Que hacer ante una crisis de ansiedad

Que hacer ante una crisis de ansiedad

Voy a explicar cómo actuar ante una crisis de ansiedad (también llamado ataque de pánico, crisis de angustia, panic attack), que hacer y la mejor estrategía para superarlos.

Cómo pretendo que sea un artículo eminentemente práctico, no voy a profundizar sobre los distintos  trastornos de ansiedad, ansiedad generalizada y otros aspectos, aunque si os dejo unos cuantos enlaces interesantes para profundizar en el conocimiento y tratamiento de los trastornos de ansiedad. (más…)

¿Me dirá mi psicólogo/a que decisiones tomar?

¿Me dirá mi psicólogo/a que decisiones tomar?

Es común que, en las sesiones de psicoterapia, los/las clientes pregunten ¿Y tú que harías? ¿Debería dejar o no mi trabajo? ¿Debo dejar a mi pareja?

En muchas ocasiones, se espera del psicólogo o psicóloga, que se pronuncie sobre que decisiones tomar.

Cuando las personas con las que trabajo, me realizan ese tipo de preguntas, suelo comentar; ahí viene la pregunta trampa, después, explico mis razones para llamar así , a estas preguntas.

Explicar la pregunta trampa, supone un momento de humor entre él/la cliente y yo. Al tiempo que se convierte en un punto de inflexión perfecto, para hablar de las expectativas frente a la terapia.

La pregunta trampa ¿y eso por qué?

Me gusta llamar a estas cuestiones, preguntas trampa, ya que resulta muy fácil responder de acuerdo a las consideraciones propias, responder cómo la persona y no como el profesional.

decisiones

Es automático, nos preguntan y damos una opinión. Es perfecto para una cena con los amigos/as, pero en una relación cliente-psicólogo/a, resulta contraproducente.

La Ambivalencia en la Toma de Decisiones

Entonces… ¿Los psicólogos no establecen pautas?

Sí, si lo hacemos. Pero no tomamos, decisiones por el cliente. ¿Cuál es la diferencia?

Las pautas y recomendaciones que el psicólogo o psicóloga puede dar, se establecen en base a la evidencia científica para solucionar un problema en concreto.

Es decir, a partir de la solicitud expresa del cliente, se establece un marco de tratamiento, con unas pautas encaminadas a solucionar un problema o mejorar una situación.

Por tanto, planeamos el tratamiento y sus pautas en base a las decisiones del cliente. En lugar de tomar nosotros dichas decisiones.

Fomentando la autonomía en lugar de la dependencia

No tomar decisiones por el cliente, evita provocar una dependencia de la terapia.

De esta forma dentro del plan de tratamiento, el cliente ira tomando sus decisiones. Dejar o no dejar su relación de pareja, perdonar o no perdonar una infidelidad, vender o no, su casa, quedarse o mudarse a otra ciudad, continuar o no, los estudios comenzados…

decisiones

Al finalizar la terapia, la sensación será, con mayor probabilidad, la de haber llevado el timón de su propia vida y no, la de haber contemplado, como otra persona dirigía ese timón.

Continuando con la metáfora, lo que hace el terapeuta, es averiguar, en primer lugar, el rumbo hacia donde se quiere dirigir el cliente. Si el cliente duda, el psicólogo no resuelve, fomenta el autoconocimiento, a través de preguntas y ejercicios, que permiten ir perfilando hacia donde se desea ir.

Una vez el cliente toma su decisión/decisiones, el psicólogo ayuda en la elaboración del plan, hacia la consecución de sus objetivos.

La metáfora del jardín o cómo recuperar el sentido vital durante la desescalada (parte 1)

Si tienes alguna duda que te podamos resolver o quieres sugerirnos algún tema para el próximo post, puedes hacerlo aquí abajo en los comentarios.

Ansiedad: Reacción física del cuerpo ante pensamientos y emociones.

Ansiedad: Reacción física del cuerpo ante pensamientos y emociones.

Es muy probable que cada uno de nosotros conozcamos a alguien que afirma tener ansiedad, e incluso pude ser, que algunos de los que estáis leyendo este artículo, la hayáis experimentado en alguna ocasión.

Si tuviéramos que definir la ansiedad es posible que utilizáramos los siguientes síntomas: taquicardia, sensación de ahogo, tensión en hombros y cuellodolor de cabeza, mareo, entre otras.

Nuestro cuerpo nos habla mandándonos señales.

(más…)

Primeros auxilios emocionales

Primeros auxilios emocionales

 

Si nos encontramos con un amigo o amiga que se acaba de caer y se ha hecho una herida, todos sabríamos cómo reaccionar: acudiríamos al botiquín y aplicaríamos los productos necesarios para desinfectarla y curarla pero… ¿qué sucede cuando ese amigo o amiga no tiene una herida física, si no que tiene una herida emocional? ¿sabrías qué hacer? ¿cómo responder?

Probablemente la respuesta sea no, pero tranquilo, no eres el único…

En muchas ocasiones, nos encontramos ante una situación en la que nuestros amigos o familiares necesitan desahogarse y recurren a nosotros…nadie nace preparado para este tipo de situaciones y conversaciones a menudo dolorosas, normalmente actuamos según hayamos ido aprendiendo de nuestras experiencias, y aunque no hay un guion estricto establecido, hay una serie de pautas básicas que nos pueden ayudar a que el momento sea más cercano, más relajado y discurra mejor.

Como recomendar ir al psicólogo y no morir en el intento

Antes de empezar hay que considerar que cada situación y cada persona es diferente, los problemas no siempre se tratan de la misma manera. Las reglas básicas que leeréis a continuación son solo un acercamiento, algo así como un kit básico para que podáis atender a esas heridas emocionales de vuestras personas cercanas:

Pregunta e invita 

¿Puedo hacer algo por ti? A menudo a las personas nos cuesta pedir ayuda de forma directa, sin embargo si percibes que algo no va bien… simplemente puedes ofrecer tu ayuda, de esta forma facilitarás que la otra persona note interés y se muestre más dispuesta a iniciar una conversación sobre el tema. Si tienes un vínculo fuerte con una persona y «haces como si nada» el problema no desaparece y además transmites cierto desinterés.

Pienso, luego siento. Entre el pensamiento y las emociones

auxilios emocionales

Algunas frases que podemos utilizar durante la conversación son:

Te escucho.
Noto que estás triste.
Háblame sobre ello.
Estoy aquí para apoyarte.
Sé que ha sido duro para ti.
Entiendo que tengas ganas de llorar.
Si quieres… puedo escucharte/ayudarte.

No es lo mismo oír que escuchar

Oír significa percibir sonidos, sin embargo… escuchar requiere que prestemos atención y que comprendamos el mensaje que la otra persona nos intenta transmitir.

Habla poco, deja que la conversación fluya a su ritmo, sin presiones y respetando las pausas. Es contra productivo seguir un ritmo de conversación acelerado en el que ofreces consejos todo el rato. Recuerda que la otra persona debe sentirse relajada y comprendida.

La capacidad de hablar, pasa por saber escuchar

Apoya con tu presencia a través de comentarios cálidos y gestos sencillos como por ejemplo: pasar tu brazo por su hombro o agarrar la mano.

El apoyo social y la red social de apoyo

El apoyo social y de personas significativas es un recurso psicológico muy valioso, ya que hace sentir a la persona estimada y valorada.

Contar con una buena red social de apoyo, y que percibamos que así es, nos va a ayudar a amortiguar las emociones que generan algunas situaciones.

Algunas recomendaciones finales importantes

Lo ideal es mantener el contacto visual, estando a poca distancia. El nivel de contacto puede ser muy variable y es importante que sea según las necesidades del que está expresando y no según las nuestras. Mantente calmado aunque las emociones se
intensifiquen.


Acoge con naturalidad lo que se te confía. Al sincerarnos tenemos miedo de ser rechazados, ten en cuenta que la otra persona confía lo suficiente en ti como para sincerarse y mostrarte su lado más vulnerable. Llorar o mostrar tristeza o enfado es natural, debes dejar que la otra persona se exprese.

Tú puedes hacer frente al estrés

Tú puedes hacer frente al estrés

Hoy contamos con la colaboración de ORIOL LUGO, Psicólogo e investigador de la Universidad Ramón Llull de Barcelona. Muchas gracias compañero por compartir algunas soluciones tan útiles ante el estrés.

Cuando hablamos de “ESTRÉS” parece cómo que es un tema que todos/as hemos sufrido en algún momento de nuestras vidas. Es un concepto que está muy presente en nuestras vidas. A veces, demasiado…

¿Pero realmente es algo que podemos solucionar? (más…)

Afrontar el diagnóstico de una enfermedad

Afrontar el diagnóstico de una enfermedad

Cuando disfrutamos de la salud nos parece normal que la tengamos. Cuando la perdemos, haberla tenido nos parece un privilegio. Enfermar supone perder determinados beneficios que las personas sanas es posible que ni se planteen. A nivel personal, familiar, social, laboral…, hay que renunciar a demasiadas cosas como para pensar que la única causa del sufrimiento es la física.

Ante tanta perdida uno a veces no comprende, solo siente. Siente desesperanza y muy a menudo ira y rabia. La perdida de la salud que conlleva serias renuncias a nivel personal, familiar, social, laboral…, tanto para el que la sufre como para los que están cerca.

 Indefensión Aprendida

Las emociones que trae la enfermedad no tienen por qué instalarse en ti. Estos sentimientos pueden ser tuyos, pero tienen una causa, un momento en el que empezaron a surgir. Cuando apareció la enfermedad. Si hay un camino para la aceptación pasa por ser capaz de expresarlos, sean los que sean.

La elaboración de la perdida supone atravesar una serie de etapas en función de los sentimientos que predominan en cada una de ellas. Calificarlo como proceso es de suma importancia, quiere decir que evoluciona, que no pasamos de un momento a otro de la noche a la mañana. Y lo que es aún más importante, no siempre tiene por qué parecer que hay avances; a veces hay retrocesos, recaídas y tiempos de espera donde parece que nada cambia.

 

ETAPAS

 1.CHOQUE Y NEGACIÓN

Esta es la primera etapa en el manejo de una crisis importante. Al recibir la noticia del diagnóstico la realidad da un vuelco tan grande que todo el organismo reacciona con una sacudida, una conmoción llena de sentimientos de incredulidad y rechazo.

 

La realidad parece un mal sueño del que tarde o tempranos vamos a despertar. Esta reacción inicial es lógica y normal. Ante una noticia tan impactante todo nuestro ser se protege hasta poder estar preparado para afrontarla.

 Los sentimientos en un proceso de duelo

2. ENOJO, IRA Y RESENTIMIENTO

La rabia también suele ser parte de nuestra respuesta a la enfermedad. Se podría decir que esta rabia tiene sus raíces en:

– La frustración: Por haber perdido el control de las cosas y la impotencia ante ello. Nada ni nadie nos devuelve nuestra vida anterior.

– El resentimiento: Nosotros estamos angustiados ante una expectativa de sufrimiento y nos molesta que los demás continúen con sus ocupaciones cotidianas, como si nada hubiera sucedido.

– Miedo: Por la incertidumbre que se produce en todos los ámbitos de la persona.

 Pienso luego siento. Entre el pensamiento y las emociones

 

3.NEGOCIACIÓN

La realidad se va imponiendo, pero estamos dispuestos a hacer lo que fuera para cambiarla. Modificar cualquier aspecto, ser mejor persona…, con tal de que se produzca un milagro y todo vuelva a ser como antes. Pensamos en una cura milagrosa, en hacer un pacto con Dios, con los médicos, lo que sea con tal de que ese diagnóstico cambie.

 

4.DEPRESIÓN Y DESAMPARO

En esta fase terminamos por rendirnos a la evidencia de que la enfermedad está ahí y no va a desaparecer. Irrumpen entonces sentimientos de desesperanza, desamparo, falta de interés y de ilusión por la vida, tristeza, decepción y soledad. Es una vivencia de impotencia, apatía y dejadez que resquebraja nuestra autoestima. También son frecuentes sentimientos de culpa, inutilidad y poca valía.

Este estado se refleja en una pérdida de interés por las actividades que antes nos resultaban agradables, se pierde la capacidad de sentir placer y nos alejándonos de nuestras personas cercanas replegándonos sobre nosotros. Hay personas que dejan de compararse ropa, o que ya no planean ningún viaje o salidas para dentro de un tiempo. En definitiva, podemos dejar de vivir mucho antes de que los síntomas nos obliguen a hacerlo.

 ¿Qué son las emociones?,¿para qué sirve lo que siento?

 

5.ACEPTACIÓN, RECONCILIACIÓN CON LA REALIDAD

Es prácticamente imposible estar preparado para encarar una enfermedad grave. Es una vivencia tan compleja y desconcertante que hace tambalear hasta las personalidades más fuertes. Pero de igual manera sí que es posible que conforme nos impliquemos en nuestro proceso de recuperación, y afrontemos los sentimientos que nos produce esta situación, podamos llegar a la aceptación de la nueva realidad.

El proceso de aceptar la enfermedad supone ir pasando por las distintas etapas con mayor o menor intensidad, e ir superando el reto que cada una plantea. No es una cuestión de magia o casualidad, sino de tiempo y constancia.

Aceptar la enfermedad supone reconocer que nuestra realidad ha cambiado; que tenemos que vivir un nuevo presente, el que en este momento tenemos. Y permitirnos a nosotros mismos tener una vida plena integrando la enfermedad.

La enfermedad no es nada positivo, pero quien logra adaptarse a ella introduce los cambios en su vida para usarla de forma positiva y conseguir una vida mejor. Una vida que no está detenida ni paralizada. Admitir que todavía tengo cosas por hacer señala el fin de este proceso de aceptación de la enfermedad.

Resilencia

La metáfora del jardín o cómo recuperar el sentido vital durante la desescalada (parte 1)

La metáfora del jardín o cómo recuperar el sentido vital durante la desescalada (parte 1)

Inmersos en la pandemia por el coronavirus, nos hemos visto dentro de una situación inesperada y extraña.

En miedo de esta situación, la adaptación a las nuevas circunstancias, ha podido realizarse con mejores o peores consecuencias.

Una de las posibles consecuencias de esta situación, es la perdida de sentido vital. Situación que ha ocurrido en muchas personas, debido a que la situación ha obligado a reestructurar los planes de vida.

La consistencia con nuestros valores, contribuye a dar sentido a nuestra vida. Por lo que he pensado que hablar de valores y de esta metáfora del jardin, es en este momento, más que relevante.

Este post tendrá una segunda parte, de momento ¿Me acompañas en la primera? Comencemos…

¿Cómo ha afectado el confinamiento a tu plan de vida?

Es posible que estés experimentando apatía, rabia, frustración y no sepas a que puede deberse.

Tras hacernos a la idea de la situación en la que estábamos envueltos, progresivamente, cada persona fue adaptando su vida a la situación.perdida de sentido

En esa adaptación progresiva a la nueva situación, se empezaban a generar perdidas en determinadas áreas.

Los plazos se modificaban, los planes establecidos ya no eran válidos. Aquellas personas cuyo proyecto vital, encajaba en gran parte con la nueva situación, es más probable que no hayan tenido una crisis de sentido.

Sin embargo, si planes esenciales dentro de tu proyecto de vida, se han perdido o han tenido que paralizarse temporalmente, es posible que estés experimentado o hayas experimentado una pérdida de sentido, proporcional a los cambios experimentados.

¿Es normal sentir miedo a salir durante la desescalada?

¿Hacia dónde iba y hacia donde quiero ir?

Es posible que lo supieras antes del confinamiento y durante este periodo no estés seguro de hacia donde te diriges.

Por ello, preguntarte que era prioritario en tu vida antes de la cuarentena, que es prioritario ahora y si estas siendo consistente o no con esa importancia. Puede ser el principio del viaje hacia la ganancia de sentido vital.

Algunas de estas áreas son la familia, las relaciones sociales o de pareja, trabajo, ocio y tiempo libre…

Conocer la dirección, no garantiza nada, pero supone los cimientos para alcanzar el sentido y la satisfacción vital.

¿Estoy siento consistente con mis prioridades o valores de vida?

El siguiente paso es saber si aquellas áreas más importantes para ti, están siendo cuidadas de acuerdo a la importancia que tienen para ti.

perdida de sentido

Es decir ¿Dedicas el tiempo y esfuerzo a esas áreas acorde con la importancia que tienen para ti?. Una metáfora que resulta útil para explorar esta cuestión, es la metáfora del jardín.

La metáfora del jardín

Vamos a ver la introducción a esta metáfora, para ello te dejo con un fragmento textual, considero que merece totalmente la pena, dedicar un momento a leer la introducción a esta metáfora.

Metáfora del jardín extraída del artículo de Páez, Gutiérrez, Valdivia y Luciano, 2006, p.15) titulado Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) y la importancia de los valores personales en el contexto de la terapia psicológica.

“Supongamos que cada uno de nosotros somos jardineros, adoramos nuestras plantas, las plantas son las cosas que queremos en nuestra vida. Hemos seleccionado un lugar para plantar nuestro jardín, hemos distribuido las plantas dejando más terreno para las que más nos gustan, para las que queremos que más crezcan y menos espacio para   que no son tan relevantes para nosotros. Hemos preparado la tierra, plantado semillas, algunas han brotado, unas con más fuerza, otras con menos… Y claro, algunas plantas importan más que otras, puede no ser lo mismo que se seque uno de los geranios a que se seque un rosal, el rosal puede que sea una de las plantas que más importen, que se cuide con más mimo… Ahora dime, ¿cuáles son tus áreas o facetas de valor, como si fueran las plantas de tu jardín?, ¿Cuánto te importa cada una de ellas?… Fíjate que no te pregunto cómo están actualmente, sino qué sector ocupan en tu terreno, te pregunto sobre el valor que ellas tienen para ti…”

¿Te has imaginado que áreas son para ti plantas importantes en tu vida-jardín y cuáles no?

¿Estás cultivando con mimo, cuidados, dedicación, tiempo, esfuerzo, tus áreas-plantas más importantes?

En el próximo post continuaremos el camino comenzado en este post hablando del siguiente paso, la consonancia acciones-valores.

 

El sexo, sin normas y con respeto

El sexo, sin normas y con respeto

¿Te acuerdas hace unos meses cuando el tema de moda era el satisfyer y no sabíamos nada del coronavirus?

Pues te aseguro que, dentro de un tiempo, no se cuánto la verdad, los temas de conversación y los memes volverán a ser de temas tan intrascendentes como el satifyer o si fue penalti o no lo fue.

Hay en día sé que es difícil, pero hay una frase que tenemos que repetírnoslas muy a menudo.

Lo importante no es lo que pasa, sino las conclusiones que sacamos de lo que pasa.

Hoy voy a escribir sobre placer sexual, conocerse a uno mismo y decidir.

Placer sexual

El sexo, el placer sexual, es algo que tiene que ver con todos y cada uno de nosotros.

Como actividad placentera, puede hacerse individualmente, en pareja o en grupo. Incluso puede decidirse no tener placer sexual.

El motivo de este post es invitarte a que decidas que te gusta y a que saques tus propias conclusiones.

El mundo sexualizado en el que vivimos.

Vivimos en sociedad que le da mucha importancia a la sexualidad, con estereotipos de hombre y mujer muy sexualizados y donde el atractivo físico importa mucho.

Cuando nos relacionamos con los demás, depende del círculo de personas con el que te relaciones y los valores morales que tengas, mostraras determinadas actitudes ante el sexo.

Sera un tema tabú, será algo sobre lo que hablarás mucho o será un asunto que te interesa poco.

Tu mundo interior

Pero cuando uno está a solas consigo mismo, con sus pensamientos y su dialogo interior, la sexualidad y el deseo toma un cariz distinto.

Ya no importa tanto la valoración que va a hacer mi entorno de mi dependiendo de lo que opino sino lo que pienso, siento y me apetece.

En demasiadas ocasiones me han preguntado en terapia si es apropiado tener mucho deseo sexual, poco, querer usar juguetes sexuales o excitarse con disfraces y juegos de rol.

Y la respuesta casi siempre es la misma:

  • Si, es normal tener mucho deseo sexual.
  • Si, es normal tener poco deseo sexual
  • Si, es apropiado usar juguetes sexuales (aquí lo importante es realizar la elección correcta)
  • Si, es apropiado disfrazarte si te gusta.

El sexo, sin normas y con respeto.

Porque el deseo sexual es algo individual y, excepto situaciones patológicas, el normal y apropiado realizar las practicas sexuales que te gusten.

No es buena idea ponerse limites, no es buena idea negarse a explorar con juguetes o con la imaginación. No es buena idea ponerse estrictas normas morales.

Cuando una persona se siente satisfecha con su vida sexual se siente mejor. Y estar satisfecho con tu vida sexual no es hacerlo mucho o poco, con juguetes o sin juguetes o a solas o en pareja.

Pero como toda conducta que hacemos en compañía, cuando practiques sexo en pareja, es necesario que entre en juego un nuevo factor: el respeto

Cuando practicas sexo en pareja es básico, primordial y necesario respetar a la otra persona. Es necesario hablar y tener claro que le gusta a cada uno, que prácticas se pueden hacer y cuales no, si van a intervenir juguetes o disfraces.

Esta bien proponer a la otra persona incorporar prácticas novedosas, juguetes eróticos o lo que se te ocurra

Pero siempre es necesario el dialogo, plantear la idea, definir las normas del juego y aceptar los límites que quiera establecer la otra persona.

Cuando en las relaciones acabas realizando prácticas que no te apetecen por agradar a tu pareja, siempre se van a generar más problemas que soluciones.

 

 

¿Es posible confundir la dificultad respiratoria por coronavirus con una respuesta de ansiedad?

¿Es posible confundir la dificultad respiratoria por coronavirus con una respuesta de ansiedad?

En un post anterior vimos una pauta para reducir la ansiedad ante el contagio del coronavirus, os lo voy a dejar por aquí por si queréis consultarlo:

Cómo disminuir la ansiedad ante la posibilidad de ser contagiado por el coronavirus

En este nuevo artículo me gustaría que pudiésemos tratar un tema relacionado pero diferente. ¿Qué ocurre si empiezo a sentir dificultad para respirar?

En medio de esta pandemia global por el COVID-19, se ha generado una gran confusión, síntomas que anteriormente nos parecerían superfluos, y relataríamos posiblemente con cierta relajación, cómo tos seca o fiebre, en estos momentos pueden generar gran ansiedad.

Sin embargo, la difusión de un posible síntoma, la dificultad para respirar que puede ocasionar la COVID-19, será el síntoma protagonista en este post.

Nota IMPORTANTE antes de comenzar

importante

En este post me gustaría dar información que resulte útil, sin embargo, considero importante destacar que, ante la duda de haber sido contagiado con Coronavirus, lo conveniente es llamar al número de atención correspondiente y seguir las pautas que se nos indiquen. Especialmente ante sintomatología grave como dificultad respiratoria.

Dicho esto, en este post vamos a ver como se puede confundir esta dificultad con una sensación provocada por una respuesta emocional.

En este enlace podéis consultar los números habilitados para cada comunidad.

 

¿Qué síntomas ocasiona el coronavirus?

Según la OMS, los síntomas que puede ocasionar el COVID-19 son los siguientes:

1. Fiebre

2. Cansancio

3. Tos seca

Lo cual complica en gran medida poder saber si el problema se debe a este virus o no. Esto siembra un terreno muy fértil de incertidumbre y las personas por lo general, no llevamos nada bien la falta de información.

Si ya teníamos aquí terreno para las dudas, añadimos otro factor más, según la OMS “alrededor de 1 de cada 6 personas que contraen la COVID-19 desarrolla enfermedad grave y tienen dificultad para respirar”

El COVID-19 o el virus de la incertidumbre

Ante esta descripción de síntomas, vemos por un lado que podemos vivir la enfermedad como una gripe común en unos casos o como una enfermedad grave con dificultad respiratoria en otros.

incertidumbre

Genial, verdad… menudo panorama de incertidumbre…

El ultimo síntoma al que he hecho mención, dificultad para respirar, puede llevar a entrar en un bucle que genere enorme angustia en la persona.

Cómo gestionar el miedo y la ansiedad durante la cuarentena por Covid-19

Cómo hacer frente al impacto psicológico que provocan la sobreinformación y los bulos sobre el COVID-19

¿Qué ocurre dentro de un escenario de confinamiento actual cuando detectamos un síntoma?

En el momento actual, dada la situación de carácter excepcional, es normal que nos activemos en caso de que aparezca sintomatología relacionada con el COVID-19.

Es por ello que, junto con tos seca, podemos experimentar síntomas como respiración acelerada, aumento de la frecuencia cardiaca o tensión muscular, lo que puede llevar a experimentar una gran angustia.

El bucle – Detección síntomas compatibles al COVID-19, interpretación cognitiva, activación emocional, activación corporal, aumento vigilancia corporal-

Nos está ocurriendo a todos estos días de confinamiento, de repente, dificultad respiratoriadetectamos un posible síntoma y lo interpretamos.

Al interpretarlo lo metemos en al menos dos categorías, síntoma del que preocuparse, síntoma del que no preocuparse.

Aquí topamos con el primer problema, los síntomas que podrían indicar haber contraído la COVID-19 no son específicos, estos síntomas podrían encajar en diversas problemáticas.

Sí lo introducimos en la categoría síntoma del que preocuparse, la atención se encargara de activar el estado de alarma emocional y empezaremos a activarnos.

Nuestro sistema de alarma está haciendo su trabajo y empezaremos a notar diferentes pruebas de que se esta activando una respuesta de estrés en nuestro cuerpo.

Como comentaba antes, puedes notar un aumento de la frecuencia cardiaca, tensión muscular, lo que puede llevar a experimentar una gran angustia.

Tras la reacción corporal tenemos una doble interpretación, la que seguimos haciendo sobre el síntoma y la que haremos sobre ese estado de activación corporal que experimentamos por haber percibido una amenaza.

La activación emocional puede provocar sensación de falta aire

La activación emocional, puede generar con la finalidad afrontar el peligro que se percibe, que el ritmo cardiaco se acelere, lo que requerirá mayor consumo de oxígeno, esto puede llevar a hiperventilar y que percibamos así una sensación de falta de aire y dificultad para respirar.

Se trata de una sensación de dificultad para respirar, ya que la respiración no se ve comprometida. Siempre que sea debida a la activación emocional.

Esa sensación puede generar una interpretación muy amenazante, como es totalmente natural y una activación emocional consecuente.

Es decir, al tratarse de un posible evento muy amenazante, la respuesta de ansiedad puede llegar a ser muy potente y sus consecuencias físicas también.

Esto puede llevar a cualquier persona a la confusión. Lo cual es absolutamente normal.

 

La vigilancia corporal

Una vez experimentada una reacción que implique sensación de no poder respirar adecuadamente, es muy probable que comience un proceso de vigilancia corporal.

Es decir, comenzaras a observar tu cuerpo y sus reacciones con atención. Lo cual unido al escenario de continua información al que nos vemos sometidos puede convertirse a este bucle de forma continuada:

Síntomas compatibles al COVID-19…interpretación cognitiva…activación emocional…activación corporal…aumento vigilancia corporal

En conclusión

Por lo que como mencione al principio, si percibes dificultad respiratoria, lo primero es contactar con el servicio pertinente. En caso de que se descarte, dificultad respiratoria debida a patología, voy a escribir un siguiente post sobre como disminuir la ansiedad si sentimos dificultad respiratoria.

Psicología y Coronavirus

Información psicológica para saber como gestionar la crisis por coronavirus y la situación de cuarentena.

Información científica de calidad para saber como gestionar los miedos, ansiedad y conflictos causados por la pandemia del Covid-19

Síntomas que presenta un adicto al alcohol

Síntomas que presenta un adicto al alcohol

Muchas son las consultas que estamos recibiendo, estas semanas de confinamiento, sobre problemas de adicción. Es posible, que en estos momentos de parón florezca la consciencia y el reconocimiento de que se padece esta enfermedad o alguien cercano a nosotros.

Son muchos los síntomas que pueden estar detrás del diagnóstico de un problema de adicción alcohólica y en muchas ocasiones será necesario el ingreso en un centro de adicciones durante la fase de desintoxicación y parte de la deshabituación.

 Vamos a pasar a describir algunos de ellos pero antes quiero hablar de algo importante a tener en cuenta si estás valorando dejar de beber: El deliriums Tremens

El deliriums Tremens

El deliriums tremens es el síndrome de abstinencia alcohólica y puede ser muy grave. Si tienes un grave problema de alcoholismo y decides dejar de beber, siempre es necesario la intervención de un médico que te realice la pauta y vaya valorando como estas gestionando el síndrome de abstinencia, si lo puedes hacer de forma ambulatoria o necesitas un ingreso  para monitorizar la situación.

 amos a ver que datos objetivos y cales subjetivos nos sirven para valorar una posible adicción al alcohol

Medidas objetivas para evaluar una adicción al Alcohol

En cuanto a la cantidad de alcohol ingerido se habla de UBEs (Unidades de bebida estándar). Una UBE equivale, en nuestro país, a 10 gramos de alcohol puro dando lugar a las siguientes equivalencias

1 caña /1copa de vino /1 copa de capa =1 UBE (10 gramos de alcohol puro)

1 destilado = 2 Ube (20 gramos de alcohol puro)

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumo de riesgo se sitúa en hombres en 21 UBEs a la semana (4-6 UBEs/día), y en las mujeres  en 14 UBEs a la semana (2-4 UBEs/día).

A partir de estas cantidades se habla de consumo perjudicial lo que atenta contra la salud física y mental de la persona, dando lugar a posibles problemas de dependencia.

 Indicadores subjetivos de adicción al alcohol

Otros síntomas importantes a valorar tienen que ver con las diversas consecuencias que la persona, que lo padece, puede tener debido al consumo.

  •  Incontrolabilidad a la hora de dejar de beber.
  • Consecuencias legales: denuncias, retirada de carné, peleas,…
  • Consecuencias médicas: intoxicaciones etílicas, problemas hepáticos, perdidas de memoria,…
  • Consecuencias familiares: separaciones, conflictos, aislamiento, ausencia de responsabilidades,
  • Consecuencias económicas: deudas, caos financiero,
  • Consecuencias laborales: absentismo laboral, despidos,
  • Consecuencias sociales:
  • Consecuencias psicológicas: impulsividad, irritabilidad

Si cumples varias de las  situaciones o consecuencias anteriormente expuestas, seguramente tienes un problema de adicción al alcohol, independientemente de las UBES que consumas.

Cuanto antes lo aceptes y busques ayuda profesional, más cerca estarás de poder cambiar la situación y superar tu adicción.

Seguramente este periodo de confinamiento destapará muchas situaciones de alcoholismo para el resto de miembros de la familia y es una muy buena ocasión para empezar a pasar de la fase pre-contemplativa (el paciente no acepta que tiene un problema) a las fases contemplativas y de acción.

 

Amor en tiempos de cuarentena

Amor en tiempos de cuarentena

Antes de comenzar el artículo, me gustaría dar las gracias a los millones de ciudadanos que están poniendo su granito de arena dentro este estado de crisis mundial, ya sea manteniendo la cuarentena en casa, teletrabajando, trabajando en Sanidad o en cualquier otro puesto que nos ayude a mantener el no desabastecimiento de productos y el correcto funcionamiento de los servicios básicos.

Como disminuir la ansiedad ante la posibilidad de ser contagiado por el coronavirus

Todos tenemos nuestro papel protagonista dentro de esta obra, y es, gracias a la unión de todos los ciudadanos y organismos, que conseguiremos salir de esta complicada situación de la mejor manera posible.

Comencemos…

Me ha resultado muy difícil centrarme solo en un aspecto dentro de todo este caos. En este momento en el cual las redes están colapsadas de información, de fotos, de consejos, de reivindicaciones, de vídeos de entretenimiento y de vídeos de gente dándote opciones sobre cómo sobrellevar el confinamiento… yo he decidido escribirle al amor y a la vida.

Mimarse es de sabios

¿Por qué he decidido escribirle al amor y a la vida?

¡Porque hemos necesitado una gran catástrofe para darnos cuenta de lo importantes que son ambas! Primero el amor…hablo del amor entendido como todos y cada uno de los gestos entre familiares, parejas, amigos y, en definitiva, entre todos los seres humanos.

7 palabras sobre el amor

¿Quién no ha sentido tristeza estos días por no poder abrazar a sus familiares? ¿Quién no ha dicho: «te echo de menos»o «cuando salgamos de esta, tenemos que juntarnos»? ¿Quién no ha retomado conversaciones con personas con las que llevaba mucho tiempo sin hablar? ¿Quién no se ha emocionado escuchando las noticias o aplaudiendo desde el balcón?

Cómo gestionar el miedo y la ansiedad durante la cuarentena

cuarentena amor

En definitiva, somos seres sociales, y formamos parte de una gran red interconectada, a través de la cual nos mandamos toneladas de apoyo, cariño, ánimo y abrazos virtuales.

Tuvimos que restringir el contacto entre personas, pero jamás renunciamos al calor humano, de hecho, el amor hacia el resto de seres y la cooperación son los que nos hace seguir adelante en la lucha.

Ahora la vida…¡estábamos ciegos! No nos dábamos cuenta de lo reconfortante que era dar un paseo por el parque, quemar energía haciendo deporte, disfrutar de una reunión, o de una conversación, saborear un café o salir a buscar los primeros rayos de sol de la primavera, ahora sin embargo, cada pequeño momento se ha convertido en importante.

Flexibilidad psicológica o como dejar de vivir en el día de la marmota

Es momento de conectar con nosotros mismos…

cuarentena amor

Es momento de conectar con nosotros mismos, de conocernos, de aprender a gestionar nuestras emociones y de valorar y cuidar todo eso que nos rodea y a lo que normalmente ni siquiera le prestamos atención. Es momento de sacar fuera todo lo bueno que nos queda por dar y compartirlo. ¿Te imaginas que interiorizamos y convertimos en algo habitual todas estas vibraciones? ¡La sociedad post-cuarentena sería genial! Hemos demostrado con creces que podemos hacerlo, por eso hago un llamamiento para que todas esas acciones, gestos de gratitud, de cariño y de solidaridad no caigan en saco roto y se mantengan en el tiempo más allá de lo que nos toque vivir.

10 preguntas para conocerte mejor a ti mismo

Por todas estas razones y por alguna otra que se me escapa… ¡Hoy mi voz le grita al amor y a la vida! Espero que en un futuro cercano, miremos atrás y celebremos todos juntos la victoria de esta gran batalla, pero sin olvidar todo lo que aprendimos de ella.

Psicología y Coronavirus

Información psicológica para saber como gestionar la crisis por coronavirus y la situación de cuarentena.

Información científica de calidad para saber como gestionar los miedos, ansiedad y conflictos causados por la pandemia del Covid-19

Cómo disminuir la ansiedad ante la posibilidad de ser contagiado por el coronavirus

Cómo disminuir la ansiedad ante la posibilidad de ser contagiado por el coronavirus

En el escenario en que nos encontramos el miedo/ansiedad a ser contagiados es totalmente adaptativo. Es decir, se trata de una emoción que nos ayuda a evitar un peligro real.

Además, este miedo es un miedo doble, por una parte, social, ya que perseguimos que el sistema sanitario no se colapse y a la vez un miedo personal, especialmente en la denominada población de riesgo.

La gran incertidumbre existente en torno al virus y la continua fuente de nuevos datos y noticias hacen que nuestra percepción del nivel de amenaza varié por minutos.

Nuestra vida ha cambiado en un abrir y cerrar de ojos, vamos al supermercado de la esquina con guantes y mascarilla, observamos las miradas de miedo en algunos casos y de apatía en otros.

En este post me gustaría dar una pauta para disminuir la ansiedad ante el contagio del COVID – 19.

Como establecer rutinas durante la cuarentena por coronavirus

Comencemos por una pregunta ¿Cuáles son las medidas para impedir el contagio que están en tu control?

Las acciones que están bajo nuestro control, serian aquellas que podemos realizar a través de nuestra conducta sin la necesidad de que otras personas o medios intervengan.

coronavirus

 Se han pautado una serie de recomendaciones entre las que podemos encontrar:

-Lavado de manos frecuente mediante jabón o una solución desinfectante

-Usar protección como mascarilla y guantes

Se han realizado restricciones mediante el decreto de un estado de alarma:

-No salir a la calle y permanecer en casa, salvo para aspectos imprescindibles como hacer la compra o ir a la farmacia en caso necesario.

En este punto hay que tener en cuenta un aspecto fundamental. No todas las personas pueden controlar los mismos factores.

Por ejemplo: hay personas que tienen que continuar su actividad laboral, por lo que tienen que salir de sus casas y exponerse a distintos niveles de riesgo de contagio. En cuyo caso el último factor se escapa de su control.

Por ello la evaluación de los aspectos controlables y no controlables se ha de realizar de forma individual.

Cómo gestionar el miedo y la ansiedad durante la cuarentena por Covid-19

¿Cuáles son los factores sobre los que no tengo un control total?

Hay una serie de factores que se nos van a escapar de nuestro control.

No podemos controlar que las medidas de protección fallen, que el guante se rompa, que la mascarilla sea ineficaz…

No podemos controlar lo que hacen otras personas, es decir, no está en nuestra mano que personas con el virus salgan a la calle y vayan al supermercado, pese a que no deberían (al menos los que presenten manifestaciones de la enfermedad).

Así como tampoco podemos controlar o puede resultar realmente difícil no contagiarnos con las personas con las que convivimos en la misma casa (en mayor medida si aún no presentan sintomatología).

Excede sobre nuestra capacidad de control trabajar en el sector sanitario, de la alimentación o la seguridad (por citar tres ejemplos).

Y así una larga lista de aspectos sobre los que no tenemos un total control, y subrayo lo de total control.

Es decir, si bien muchos de estos factores se pueden controlar parcialmente, no existe la posibilidad de controlarlos de forma total.

10 síntomas de estrés y ansiedad

¿Qué ocurre si focalizo mi atención sobre los factores no controlables?

Hacer esto es como proponerse ejercer control sobre aspectos ante los cuales me es imposible ejercer dicho control.

Se podría resumir como intentar controlar lo incontrolable. Este mecanismo es uno de los factores que puede incrementar la ansiedad hasta niveles que lleven a la evitación o la parálisis de la persona.

Cómo salir rapidamente de una situación angustiante

¿Qué puedo hacer para disminuir la ansiedad? Una propuesta

Lo primero que puedes hacer es realizar una lista con aquellos aspectos que consideras que puedes controlar. Después puedes reevaluar la lista observando si hay algún aspecto en ella que se escapa de tu control.

De esa forma puedes tachar ese aspecto, de forma que te quedes con una selección que se podría titular “Aspectos controlables para proteger a los demás y a mí mismo del coronavirus”.

De esa forma cuando la ansiedad te invada, te sientas tenso/a ante la posibilidad de contagiarte, puedes ir a esa lista y repasar aquellos aspectos que si tienes en tu mano frente al contagio.

Focalizarte sobre aquello que puedes controlar de una forma autónoma es lo que conocemos los psicólogos/as como locus de control interno, el locus de control interno favorece la reducción de la ansiedad ante eventos amenazantes futuros, ya que la atención está puesta sobre lo que está en nuestra mano.

Herramientas para la gestión de la ansiedad (conductuales)

Psicología y Coronavirus

Información psicológica para saber como gestionar la crisis por coronavirus y la situación de cuarentena.

Información científica de calidad para saber como gestionar los miedos, ansiedad y conflictos causados por la pandemia del Covid-19