los músculos se tensan (entre estos músculos los de la vagina).

Cuando la situación de miedo se asocia con la situación sexual

En estos momentos la protagonista de nuestra historia, ha vivido una situación que le ha producido temor.

Al sentir una amenaza, nuestro cerebro, manda señales a los músculos con la finalidad de producir su contracción. Es automático.

Como esa situación de tensión coincide con la situación sexual ambas se fusionan en una, acabando por producir una asociación entre la relación sexual y esa tensión muscular.

La asociación se va reforzando

A la mañana siguiente, nuestra protagonista, ya teme que vuelva a ocurrirle lo mismo que ayer, su pareja ha quedado en casa con ella.

Han estado hablando y han decidido volver a intentarlo.

Ella ha estado toda la mañana, pensando, encerrada en casa.

No me puede pasar lo mismo, que va a pensar de mí, ha visualizado como podría ser más fácil, no puede ocurrir lo mismo, se ha dicho varias veces.

Su pareja llega, conversan, los dos están preparados para intentarlo de nuevo. Nada más tocarla, ella nota la tensión.

Sabe ya de alguna forma que no va a ser posible, lo intentan, ocurre lo mismo que la vez anterior. Siente dolor cada vez que su pareja realiza un intento.

Ambos se miran, no saben muy bien que ocurre.

Esta situación se repetirá a lo largo de la semana, del mes, hasta que finalmente llega la resignación.

El abandono de la penetración

La situación llega a un punto en que la propia falta de abandono (necesaria para que los músculos se relajen), termina desencadenando otro abandono distinto, el de la penetración.

Con el tiempo, la pareja recurre a la practica de sexo, sin penetración, el cual puede ser totalmente satisfactorio.

Esto es posible ya que no hay un problema para alcanzar la excitación, así como tampoco existe problema para alcanzar el orgasmo.

Por lo que la búsqueda de ayuda externa para solucionar este problema sexual, puede tardar mucho en producirse.

La generalización de situaciones

Producida la asociación de la introducción del pene en la vagina con él miedo y contracción muscular, esta contracción se puede generalizar.

Es decir, puede terminar impidiendo la exploración ginecológica o el uso de tampones.

Apunto en este momento, que también puede darse al revés.

Es decir, puede producirse esta tensión muscular, en una revisión ginecológica o ante el intento de introducir un tampón.

De forma que ante esa revisión o intento de ponerse un tampón, se puede trasladar el miedo a que ocurra en las relaciones sexuales (se trataría del mismo proceso en distinto orden)

Existen factores que propician la ocurrencia de vaginismo

Si, la realidad es que un miedo previo a la penetración o a las relaciones sexuales en general puede predisponer a la ocurrencia de vaginismo.

También predispone la educación sexual recibida, si esta ha sido basada en el sexo como algo sucio, negativo.

El miedo a que se produzca un embarazo, es también un fuerte predisponente.

Algunas aclaraciones importantes sobre el ejemplo propuesto

En el ejemplo de este post el miedo se origina ante una situación novedosa que produce tensión. Sin embargo, el vaginismo se puede producir de forma secundaria.

Es decir, en otros casos, tras una vida sexual en que la penetración se ha producido con normalidad, se desarrolla a posteriori vaginismo.

Es importante resaltar, que a pesar de que en el ejemplo de nuestra historia no estamos narrando una situación de violencia, se puede producir vaginismo ante dichas situaciones.

Por ello es importante descartar que se haya producido un abuso sexual, violación etc.

Por otra parte, también muy importante descartar factores orgánicos que puedan ocasionar el vaginismo, como puede ser un himen rígido o hipertrófico.

Llegamos al final de este post, como siempre, puedes compartirlo con quien quieras y preguntar cualquier duda en los comentarios.

¿Somos todos un poco bipolares?

¿Somos todos un poco bipolares?

En los últimos años el termino bipolar, se ha popularizado como una etiqueta más, sirviendo para catalogar muchas conductas, formas de pensar, de sentir…

Es común escuchar frases como estas;

-Creo que es bipolar, lo mismo piensa una cosa que otra.

-¡Eres bipolar o qué! Menudos cambios de humor.

-La verdad es que soy un poco bipolar, discúlpame por la forma en que te hable.

La realidad es que la mayoría de las veces que se usa este término, no se hace en referencia al trastorno bipolar

Las personas con este diagnóstico, pueden sentirse un poco hartas de la banalización del término.

Y no solo de la banalización, también por el uso de esta etiqueta para todo, menos para referirse al trastorno psicológico que designa.

La intención de este post es aclarar en qué consiste realmente el trastorno bipolar.

La manía, pieza clave en el diagnósticobipolar

El primer y necesario indicio de que una persona tiene trastorno bipolar, es que haya pasado por un episodio de manía.

En este caso, no me refiero a manía en el sentido de costumbres o comportamientos fuera de lo habitual.

La manía a la que me refiero, hace referencia a un episodio caracterizado por un estado de ánimo elevado, eufórico.

Pero no se trata de un estado eufórico común. El estado maniaco va más allá de la euforia.

La necesidad de dormir disminuye, las ideas fluyen de forma muy rápida. .

Todo ello se traslada al habla,  que se hace igualmente veloz, en sintonía con la rapidez del pensamiento.

La persona no se comporta como lo haría normalmente, no mide los riesgos de sus acciones y se puede embarcar en multitud de proyectos.

Este aspecto es esencial, debe haber un cambio significativo de comportamiento respecto a su forma habitual.

Si es habitual una muy baja percepción del riesgo o la atracción por el mismo, no estamos hablando de un episodio de manía. Lo mismo para una persona que habitualmente se embarque en muchos proyectos al mismo tiempo.

La sensación es de ser capaz de todo.

La gran caída del precipicio, episodio depresivo

Después del episodio de manía, se produce un descenso en picado del estado de ánimo que desencadena una depresión.

Es en este momento cuando la persona suele solicitar la ayuda.

En el estado maniaco, la conciencia de que haya un problema es prácticamente nula.

El ciclo normalidad-manía-depresión

Tras la depresión, el estado de ánimo de la persona puede regresar a su normalidad.

Desafortunadamente esto no se convierte en algo definitivo.

Cualquier evento estresante para la persona puede desencadenar de nuevo el ciclo, apareciendo de nuevo el estado maniaco.

La posibilidad de poner freno al ciclo

La medicación, es uno de los grandes aliados en este trastorno.

Siguiendo las pautas establecidas por un psiquiatra, el pronóstico es bueno en un gran porcentaje de casos.

Os dejo aquí un video de Alejandro Hernández, autor del blog “De bipolar a Bipolar”, que es muy ilustrativo en cuanto a la importancia de la toma de la medicación.

El tratamiento psicológico en el trastorno bipolar

La psicoterapia, se convierte en el segundo gran aliado en el tratamiento del trastorno bipolar.

En primer lugar, sirve de ayuda para conseguir mantener la toma de la medicación.

Pauta de tratamiento que es verdaderamente complicado seguir, si todavía no has visto el video de este post te recomiendo que lo veas.

Es clave para saber detectar los estados previos a una posible manía o depresión. Saber detectar estos estados, se convierte en una forma de prevenir que se desencadenen nuevos episodios del trastorno.

Al tiempo que se aprende a detectar estos momentos previos a una crisis, se trabaja en el conocimiento de cuáles son los eventos desencadenantes.

Conocer los eventos desencadenantes o factores que precipitan la manía o la depresión, constituye un elemento preventivo muy potente

Por último,  contribuye a disminuir la enorme ansiedad que produce la posibilidad de un nuevo ciclo normalidad- manía – depresión.

Como disminuir el miedo al fracaso dando 4 pasos de gigante

Como disminuir el miedo al fracaso dando 4 pasos de gigante

Si quieres superar el miedo al fracaso, habrás visto que hay infinidad de libros y videos sobre cómo hacerlo.

El gran miedo al fracaso.

Este temor es tan grande porque cuando queremos hacer las cosas bien, fusionamos lo que somos con lo que hacemos.

Entonces si sale mal somos menos válidos.

Nuestra autoestima se ve muy tocada y comenzamos a machacarnos diciéndonos “soy un desastre”

En este post quiero darte 4 claves que te ayuden a dar grandes pasos contra el miedo al fracaso.

1.Decir no a las valoraciones globales o como no convertirse en una etiqueta con piernas

como superar el miedo ante un fracasoMe gustaría que imagines algo. Vas en el tren y de repente justo al lado de ti, se sienta una chica o un chico que te gusta.

Os estáis mirando y realmente querrías decirle algo. Pero no das con las palabras adecuadas.

De repente el chico o la chica se baja una estación antes que tú. Y sigues pensando en ello, hasta llegar a tu destino.

“Si le hubiese dicho algo, tal vez tendría su número de teléfono” piensas, y continuas “soy un total fracaso, nunca tendré novio/a, no sé cómo dirigirme a una chico/a sin fastidiarla”

Ahora me gustaría que te fijes bien, en lo que ocurre aquí. La persona de nuestra historia acaba de perder una ocasión para decir algo que quería decir, y no se ha llegado a atrever.

Podría decir “acabo de perder una oportunidad de hablar con este chico/a, ha sido molesto no haberlo hecho”

En lugar de eso ha dicho, soy un total fracaso, nunca encontrare pareja, no se dirigirme a una chico/a sin fastidiarla.

Al decir que es un total fracaso, está diciendo algo como, nada en mi vida vale la pena. No os lo he contado, pero esta persona, la semana pasada consiguio un nuevo trabajo en la radio e hizo una nueva amistad en la ciudad a la que se dirige en el tren.

Es un total fracaso… ¿tú qué opinas?

En realidad, nadie es un total fracaso, pero son palabras que nos decimos o nos dicen y solo causan malestar en nosotros, minando nuestra autoestima.

Por eso es tan importante dejar de valorarse globalmente (como una etiqueta) y empezar a valorarse en situaciones concretas.

Por ejemplo,en esta ocasión a nuestro o nuestra protagonista, le ha sido difícil hablar con una persona con la que le apetecía hablar. En una nueva ocasión esto puede cambiar.

2.Hacer las cosas sin pensarlas dos veces (o tres, o cuatro o hacia el infinito y mas allá)

Quizás en este punto ya intuyáis por donde voy a ir.

¿Que le ha pasado al personaje de nuestra historia?

Deseaba hablar con la chica o el chico que tanto le había interesado, pero se repetía constantemente un pensamiento en su mente.

Algo así como :“Si lo intentas seguro que se ríe de ti, no sabes hablar bien, lo más seguro es que se cambie de asiento mientras me mira con cara de asco”

Os imagináis que se dijo esto todo el camino, a cada frase ocurrente que se le ocurría, saltaba este pensamiento en su mente.

Si identificas este tipo de pensamientos,  podrás comenzar a dejarlos a un lado y el miedo al fracaso disminuira.

Terapia psicológica basada en el modelo congnitivo conductual

Es importante identificarlos,  si no se detectan tampoco se pueden dejar a un lado y te quedaras pegado a ellos.

No es tarea fácil. No siempre se consigue, pero ocurren cosas diferentes cuando se logra.

3.Saber que algo va a salir mal, pero probarlo de todos modos

Esto es una estrategia mental (ahora lo llaman hacking mental o arte de burlar las trampas de tu cerebro).

En realidad, nunca se puede saber con total certeza que algo va a salir mal.

Se puede preveer, intuir.

Entonces, sabiendo que no puedes adivinar que algo saldrá mal con total certeza. Cuando la ocasión lo merezca, es interesante que pruebes a hacer aquello que intuyes que no dará buenos resultados.

El campo de las cosas que podrían salir mal, y terminan saliendo bien es muy fértil.

Te puedes dar un batacazo eso también es probable, pero estas dispuesto a aprender ¿no?

4.Reírse de uno mismo

El humor es una llave maestra contra el miedo al fracaso.

Fracasar con humor es un arte, y no siempre se consigue. Al igual que dejar a un lado ciertos pensamientos es una práctica que merece la pena cultivar.

No todos tenemos el mismo humor, es algo que habrás podido observar.

En mi caso mientras estoy ahora escribiendo este post, me viene a la mente Woody Allen y quiero poneros un ejemplo en este post.

Aquí podéis ver una escena en las que hace comedia del fracaso.

Podríamos decir que el humor es como una especie de vacuna contra la frustración que provoca fracasar.

O diciéndolo de otra forma –cuando te ríes de tus derrotas ya estas aceptándolas de algún modo-

Aceptar el fracaso, ya  es parte de la perdida del miedo.

Hemos llegado al final, si te apetece comentarme algo aquí abajo estaré encantado de responderte y como en todos los post lo puedes compartir con quien te apetezca.

Mi pareja me evita y no entiendo porque

Mi pareja me evita y no entiendo porque

Desde hace un tiempo intentas tener momentos de intimidad con tu pareja, pero pone una excusa y evita pasar tiempo a solas contigo.

Además, cuando estáis solos en casa, procura mantenerse siempre ocupado y ha dejado de tener gestos de cariño hacia ti que antes si tenía.

Si te está ocurriendo esto, es muy normal que estés dándole muchas vueltas a la cabeza, intentando encontrar sentido a estos cambios.

Es posible que se te haya pasado por la mente pensar que esta con otra chica, que ya no quiere continuar la relación o que no le resultas ya atractiva.

Si estas en esta situación, quiero decirte que tal vez podría haber otro motivo.

En este post me gustaría explicarte las razones por las que se produce esta evitación de la intimidad, cuando los hombres tienen problemas con la erección.

Conocer el proceso os ayudara a los dos a mejorar la situación.

Empieza a sentir que no tiene el control de su erección

Imagina que un día os apetece tener sexo, pero en el momento de la penetración ocurre algo inesperado, tu pareja no puede conseguir una erección. No entiende porque.

Quizás piensas: “no pasa nada”. Pero él, se ha puesto muy nervioso, da vueltas por la habitación se viste y  te dice que va a dar una vuelta.

Unos días después volveis a intentaro. Pero casi sin desvestirse, te dice que mejor lo dejáis, que no es un buen momento. No habláis nada más.

Tu pareja está empezando a desarrollar un miedo terrible a no poder tener una erección. Es horrible para él, porque percibe que no tiene ningún control sobre ello.

“Ya puedo intentarlo que no voy a poder” piensa, mientras pasa el día dando vueltas a la cabeza, acerca de la razón por la que no puede tener una erección.

La sucesión de experiencias en las que no lo consigue, son las responsables de que en su mente estén circulando unos pensamientos que le hacen estar ansioso.

En su cabeza pueden estar apareciendo pensamientos del tipo: “Va a pensar que no valgo en la cama”, “no doy la talla”, “nunca más podremos tener sexo”, “Si no soluciono el problema me dejara por otro”.

Se concentra en su cuerpo cuando tenéis sexo y no en ti

La ansiedad ante la posibilidad de que no se produzca de nuevo la erección hace que tu pareja se focalice en la posibilidad de no conseguirlo.

Entonces cuando vais a tener sexo, él está totalmente centrado en si consigue una erección.

No se podrá excitar jamás, no te está viendo a ti, esta hacia dentro concentrando en conseguirlo.

Cuanto más lo intente más difícil le resultará, y todavía más nervioso se pondrá.

Su ansiedad aumenta cada vez más

Al estar centrado en la posibilidad de fracasar, en lugar de producirse la excitación, se produce una respuesta de ansiedad que impide la erección.

En estos momentos está en un circuito cerrado, dando vueltas en círculo y no sabe cómo salir.

Cuanto más lo intenta, más se fortalece ese circuito.

Es decir, en una situación de tensión excesiva es casi imposible que consiga una erección.

Cuando estamos estresados, el cuerpo manda señales que son las contrarias a las que posibilitan la respuesta sexual.

Su cerebro está mandando señales de que en esa situación lo mejor es huir.

El momento en que empieza a evitar la intimidad

Como es natural, en estos momentos él esta frustrado, no logra entender nada y además siente que la solución no está en su mano.

En lugar de acercarse a ti y fomentar la comunicación lo más probable es que se distancie.

Este mecanismo es más típico de los hombres, durante años nos han enseñado que la comunicación intima no es una buena solución.

Si piensa que hablarlo contigo no le llevara a solucionarlo es probable que esté pensando esto “lo mejor es que mientras no encuentre la solución, evite cualquier posibilidad de que tengamos sexo”

Cuando te evita, su ansiedad baja mucho, y ninguno de nosotros queremos estar continuamente ansiosos.

Entonces es totalmente entendible que evitarte se convierta en costumbre y poco a poco debilite vuestra relación.

Como ir hacia una solución del problema

Ahora que conoces el proceso es posible que te puedas comunicar mejor con tu pareja. Que entiendas su problema, puede ser ya un gran alivio para él.

Además tu propia ansiedad puede que haya disminuido al conocer que no tienes ninguna culpa en el problema sexual de tu pareja.

Los problemas sexuales no son eternos, se pueden tratar siendo la opción más idónea la terapia de pareja.

Y quizás te preguntes, porque no es algo que se aconseje solucionarlo solo.

La respuesta es sencilla, el tratamiento consistirá en ir avanzando por una serie de ejercicios que practicareis juntos.

Si estáis motivados será estimúlate, pasareis a un redescubrimiento de la relación pareja que la fortalecerá.

 

Espero que te haya sido de ayuda, cualquier duda estaré encantado de responder en los comentarios.

Por cierto, si piensas que puede ser de ayuda compártelo con quien quieras.

manual terpaia de parejas

Soluciona tus problemas de pareja

Ebook terapia de parejas donde encontrarás 80 páginas de ejercicios prácticos para aprender a solucionar los problemas de pareja

Más información

¡Descubre cómo recuperar vuestra relación!

Cómo saber si mi hijo fuma porros

Cómo saber si mi hijo fuma porros

Gabriel Lozano

Gabriel Lozano, coordinador programas de jóvenes Fundación Atenea

Este post, cómo saber si mi hijo fuma porros, es un artículo escrito por Gabriel Lozano, compañero de trabajo en Fundación Atenea, amigo y experto en prevención del consumo de drogas en jóvenes y adolescentes.

Una cuarta parte de los jóvenes de entre 14 y 18 años han consumido cannabis en los últimos 12 meses. La última encuesta sobre uso de drogas en enseñanzas secundarias en España del Plan Nacional sobre Drogas, con datos del año 2014, así lo refleja. (más…)

Vive sin ansiedad. Que se esconde detrás de este curso y mi opinión sobre el método

Vive sin ansiedad. Que se esconde detrás de este curso y mi opinión sobre el método

[ACTUALIZACIÓN] Hace unos días, recibí un correo de Eric, contándome que no le parecía justo la opinión que del curso vive sin ansiedad contaba en este post.

Después de leerlo lo que me contaba y revisar lo que me decía, he decidido actualizar el post y puntualizar algunos aspectos.

En ningún momento pretendo atacar ni criminalizar a nadie, y a través de este post simplemente quiero expresar libremente mi opinión.

Es más, creo que la ansiedad es un gran problema para muchas personas y me alegra que haya diversas opciones de tratamiento.[ACTUALIZACIÓN]

En el post de hoy voy a contarte mi opinión sobre el curso online “vive sin ansiedad” que se oferta en internet.

Desde hace algún tiempo, vengo recibiendo en mi email  un correo que me oferta el método Vive sin ansiedad.

Son ya unos cuantos años recibiendo correos con SPAM y este, sin lugar a dudas, lo es. No proviene de ningún lugar al que me haya suscrito ni puedo darme de baja.

En WebPsicólogos son muchos los pacientes que atendemos por problemas ansiedad y estrés. Y la formación continua es una necesidad para ofrecer los mejores métodos a nuestros pacientes.

Aunque el método vivir sin ansiedad me daba mala espina (cuando algo llega por SPAM es un mal principio), decidí dedicar un rato a ver de qué se trataba.

En el post de hoy voy a contarte lo que he aprendido sobre el método vivir sin ansiedad y mi opinión sobre él. (más…)