Exposición a las sensaciones corporales en el trastorno de pánico como técnica para aprender que son inofensivas

Exposición a las sensaciones corporales en el trastorno de pánico como técnica para aprender que son inofensivas

Pequeñas pinceladas sobre qué es la ansiedad

Muchas veces escuchamos la palabra ansiedad y no sabemos exactamente cómo definirla, ya que imaginamos un conjunto de síntomas y situaciones de lo más dispares en las que puede presentarse. Pues bien, la ansiedad es un mecanismo de defensa, un sistema de alerta ante amenazas adquirido durante la evolución humana. Todas las personas contamos con este mecanismo que nos permite responder de manera eficaz ante lo que podría ser un peligro, movilizando aquellos recursos con los que contamos para dar una respuesta en un momento dado.

Herramientas para la gestión de la ansiedad (conductuales)

¿Cómo funciona este mecanismo de defensa?

En nuestro organismo se producen una serie de cambios físicos que nos permiten hacer frente a esa situación catalogada como peligrosa o amenazante, cambios como aumento de la tasa respiratoria aumentando así el flujo de oxígeno, aumento de la frecuencia cardíaca para bombear más rápidamente ese oxígeno hacia los músculos, aumento de la tensión muscular para conseguir un tono muscular óptimo o sudoración para evaporar el calor generado en este esfuerzo físico, preparándonos así para afrontar un riesgo real. Estos cambios corporales nos permiten correr, saltar, trepar… dar una respuesta ya sea de huida o ataque, en definitiva ponernos a salvo. Otras veces,  el miedo nos bloquea (la otra vía que ha desarrollado la evolución para protegernos).

Que hacer ante una crisis de ansiedad

¿Qué es un trastorno de ansiedad?

ansiedad

¿Puede este mecanismo de defensa despertarse ante situaciones no amenazantes o despertarse de manera desproporcionada? Seguramente intuyas la respuesta a esta pregunta y efectivamente es que sí. Es entonces, cuando deja de ser una ayuda y se convierte en algo molesto e incluso un problema. Por tanto, un trastorno de ansiedad aparece cuando esta señal de alarma se enciende ante situaciones que aunque son interpretadas como peligrosas, verdaderamente no lo son.

Así, estas señales que son interpretadas como peligrosas o amenazantes son distintas en cada trastorno de ansiedad, en el pánico son determinadas sensaciones físicas (palpitaciones, hiperventilación, mareos, dolor en el pecho…), en la agorafobia situaciones concretas (estar solo fuera de casa, el uso de transporte público, espacios abiertos o cerrados…), en las fobias específicas estímulos muy definidos (animales, tormentas, aviones, ascensores…), en la ansiedad social algunas situaciones sociales (hablar con extraños, dar una charla…) o en la ansiedad generalizada una amplia gama de acontecimientos y actividades  son causa de preocupación.

¿Qué es un trastorno de pánico?

En este artículo quiero centrarme en el trastorno de pánico, y más concretamente en la evitación de esas sensaciones corporales que son causa de malestar y preocupación. Muy resumidamente, una crisis de ansiedad o ataque de pánico se caracteriza por la aparición súbita de miedo o ansiedad intensa con síntomas físicos característicos (entre ellos aumento de la frecuencia cardíaca, sudoración, dificultad para respirar, sensación de ahogo, dolor en el pecho, mareos, nauseas o malestar abdominal, escalofríos o sensación de calor, sensación de irrealidad, sensación de estar separando de uno mismo) y que alcanza su máxima expresión en cuestión de minutos. Estos ataques de pánico pueden acompañarse con pensamientos de que algo grave va a ocurrir (sufrir un ataque al corazón, asfixiarse, desmayarse, volverse loco, etc.), pudiendo conllevar cambios en el comportamiento de quien lo padece, por ejemplo conductas destinadas a evitar estos ataques de pánico.

¿Cómo se trabaja en los trastornos de pánico?

Durante el proceso terapéutico, dentro de la Terapia Cognitivo-Conductual se utilizan diferentes técnicas, entre ellas destacan:

asustado

  • Psicoeducación, esto es dar información con el fin de que la persona entienda lo que le ocurre (comprender la ansiedad, sus características, la función que cumple y como abordarla).
  • Reestructuración cognitiva (técnica que ayuda a identificar nuestros patrones de pensamiento y poder corregir las interpretaciones erróneas de los síntomas).
  • Exposición interoceptiva a las sensaciones físicas temidas.
  • Exposición a situaciones temidas.

“7 claves para superar la Agorafobia”

La exposición interoceptiva a sensaciones físicas temidas como estrategia terapéutica

Para explicar esta técnica imaginemos una persona con fobia a los aviones, su miedo se origina en el exterior de ella misma. Por tanto, evitando los aviones su vida puede seguir sin mayores complicaciones. Sin embargo, la persona que padece crisis de ansiedad (o ataques de pánico), tiene una fobia similar, pero la solución es más compleja, ya que no puede evitar o escapar de sus propias sensaciones corporales. Lo que sí puede hacer, y habitualmente hacen las personas que padecen crisis de ansiedad, es evitar aquellas situaciones que propician la aparición de nuevas crisis de ansiedad. Sin embargo, esta evitación a largo plazo implica importantes  repercusiones en el funcionamiento diario de la persona.

Siguiendo con el ejemplo del avión, si tuviésemos que plantear una estrategia para afrontarlo, recurriríamos a lo que se conoce como exposición al estímulo fóbico, en este caso a los aviones. Si nos exponemos a aquello que evitamos conseguiremos que poco a poco disminuya la respuesta de ansiedad. La familiarización con el estímulo fóbico hace que cada vez se responda con menos síntomas de ansiedad, además de constatar la no aparición de las consecuencias temidas.

Superar la agorafobia, cuando se ha sufrido durante años ¿Es posible?

Cuando la ansiedad se da ante estímulos inofensivos (sensaciones corporales propias de la ansiedad), mantenernos en la situación hace que la respuesta de ansiedad se acabe agotando, nuestro organismo no puede producir ansiedad de manera indefinida.

Ante una crisis de ansiedad, la persona tiene dos opciones:

escape

  1. Marcharse del lugar en el que se encuentra y tratar de huir de esas sensaciones corporales molestas.
  2. Identificar esas sensaciones como síntomas de ansiedad y esperar hasta que dichas sensaciones se agoten, descubriendo que son desagradables, pero inofensivas.

Obviamente, la primera opción resulta muy atractiva a corto plazo ya que dejamos atrás las sensaciones molestas, pero esto no es más que una trampa. Aprendemos a escapar como técnica de reducción a nuestro malestar y a largo plazo utilizaremos la evitación sistemática de pensamientos, sensaciones y situaciones. La segunda opción es más molesta, ya que pone en contacto a la persona con las sensaciones temidas y eso hace aumentar la magnitud de las sensaciones corporales, por eso lo habitual es tratar de huir  de estas sensaciones mediante el escape de la situación en la que está ocurriendo.

Los problemas de la respuesta de evitación

Una persona que teme las sensaciones corporales de la ansiedad acaba vigilando su cuerpo continuamente, su experiencia previa con los síntomas corporales le lleva a anticipar cada vez con mayor miedo nuevas crisis de ansiedad, sin embargo, la evitación sistemática le impide comprobar si sus temores son reales o no y si sus predicciones se cumplen.

La necesidad de la exposición

Mantenerse en la situación en la que aparece una crisis de ansiedad siendo conscientes de los síntomas corporales es más difícil, la ansiedad aumenta y puede parecer que nunca va a acabar, lo que resulta desagradable. Sin embargo, exponerse a aquello que tememos, sin hacer nada para evitarlo, teniendo claro que lo que sucede es ansiedad y que la ansiedad, pese a ser molesta es inofensiva, es la única forma de comprobar que acaba cediendo.

No obstante, este ejercicio de exposición requiere tener en cuenta unas pautas como graduar las situaciones a las que exponerse y procurar no abandonar una situación de exposición sin haber notado al menos un mínimo de alivio, para ello se establecen unos pasos y unas reglas. De esta manera conseguiremos que la estrategia funcione de manera eficaz y con la mínima incomodidad, ya que sin una planificación se producirá el efecto contrario.

 

La importancia de la guía de un profesional

Para finalizar, es importante tener presente que para llevar a cabo esta técnica es conveniente que cuentes con la guía de un profesional dentro de un programa de tratamiento. Un psicólogo te ayudará a identificar las principales sensaciones corporales que temes, para este fin te propondrá una serie de ejercicios que provocan diversos tipos de sensaciones corporales. A partir de ahí programará una secuencia de prácticas para ir perdiendo el miedo a dichas sensaciones. El hecho de que una persona con trastorno de pánico se exponga a sus sensaciones físicas sin escapar hace que interiorice que esas sensaciones son simplemente eso, sensaciones. En definitiva, la persona aprende que estas manifestaciones internas no deben ser temidas porque no conllevan ningún tipo de peligro.

 

¿Cómo no y cómo si podemos ayudarte los psicólogos/as en un proceso de cáncer?

¿Cómo no y cómo si podemos ayudarte los psicólogos/as en un proceso de cáncer?

 

Atravesar un cáncer, es una experiencia vital, altamente estresante en la vida de una persona.

La dureza de los tratamientos eficaces, junto con las altas probabilidades de que la enfermedad aparezca de nuevo, hace que el cáncer, tenga el potencial de impactar muy fuerte en la vida de una persona.

El impacto del estrés sobre la persona con cáncer, puede ser variado dependiendo de los factores de protección y vulnerabilidad.

En este post, me gustaría aportar algo de información acerca de cómo como los psicólogos podemos ayudar en un proceso de cáncer y como no podemos hacerlo.

Para ello voy a intentar, con algunos ejemplos y de una manera sintética, desterrar dos ideas que se han difundido desde diferentes ámbitos y que son erróneas.

La relación entre cáncer y estrés

La relación entre cáncer y estrés, es una cuestión controvertida. Hay mensajes que pueden confundir a las personas, por lo que es importante dejar claro, donde están nuestros limites cómo psicólogos/as.

Para ello, en los próximos apartados de este post, veremos ideas erróneas que circulan en la relación entre tratamiento psicológico, estrés y cáncer. Esto nos servirá para hablar de lo que si hacemos los psicólogos y de aquello que no está en nuestro control.

Ansiedad: Reacción física del cuerpo ante pensamientos y emociones.

Idea errónea 1: Ir a terapia psicológica puede prevenir de forma directa desarrollar cáncer

Desmintiendo tal afirmación…

Se ha difundido la idea, desde diferentes ámbitos, de que el cáncer puede tener un origen emocional. Lo que se propone es, a rasgos generales, que ciertas emociones, como por ejemplo la ansiedad o el desarrollo de estrés crónico. Podrían ser los causantes del cáncer, en ocasiones concretas.

Esta idea, es falsa, por lo menos, no resulta ser cierta, con lo que sabemos a día de hoy. Es decir, no se ha podido demostrar, una relación causal entre factores emocionales y cáncer.

En lo que si podemos contribuir…

Ir a terapia psicológica, puede permitir, facilitar la mejora de la salud. A través del establecimiento de conductas, favorecedoras de dicha mejoría. Es decir, es un agente de cambio en salud, pero no un agente directo sobre desarrollar o no un cáncer.

Idea errónea 2. Un tratamiento psicológico puede aumentar directamente la probabilidad de sobrevivir a un cáncer

Desmontando tal afirmación…

De la misma forma, que no se ha podido relacionar, factores emocionales con desarrollar cáncer. Tampoco se ha podido establecer una relación causal, por ejemplo, entre la expectativa que tengas sobre tu curación y el aumento de probabilidades de que sobrevivas al cancer.

Es decir, cambiar tus expectativas, no va influir de forma directa sobre las posibilidades de sobrevivir a un cáncer. Tampoco la creencia sobre el grado de controlabilidad de la situación, por poner dos ejemplos.

En lo que si podemos contribuir…

Sin embargo, el tratamiento psicológico, puede ser muy útil, para aumentar la adherencia al tratamiento médico, que finalmente puede salvarte la vida.

Además de para aumentar la adherencia al tratamiento, la psicoterapia, puede influir sobre el hecho de que, durante el duro proceso de la enfermedad y su tratamiento, puedas encontrarte lo mejor posible, teniendo en cuenta la forma en la que tu quieres vivir la enfermedad, la forma en la que puedes vivirla, tus valores, etc.

La metáfora del jardín o cómo recuperar el sentido vital durante la desescalada (parte 1)

Es decir, la terapia puede contribuir a que sigas el tratamiento y a que tu calidad de vida, sea mejor durante el proceso de la enfermedad y con fortuna, durante la recuperación de la misma.

Por ejemplo, cuando se inicia un tratamiento para el cáncer, la persona puede desarrollar un cuadro de ansiedad y estrés crónico. Junto con el impacto físico del tratamiento, se produce el impacto de enfrentarse a una gran incertidumbre, la situación es poco controlable y altamente impredecible. En ese momento la psicoterapia, puede contribuir a observar y delimitar que factores se pueden controlar y cuales no.

De forma que la persona aumente su expectativa de control, al centrarse en aquellos factores que pueden contribuir, por un lado a su bienestar propio y por otro a la cura de la enfermedad. Definitivamente poder mantenerse en tratamiento, es un reto complicado y a la vez uno de los mejores predictores de que la persona sobreviva. Sin embargo, si no puede tener unos niveles mínimos, de bienestar psicológico, es muy complicado que pueda afrontar el tratamiento médico.

De la misma forma, un gran trabajo dentro de la psicooncología, esta en ayudar a las personas a soportar el regreso de la enfermedad. Si hay algo fatídico que tiene el cáncer, es el desasosiego que produce, una reactivación del proceso de la enfermedad, tras el tratamiento o tiempo después de este. De nuevo, nuestro trabajo aquí, se centra en poder trabajar para conseguir que la persona, pueda vivir este duro proceso, de la forma más adecuada a sus necesidades.

Cuando digo de la forma más adecuada a sus necesidades, no lo digo por decir algo, esto es muy importante. Cada persona, independientemente de que el proceso de tratamiento tenga similitudes, va a vivir la enfermedad y el tratamiento, de maneras diversas, tiene una historia de vida concreta y determinado contexto. Por lo que un aspecto primordial, en nuestro trabajo, es escuchar cuales son los temores, que ideas se tienen acerca de lo que va a ocurrir, como le gustaría vivir el proceso de tratamiento, que siente ante cada fase del proceso y que hace que sienta lo que siente etc. No hay dos casos iguales.

¿Me dirá mi psicólogo/a que decisiones tomar?

Una conclusión final

En este post, he querido destacar que la función primordial del psicólogo frente al cáncer, se centra en que la persona viva de la mejor manera posible de acuerdo a sus características, cada una de las partes, del duro proceso que implica el tratamiento del cáncer. Así como contribuir a que se mantenga en tratamiento y revisión médica.

Hay mucho por hablar sobre la psicooncología, en futuros post nos encargaremos de profundizar más, en este campo de la psicología. El objetivo en este caso, ha sido desterrar ciertas ideas, sin evidencia científica a día de hoy.

 

Fases en una ruptura sentimental

Fases en una ruptura sentimental

Las personas que están atravesando por una situación de separación, sienten una gran serenidad al comprender la dinámica de su experiencia de separación y sobre todo les ayuda el poder comprenderse a sí mismas. Cuando las personas saben que sus síntomas son comunes y que su experiencia va a seguir un proceso con una serie de fases o etapas concretas, les proporciona mucho alivio.

La sucesión de etapas tras una ruptura

Algunas personas atraviesan estas etapas rápidamente, mientras que otras lo hacen con lentitud. La intensidad de los síntomas disminuye a medida que se recorre cada etapa. El mayor sufrimiento se experimenta durante el shock, la pena y la rabia, en el momento en que se alcanza la etapa final de la resolución, el dolor se desvanece en el pasado, como si se tratara de una pesadilla. Pero para llegar a la resolución hay que atravesar todas estas etapas. Uno de los objetivos fundamentales para superar esta crisis es atravesar cada una de estas etapas sin quedar atrapado en ninguna de las etapas que precede a la resolución. Veamos pues, cada una de estas etapas:

Fase de Shock

Al principio de la separación se experimenta una inmediata sensación de paralización, desorientación e incredulidad. La vida parece que se ha estancado mientras que toda la atención se centra en la pérdida. Puede darse el caso de que la persona sea incapaz de comer, incapaz de dormir.  Esta etapa puede durar un día, o un mes., pero rara vez más tiempo.

Fase de Pena

Cuando la perdida se da la persona se lamenta por muchas cosas como la pérdida de su pareja, por todo el tiempo que compartieron, por los sueños que tenían, y por la promesa truncada de una vida en común. También puede lamentarse por su propio fracaso. Mientras la persona se enfrenta a su pérdida y al dolor que genera en su vida, puede sentirse irritable y de mal humor y hablar con brusquedad a sus amigos y compañeros de trabajo. Incluso puede sentirse furiosa porque sus amigos no comprenden su necesidad de lamentarse. Este no es el momento adecuado para que entable una nueva relación. Muchas veces cuando se lamenta, la persona suele sentir el impulso de telefonear a la otra persona, sólo para oír su voz. Está desesperada por mantener algún tipo de contacto, por irreal que sea.

Fase de Rabia

Cuando la pena disminuye, se siente la necesidad de encontrar sentido a lo que ha ocurrido. Es en este momento cuando la persona empieza a analizar lo que salió mal y a decidir de quién es la culpa. Empieza a afrontar todos los problemas y se debate por comprender qué fue lo que precipitó la ruptura Tal vez se culpe a sí mismo por la ruptura, a la otra persona o a los demás en general (la tensión en el trabajo, un traslado inoportuno, los problemas económicos, problemas de salud) y que culpe a las circunstancias. Junto con el dolor, la emoción más fuerte que sentirá en este momento será la rabia, que puede manifestarse a través de diversas conductas a las que uno se ve inducido en estas circunstancias: el abuso del alcohol y el de las drogas, y la promiscuidad. La rabia puede estar dirigida hacia la otra persona por el daño que le ha causado, o hacia sí mismo, por considerarse un fracaso.

Superada la rabia, la persona puede entablar otra relación en la que, de forma inconsciente, se desquita con la otra persona del daño y del dolor que siente en su interior. Puede ser verbalmente insultante, físicamente distante o simplemente negligente con respecto a las necesidades de la otra persona. Es una «venganza amorosa», porque proyecta en la otra persona lo que siente que le han hecho a ella misma.

¿Hemos roto…y ahora qué?

Tras la superación de la rabia: Fase de aceptación y reconstrucción

Fase de aceptación

El pasar de la rabia a la resignación del proceso puede ser la transición más difícil del proceso. En esta etapa la persona no sólo debe aceptar que la relación ha terminado, también debe liberarse de ella por completo, separándose de la otra persona y recuperando la energía que invirtió en la relación. Es un momento agridulce del proceso, ya que es un momento en que se dice adiós a la relación y a todos los sentimientos que conlleva. Por un lado, se siente alivio por estar preparado para dejar la relación, y por otro, pena por tener que dejarla.

Aunque parece que lo peor ha pasado, una vez que se ha alcanzado la resignación, no es extraño quedar atrapado en esta etapa. Tal vez le quede poca o ninguna motivación, porque se sienta agotado, Quizá tenga realmente que darse ánimos a sí mismo para pasar a la reconstrucción.

 Fase de Reconstrucción

Una vez alcanzada esta etapa, lo peor empieza a remitir, ya que la persona se da cuenta de que pasa más días alegres que días tristes. Ha recuperado la concentración y su vida le pertenece otra vez. Podríamos decir que, en esta etapa, la persona ya está preparada para salir con alguien. Llegado este punto algunas personas se centran en sus propias necesidades por primera vez en la vida, y seleccionan a la persona con la que compartirán el tiempo, de modo que puedan amar de una manera saludable y equilibrada.

Para muchas personas, la etapa de la reconstrucción es como aprender a caminar otra vez después de romperse una pierna. Se han curado, pero necesitan construir su fortaleza desarrollando el amor propio y la seguridad en sí mismos.

Mientras la persona es consciente de todo el dolor por el que ha pasado, empieza a comprender lo que ha ganado y lo que ha perdido a causa de la ruptura. Muchas personas consideran que lo que han ganado es mucho más de lo que han perdido. Otras tienen la oportunidad de crear una vida más feliz y rica mientras continúan desarrollando un mayor conocimiento de sí mismos y de su propia valía.

Fase de Resolución

Este es el comienzo de un nuevo ciclo vital. Podríamos decir que la persona ha resuelto el conflicto y el trastorno que le ha acompañado desde el inicio. Su vida vuelve a encauzarse, pero toma un rumbo diferente debido al desarrollo personal que ha tenido lugar mientras atravesaba todas las etapas de la separación. En este momento puede decidir el inicio de una nueva relación amorosa y también tendrá más confianza en su capacidad de crear su propia felicidad y cuidarse por sí misma.

¿Es normal sentirse así cuando me he separado?

La conducta humana no es lineal

También es importante tener en cuenta que, aunque existen pautas comunes, la conducta humana no es lineal. Existen muchos modos diferentes de atravesar estas etapas. Pero es importante completar cada etapa y pasar a la siguiente, procurando moverse al ritmo del proceso. No es raro zigzaguear en varias ocasiones, a lo largo del proceso de separación.

Zigzaguear podríamos definirlo como el tiempo que se dedica a avanzar y retroceder entre las diferentes etapas. Esto es lo que se suele esperar durante las primeras etapas hasta completar la cuarta etapa, la de la resignación. Uno de los más comunes es avanzar y retroceder entre la pena y la rabia, este zigzagueo, puede continuar sin descanso hasta que la persona esté preparada para resignarse ante la realidad de que la relación ha terminado.

Sentimientos tras una ruptura sentimental

De todas formas, aunque doloroso, no es extraño completar la etapa de la resignación y encontrarse en la de la reconstrucción, sintiendo inesperadamente el deseo de volver a relacionarse con la otra persona. Aunque intelectualmente la persona lo ha superado, su corazón le conduce al pasado. En realidad, la persona puede volver a la pena, pero si realmente ha completado la etapa de la resignación, el zigzagueo será breve y el sufrimiento emocional no será tan intenso como cuando se encontraba atravesando la etapa de la pena. Lo mismo se aplica en el caso de que vuelta a la etapa de la rabia, esta será cada vez más breve y menos intensa.

Lo importante es reconocer en que punto te encuentras, sabiendo lo que te queda por completar y aprendiendo de cada etapa.

¿Es normal sentirse así cuando me he separado?

¿Es normal sentirse así cuando me he separado?

La separación es una experiencia de ruptura y, antes de que la persona pueda proseguir su vida es necesario que esta logre juntar todos estos pedazos. ¿Sientes dolor? si recientemente has acabado una relación amorosa, seguramente si lo sientes. Aquellos que aparentan no sentir dolor al acabar sus relaciones, o bien lo han sentido antes, o, todavía tienen que sentirlo. El hecho de que una ruptura duela es de esperar, es algo natural, saludable e incluso bueno. El dolor es la forma en que la naturaleza nos dice que hay algo en nosotros que necesita curarse; por lo tanto, curémoslo.

Los temores principales tras una ruptura de pareja

Hay una serie de sentimientos que son comunes a todas las personas que afrontan una situación de separación afectiva, son sentimientos dolorosos que anuncian momentos difíciles, veamos cuales son:

El temor y el miedo son una parte importante de los sentimientos que experimentamos cuando nos hallamos en el pozo de una separación. Terminar una relación amorosa produce temores de toda clase, algunos de los cuales nunca pensaste que sentirías. Algo muy simple pero que resulta muy útil, es elaborar una lista de nuestros propios miedos; identifica las cosas que te causan temor, de tal forma que puedas ponerte en contacto con lo que estas sintiendo.

Algunos de los miedos principales son: la incertidumbre del futuro, miedo a ser una persona separada o divorciada, al tomar las decisiones que debes afrontar, sobre tu situación financiera, sobre tu trabajo, ya que últimamente no puedes concentrarte tanto y pasas todo el tiempo triste, sin ánimos y llorando. Puedes sentir miedo por la responsabilidad que ahora tienes de saber desempeñar bien tu papel de padre o madre soltero, miedo de perder a tus hijos si peleáis por la custodia, miedo de no saber cómo relacionarte y de qué hablar con los demás que no sea de tu situación actual; necesitas que alguien te escuche, pero no sabes si realmente pueden llegar a comprenderte, miedo de ir a juicio, a perder el control y a expresar tu ira y tu rabia, puedes tener miedo de estar solo y de vivir solo, miedo de creer que no eres digno de ser amado, miedo pues te sientes sólo, desprotegido y abandonado, puedes estar sintiendo temor de que te hieran otra vez, más de lo que ya te han herido, miedo a los cambios, (mudarme de casa, empleo, amigos y en mí mismo), a confiar en otra persona e incluso a salir o a estar con otra persona me asusta enormemente.

¿Hemos roto…y ahora qué?

El sentimiento de soledad tras la separación

soledad

Podemos observar varios tipos de soledad. Hay personas que se cierran a todo. Y allí están los solitarios, que insisten en estar con otra persona, por lo que siempre están con alguien, o andan detrás de alguien. Por ahí los que están ocupados en hacer esto o aquello con tal de no tener que afrontar nunca su soledad. La soledad es dolorosa. Pero, es un dolor que nos dice que hay algo importante que debemos aprender.

Sentimientos tras una ruptura sentimental

El sentimiento de culpa y rechazo

La culpa y el rechazo son dos de los sentimientos más comunes e intensos que acompañan la crisis de la separación. Por lo general en toda ruptura siempre hay alguien a quien deja y otro que es dejado; generalmente los primeros se sienten más culpables por lastimar a la persona que antes amaban y experimentan más culpa; y los que se sienten profundamente rechazados y les cuesta mucho esfuerzo asumirlo

Duelo por ruptura de pareja: 5 FASES

Podemos decir que hay una culpa adecuada a la situación y es la que sentimos cuando hacemos algo malo o herimos a alguien y nos sentimos mal por ello. Un paso hacía la superación de los sentimientos de rechazo consiste en darnos cuenta de que la ruptura de la relación amorosa tal vez no sea del todo culpa tuya (igual que tampoco toda la culpa es del otro). Es importante empezar a admitir que la responsabilidad es recíproca, no solo tuya o no solo de tu expareja.

La pena en el proceso de perdida

sentimientos separación

La pena es una parte importante del proceso de pérdida. Cuando sufrimos la pérdida de un amor, la muerte de una relación es preciso que lamentemos esa perdida. Este sentimiento de aflicción combina una tristeza abrumadora con fuertes sentimientos de desesperación. Uno de sus síntomas es la pérdida de peso, aunque algunas personas engordan durante este periodo y los problemas de insomnio.

Los cambios repentinos de ánimo son frecuentes durante el pesar por la separación. Uno parece que se siente bien y, sin causa aparente, se pierde el control emocional y no se puede dejar de llorar. Todo este súbito cambio de estado anímico puede haber sido disparado por la conversación con un amigo o un conocido que le dijo o le hizo algo.

La ira por una separación

Cuando una relación amorosa termina, sientes dentro de ti una intensa ira. Ese sentimiento es una característica natural y saludable de los seres humanos.  Esta ira por la separación y la ruptura de nuestra relación de pareja debemos ventilarla y soltarla de una manera no destructiva. Para ello sugerimos distintas formas de expresión de esta ira como: utilizar el sentido del humor Otra forma de expresar la ira es llamar a un amigo y decirle: “necesito hablar de esta furia de esta rabia que siento contra mi ex”. Otra forma de dejar salir los sentimientos de ira es realizar cualquier tipo de ejercicio físico, como practicar algún deporte, correr, limpiar la casa, o cualquier actividad por el estilo. La ira es una fuente de energía y esta energía debe utilizarse. Otra forma para sacar estos sentimientos es a través del grito y el llanto.

Nuestras vidas se transforman rápidamente con la pérdida del amor. Al comenzar de nuevo, nos vemos enfrentados de repente al resto de nuestras vidas, sin tener ninguna idea de lo que debemos hacer. Pero cuando se pierde el amor, cuesta muchísimo encontrar alivio, consuelo o protección. A menudo no nos damos cuenta de lo mucho que dependemos de este apoyo hasta que nos lo quitan.

Volver a estar solo supone sin lugar a dudas una crisis. Como cualquier otra crisis, es también una oportunidad. La oportunidad es la posibilidad de curar y fortalecer el corazón y la mente, para poder seguir adelante de manera fuerte y sana. El peligro es que no se complete el proceso curativo. El tiempo por sí solo no cura todas las heridas. El modo como vemos la pérdida del amor determina el resto de nuestras vidas.

¿Hemos roto…y ahora qué?

¿Hemos roto…y ahora qué?

El amor es una de las experiencias humanas más profundas, y cortar el vínculo amoroso es una de las tareas más dolorosas de la vida. Las personas que atraviesan por esta experiencia la suelen vivir de una manera muy angustiosa y traumática, apareciendo numerosos sentimientos de rabia, impo­tencia, frustración, desesperanza, vacío, vergüenza…

Y es que, tras un período de enamoramiento, de amor y de entrega, donde aparecen grandes ilusiones, esperanzas y proyectos, la ruptura de la relación pesa tanto que a la persona le cuesta enormemente retomar las riendas de su vida. Cuando esta situación se da, a veces repentinamente, otras tras un largo deterioro de la relación, la persona queda atrapada en un torbellino de sentimientos, preocupaciones e interrogantes la sumergen en una profunda crisis de la que debe salir equipada con las mejores herramientas para restablecer de nuevo el equilibrio y la serenidad en esta nueva etapa.

¿Qué sucede cuando una relación se rompe?

Cuando una relación de pareja se rompe, se rompen también con ella muchos aspectos del entorno general de cada uno de los miembros de la pareja. Desde el ámbito familiar, don­de toda la estructura y unidad familiar queda truncada, pasando por las relaciones sociales y de amistad que la pareja ha creado, hasta el área económica donde surgen dificultades y conflictos con la división y el reparto de los bienes que se tenían en común.

Ruptura de pareja: ¿qué va a ocurrir?

ruptura pareja

La separación es una experiencia muy fuerte de ruptura, y por lo tanto es muy frecuente que en este periodo aparezcan profundos sentimientos de desesperación, decepción, venganza, ira, impotencia, tristeza, miedo, soledad, culpa, rechazo, etc. y que todo esto haga entrar en crisis a la persona. En este momento, aparecen multitud de pensamientos destructivos que influyen directa­mente en la autoestima, dejando a la per­sona con sentimientos de infravaloración e incapacidad para establecer nuevas relaciones de pareja.

CRISIS EN LA PAREJA

Ahora todo parece nuevo y necesitaremos un tiempo para guardar “luto” por nuestras esperanzas rotas y para darnos cuenta de que la esperanza hemos de reconstruirla con esfuerzo, ya que por sí sola no vendrá.

¿Un periodo de reconstrucción?

La separación afectiva puede ser un periodo de reconstrucción en el que uno puede aprender del pasado y llegar a conocerse mejor; puede ayudarnos a desarrollar partes nuevas de nosotros mismos que antes tal vez no conocíamos o puede ser, por el contrario, una experiencia que nos bloquee y nos obstaculice para seguir con nuestra vida. De cada uno de nosotros depende iniciar un recorrido que termine con la superación de la separación afectiva y le prepare para entablar nuevas y mejores relaciones.

El tema de los sentimientos es el que más se remueve cuando experimentamos una separación afectiva, desde la más profunda rabia a la nostalgia, atravesando por la culpa, el rencor, …. entre otros.

El sentimiento es una necesidad vital del ser humano. Pretender ignorar las emociones significa ir en contra de la naturaleza misma; por ello es preciso reconocerlos para aceptarlos como nuestros, de esta manera estamos caminando hacia la curación efectiva de la herida causada por la separación. Pero un sentimiento que se vive y se reconoce, pero que no se expresa, hace daño a quien lo siente, le quema por dentro haciéndole sentir inseguro/a, insatisfecho/a con sigo mismo/a. Por ello es de suma importancia expresarlos, “dejar fluir todo aquello que pasa por el corazón”.

La importancia de contactar con tus sentimientos

Es muy importante contactar con tus sentimientos y darles una salida adecuada, ya sea a través de la escritura de los mismos o el comentarlos con una persona de tu confianza o incluso alguien que este por la labor de escucharte en esta coyuntura concreta de tu vida.

Sentimientos tras una ruptura sentimental

Notaras como el peso de la carga se hace más liviano, tendrás la oportunidad de escucharte a ti mismo/a, lo cual te será de gran utilidad para entenderte y aceptarte en tu propia y particular manera de sentir, en tu propia y particular manera de ser.

El ejercicio del nacimiento del rio para el TOC

El ejercicio del nacimiento del rio para el TOC

Soy responsable de tenerlo. El camino hacia la obsesión

Cuando en una persona con TOC, aparece un pensamiento molesto y se responsabiliza de que esto ocurra. Diciéndose «soy el responsable de estos pensamientos, yo los genero, a otras personas no les ocurre». Sin darse cuenta, está construyéndose una trampa, que conduce hacia el crecimiento y perpetuación de la obsesión.

Es decir, en el momento en que aparece el pensamiento molesto, comienza la ansiedad, vinculada a una responsabilidad excesiva, sobre la ocurrencia del pensamiento.

Desmontar la vinculación de que la aparición del pensamiento, es un problema en si mismo. Permite dar un primer paso, hacia la solución del problema.

Para ello, puede ser muy útil, realizar el ejercicio de visualización, que te voy a presentar a continuación.

T.O.C: ¿Que es un Trastorno Obsesivo Compulsivo?

El nacimiento del rio. Un ejercicio para comenzar a aceptar los pensamientos intrusivos en el TOC

Se trata de un ejercicio en imaginación. Es decir, tienes que visualizar una escena determinada. La escena se sitúa en el nacimiento de un rio. El hecho de que sea el nacimiento , tiene importancia, acompáñame en las siguientes líneas y vemos por qué.

Como hemos visto antes, en inicio, los pensamientos que se dan en el TOC, no son en si mismos extraños, todos nosotros los podemos tener.

TOC

De alguna forma, nuestros pensamientos se comportan como el nacimiento de un rio. El lugar donde comienza a salir lentamente el agua subterránea, formando un riachuelo.

En el inicio, en el nacimiento de este rio, hay poca agua, el pensamiento es poco frecuente.

Ya estas situado en la escena inicial. Una vez en ese nacimiento del rio, te puedes visualizar en una parte del rio, en una de las dos orillas, imagina entonces que la parte derecha representa el funcionamiento normal de los pensamientos, frente a laparte izquierda, que simboliza el funcionamiento que adquieren los pensamientos en el TOC.

De forma que puedes hacer lo siguiente. Una vez aparece el pensamiento problema, te das la siguiente autoinstrucción “Es normal que me venga este pensamiento, la mayoría de la gente los tiene alguna vez y no pasa nada”.

Acto seguido, visualmente, te desplazas a “la orilla de la normalidad”.

Acabas de completar el ejercicio de visualización del nacimiento del rio.

Tratamiento Psicológico del Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

¿Por qué este ejercicio es beneficioso para las personas con TOC?

Esto es debido a que, permite desterrar la idea de que se es responsable de tener estos pensamientos y que en si mismos suponen un problema.

beneficios ejercicio

Lo que facilita retrasar la ansiedad inmediata, generada en el momento que aparece el pensamiento molesto e interpretas que eres el responsable /culpable.

Si tomas conciencia de que la ocurrencia de estos pensamientos ,es habitual en la mayoría de las personas y das ese primer paso, hacia la orilla de la normalidad. Estas dando un primer paso, hacia una solución del problema.

 

Este post, ha sido elaborado, partiendo del ejercicio del nacimiento del rio, que puedes encontrar en el libro de la psicóloga Aurora Gavino, El trastorno obsesivo- compulsivo. Manual práctico de tratamientos psicológicos.

¿Qué es la ventilación emocional y cómo podemos llevarla a cabo?

¿Qué es la ventilación emocional y cómo podemos llevarla a cabo?

Hoy contamos con la colaboración de Beatriz Góngora de Pedro, psicóloga en prácticas en WebPsicólogos. Está siendo un auténtico placer compartir contigo esta etapa . Miles de gracias por tu colaboración a lo largo de estos meses en el blog.

Una emoción forma parte de la naturaleza de cualquier individuo, es decir, las emociones son estados afectivos innatos que tienen un carácter adaptativo. ¿Qué quiere decir esto? Una emoción nos permite actuar de manera eficaz frente a las circunstancias que se nos presentan, es una reacción al ambiente (unida a cambios físicos) que nos da la posibilidad de responder a aquello que nos sucede.

Por ejemplo, la emoción de miedo nos posibilita enfrentarnos a un peligro por medio de la evitación o el escape, el asco nos permite alejarnos de algo que nos produce rechazo para protegernos, la tristeza nos permite conservar nuestra energía para reintegrar y sobreponernos a un acontecimiento. Y así ocurre con el amplio repertorio de emociones con el que contamos, cada una tiene su función. Éstas, además de ser innatas y comunes a todas las personas, presentan particularidades en función de nuestras experiencias previas y aprendizajes.

 

Este es un tema muy amplio del que podríamos seguir hablando con más profundidad, pero hoy os quiero hablar de la ventilación emocional, una práctica necesaria para nuestro bienestar, que no es más que la expresión de las emociones.

 

¿ Qué son las emociones? ¿Para qué sirve lo que siento?

 

Nuestras experiencias previas y aprendizajes contribuyen a dar significado a las emociones.

 

Una buena ventilación emocional implica aceptar las emociones que frecuentemente reprimimos porque son juzgadas como negativas o malas. Debemos saber, que tener emociones forma parte de la naturaleza humana, no existe una emoción “mala”. Pero retomemos la idea de que las emociones dependen de nuestras experiencias y aprendizajes, a lo largo de nuestra vida aprendemos a catalogar las emociones como positivas o negativas, desde niños observamos distintas reacciones en nuestro entorno en función de la emoción que expresamos, por ejemplo, un niño puede observar cómo su entorno no reacciona de la misma manera ante su alegría, que ante su enfado o ante su tristeza. Y es así cómo vamos aprendiendo a dar significado a nuestras emociones. Si además crecemos en un ambiente en el que la expresión de las emociones no es lo habitual, o en el que la expresión de las emociones es signo de debilidad, ya de adultos tenderemos a reprimirlas.

 

Primeros auxilios emocionales

 

La represión de las emociones no es una buena estrategia de afrontamiento.

 

Pueden ser muchas las razones que nos lleven a no mostrar las emociones, como el temor a ser juzgados, el miedo al rechazo, a ser vistos como vulnerables o el simple hecho de sentirnos desprotegidos. Pero debemos saber que las emociones son universales, todos las sentimos, nadie está libre de sentir tristeza, miedo o frustración. La represión de estas emociones no nos conduce a sentirnos felices, sin miedo o libres de frustración, sino que implica un importante desgaste anímico. Imaginemos por ejemplo, que bajando un escalón nos torcemos el tobillo, pero decidimos seguir caminando como si nada hubiese pasado, sintiendo dolor ¿Es posible que haciendo como que nada ha sucedido deje de doler? ¿Sería correcto pensar que comunicar que nos duele es vergonzoso o signo de debilidad? Pues las emociones, funcionan de la misma manera, al cumplir una función adaptativa es necesario procesarlas para poder integrar aquello que nos sucede.

 

inexpresión

 

En algún momento de nuestra vida todos vamos a tener que hacer frente a situaciones que nos despierten emociones que hemos aprendido a etiquetar como “negativas”, emociones como la tristeza, el dolor, el miedo, el enfado o la ira. Y son muchas las personas que recurren a la represión emocional como estrategia de afrontamiento, es decir, actuar como si nada pasase, evadirse para apartar esas sensaciones “desagradables o molestas” que están experimentando. No obstante, reprimir una emoción no la hace desaparecer, las emociones que no se expresan se sienten igualmente, incluso si tratamos de taparlas o callarlas pueden desencadenar síntomas psicológicos y físicos.

 

Analfabetismo emocional

 

La ventilación emocional como técnica de bienestar.

 

La ventilación emocional se basa sencillamente en encauzar una vía de salida a esas emociones que tratamos de ignorar, en expresarlas, en manifestarlas. ¿Cómo podemos hacer esto? Pues bien, hay varias formas de hacerlo. Es posible que haya alguna persona de tu confianza, alguien con quien puedas compartir cómo te sientes y sea fácil exteriorizar libremente tus emociones. Pero no es necesario que lo compartas con alguien, puedes hacerlo tú mismo, dedicando un tiempo a escuchar lo que sientes. ¿De qué manera puedes hacerlo? Quizá te sirva de ayuda escribirlo, la escritura es una herramienta muy valiosa. Para hacer este ejercicio de introspección ten en cuenta unas sencillas pautas:

 

 

– Toma consciencia de cómo te sientes, puedes intentar ponerle nombre a la emoción o describirla.

– No niegues lo que sientes, no intentes reprimir lo que te produce esa emoción. Recuerda que escribirla es una forma saludable de expresarla.

– Intenta entender por qué te sientes así, es posible que haya un motivo para que te sientas de esa manera.

– Acepta todas tus emociones como naturales y válidas, no las juzgues.

 

Esta práctica te ayudará a tu propio autoconocimiento y la aceptación de tus emociones, siendo fundamental para el bienestar emocional.

 

Inteligencia Emocional desde la infancia

 

Y recuerda que si tienes dificultades para lidiar con tus sentimientos puedes recurrir a la ayuda de un profesional que te guie en la gestión de tus emociones.

 

 

 

 

Eyaculo antes de lo que me gustaría ¿Qué es lo que me ocurre?

Eyaculo antes de lo que me gustaría ¿Qué es lo que me ocurre?

Si durante las relaciones sexuales, sientes que eyaculas antes de lo que te gustaría, lo más probable es que hayas escuchado el termino eyaculación precoz, de hecho, es un término muy popular.

En este post, vamos a ver, algunos de los principales aspectos que se tienen en consideración, cuando un cliente acude a consulta, debido a una insatisfacción propia, de la pareja o de ambos, relacionada con la eyaculación.

El tiempo que se tarda en eyacular

La variable del tiempo, es un intento por conseguir un dato objetivo, para efectuar el diagnostico. Sin embargo, aporta poco, de forma aislada.

eyacular antes

El manual diagnostico DSM 5, establece como criterio a cumplir, para considerar una eyaculación como precoz, que esta se produzca, en el trascurso de un minuto, desde el inicio de la penetración.

Este criterio, inevitablemente vendrá a influir sobre los demás aspectos, que veremos a continuación.

La capacidad de control

Si algo caracteriza al cuadro de eyaculación precoz, es la percepción de ocurrencia involuntaria, es decir, gran parte de la frustración que genera, es debida a que la eyaculación se produce antes de lo que la persona desea.

Esta sensación de no control de la eyaculación, incrementa en gran medida, la ansiedad anticipatoria, en los momentos previos al sexo y durante el sexo.

La ansiedad anticipatoria, actúa de esta forma como un factor que perpetua y agrava el problema. Ya que la ansiedad durante las relaciones sexuales, está  asociada a eyaculación precoz y disfunción eréctil.

Mi pareja me evita y no entiendo por qué

La realidad es que, la capacidad de control, funciona como una paradoja. A mayor intento de control, mayor suele ser la ansiedad, con lo que se mantiene y agrava la circunstancia que se pretende mejorar.

Es decir, habitualmente, la persona que presenta eyaculación precoz, al percibir el problema como una cuestión de control, intenta solucionarlo controlando más, lo que suele sobrevenir en la cronificación del problema.

Si bien hay técnicas para entrenar la capacidad de control eyaculatorio, para que funcionen, estas deben estar basadas, siempre, en un entrenamiento conjunto de la capacidad para “dejarse ir”.

La satisfacción sexual de la pareja

La insatisfacción sexual de la pareja, indicada directamente o bien percibida de forma indirecta, es un aspecto que suele determinar la solicitud de ayuda sexológica.

Generalmente esta cuestión esta muy relacionada con dos aspectos; la creencia de que se es responsable de la satisfacción de la pareja y la idea de que dicha satisfacción, tiene que ser a través de la penetración.

terapia sexual

Ambas concepciones, suelen generar, un incremento de la ansiedad y una focalización atencional en el control eyaculatorio. Con lo cual el agravamiento del problema está prácticamente garantizado, a no ser que se modifiquen los mantenedores del mismo.

De hecho, la solicitud de ayuda, suele estar marcada por la triada compuesta por una baja percepción de control, la percepción o constatación de insatisfacción de la pareja y cómo veremos en el siguiente punto la propia insatisfacción personal.

La intimidad en pareja: una aliada en el sexo

La propia satisfacción sexual

La propia satisfacción, constituye un aspecto fundamental a tener en cuenta, al evaluar la situación.

Aquí se hace relevante, tener en cuenta, si se acude a consulta debido a una insatisfacción propia, ante la constatación / percepción de insatisfacción por parte de la pareja o ante la unión de ambas circunstancias.

La insatisfacción propia respecto a la relación sexual, puede estar muy influenciada por el contexto social y cultural.

Una reflexión final

Detrás de la etiqueta diagnostica de eyaculación precoz, existe un sistema complejo de factores que predisponen a que ocurra el problema y otros que contribuyen a mantenerlo y agravarlo.

Determinadas fuentes en internet, pueden incrementar el estrés y ansiedad de la persona y consecuentemente, contribuir al mantenimiento y agravamiento de la situación.

Espero que, en ese sentido, esta publicación, contribuya a reducir la presión de la persona que lo lea.

Nos vemos en el próximo post, como siempre puedes dejar un comentario con tus preguntas o reflexiones, estaremos encantados de leerte.

 

¿Cómo empezar a practicar meditación mindfulness?

¿Cómo empezar a practicar meditación mindfulness?

En este post, me gustaría ser muy practico y ofrecer una guía sencilla, para comenzar a practicar la meditación mindfulness, desde hoy mismo.

Para ello, vamos a explicar en que consisten, los dos fundamentos de la práctica de la meditación mindfulness; la instrucción fundamental y los componentes actitudinales que rodean la práctica.

Con estos dos pilares, puedes comenzar a practicar, además en el post, os voy a proponer una meditación en audio para dar comienzo a vuestras prácticas.

Si quieres comenzar a practicar desde ya, acompáñame en estas líneas, vamos a disponerlo todo, para que así sea.

¿Es sencillo comenzar a meditar?

Empezar a meditar es sencillo. Cuanto más se avance en la práctica, mayor cantidad de matices y variedades de meditación podemos abarcar. Sin embargo, comenzar desde la base es sencillo.

Una cuestión diferente, son las expectativas. Al principio es común, que pueda aparecer enfado o irritación, fruto de creencias erróneas acerca de la meditación.empezar a meditar

Estamos muy acostumbrados, a actividades competitivas, por lo que, automáticamente nos concentramos en los resultados, en lugar de en el proceso.

Un gran porcentaje del éxito, para lograr instaurar la meditación, como un hábito, está en centrarse en el proceso, más que en los resultados.

De hecho, como veremos más adelante, la instrucción fundamental, así como las actitudes, siempre inciden en observar el proceso, sin juzgar los resultados.

La base para comenzar: la instrucción fundamental

La base del mindfulness o instrucción fundamental, como la denomina el psiquiatra Vicente Simón, es el fundamento sobre el que se sustentan, todas las prácticas de meditación mindfulness.

En síntesis, se trata de, voluntariamente, dirigir la atención a la experiencia inmediata, al presente.

La clave, por mi experiencia en su práctica, está en seguir tres pasos, que voy a exponeros a continuación.

En primer lugar, debes elegir un punto de anclaje, una diana atencional. Si estas comenzando, la respiración es un ideal, puedes centrarte donde mejor la sientas, yo suelo centrarme en los orificios de la nariz y en la sensación cuando el aire entra y sale por dichos orificios.

El segundo paso, consiste en reconocer cuando nos distraemos. Consiste en observar el desplazamiento de la atención, hacia otro lugar distinto, a la diana o punto de anclaje. En definitiva, se trata de darse cuenta, que te has distraído. Este es el funcionamiento normal de nuestra atención, lo que entrena la meditación es la capacidad para hacer consciente, un proceso que pasa desapercibido en la mayoría de nuestras actividades díarias.

El tercer paso, consiste en regresar a la diana inicial. La clave de este tercer paso, esta en la actitud con la que se realiza, la actitud ideal es la de no juicio y amabilidad. Es decir, te has dado cuenta en el segundo paso que te distrajiste, has sido capaz de darte cuenta, entonces regresas en el tercer paso, sin criticarte, tratándote de forma amable, te conduces de nuevo a la diana. Regresas a los orificios de tu nariz, sintiendo el aire de nuevo, entrando y saliendo.

¿Qué es eso del “mindful eating”?

Los componentes actudinales durante la meditación

Una vez tienes clara, la instrucción fundamental, lo ideal es conocer, los componentes actitudinales, desde los que se practica dicha instrucción. Estos componentes actitudinales, no son un complemento, más bien son el segundo pilar, junto a la instrucción fundamental.

Los componentes actitudinales son; aceptación, no aferramiento, no juicio, amabilidad y apertura. A continuación, voy a describirlos, de una forma muy breve, para que sirva de resumen.

Aceptación

Implica reconocer las cosas, como están sucediendo en el momento, contemplarlas y observarlas, tal cual son.

No aferramiento

Consiste en dejar pasar todo aquello que trascurre en la conciencia, sin detenerse a desgranar dicho contenido.

No juicio

Pretende no etiquetar lo que trascurre en nuestra conciencia, es el complemento a la aceptación/reconocimiento.

 

La actitud compasiva (metta en el idioma pali)

Se trata de una actitud de amabilidad con cariño, hacia los demás y uno mismo.

La apertura

Una disposición a contemplar fenómenos, ya observados, como si se contemplasen por primera vez.

Algunas recomendaciones de materiales para empezar

El requisito fundamental, para comenzar a practicar, es encontrar un lugar y momento adecuado para practicar la meditación.

Para ello resulta fundamental, que sea un lugar tranquilo, dentro o fuera de casa, donde haya silencio y la temperatura sea agradable. Respecto al momento adecuado, un aspecto esencial es disponer las condiciones, para no ser interrumpido, durante la práctica.

Habiéndonos ubicado ya en el espacio y lugar, toca decidir la postura. Decir que se puede empezar a practicar sentados en una silla que resulte cómoda.

Si optas por meditar recostado en el suelo, lo recomendable es utilizar algunos productos meditación como una esterilla antideslizante, similar a las que se utilizan en yoga, junto con un cojín de meditación o Zafu, situado encima de dicha esterilla. Esta es uno de los modos más comunes y cómodos para meditar.

8 ejercicios de iniciación en el mindfulness

Los audios que recomiendo para iniciar la practica

¿Cómo empezar a meditar ahora mismo? Si estás dispuesto a comenzar ahora recomiendo hacerlo con meditaciones guiadas por un profesional.

En este caso, mi recomendación es comenzar por las meditaciones guiadas por Vicente Simón.

Tenéis la opción de poderlas escuchar por la app Ivoox o a través de YouTube. Podéis acceder a las meditaciones presionando aquí.

Para que podéis comenzar, mi propuesta es que lo hagáis por la llamada meditación de la respiración, que os voy a enlazar justo en este post, se trata de ponerlo fácil.

Una reflexión final

En este post, he pretendido, que os iniciéis en la meditación mindfulness, de forma sencilla.

Muchos de los aspectos indicados en el post, os serán más fáciles de comprender, una vez iniciada la práctica de la meditación.

Para comenzar, recomiendo hacerlo con meditaciones con punto de anclaje en la respiración. En concreto, en este post os facilito una meditación con este anclaje, para que os sea practico comenzar.

Resaltar que la actitud con la que se medita, es un elemento esencial, por lo que, se hace especialmente importante tenerlo en cuenta.

Hemos llegado al final de este post, espero que os haya resultado útil, como siempre podéis dejar vuestras dudas o sugerencias, en los comentarios del blog.

Mi hijo tiene piel atópica 2: La experiencia de 5 años

Mi hijo tiene piel atópica 2: La experiencia de 5 años

Hace  tiempo escribí el artículo “Mi hijo tiene piel atópica” sobre nuestra experiencia como padres de un niño con piel atópica.  Ya han pasado 5 años desde el primer brote de nuestro hijo y luego, han ido viniendo otros, pero quiero adelantaros que, a día de hoy, TODO HA MEJORADO. De hecho ha mejorado tanto, que hace unos días acudimos a su revisión con el dermatólogo (en los últimos años lo han estado viendo cada 6 meses) y ya tenemos el alta médica…

Releyendo aquel artículo encuentro el siguiente párrafo:

“He aprendido que los problemas de la piel son bastante heterogéneos de un paciente a otro. Conozco a bebes que tienen el mismo problema que Jorge pero que no les da tanto en la carita sino en otras partes del cuerpo o con brotes menos fuertes. La realidad es que no creo que esto tenga cura, pueden controlarse los brotes previniendo que vayan a más con una serie de pautas pero la madurez del propio niño, es lo que parece contribuir a que el problema se vaya menos. Esta última teoría os la iré corroborando conforme Jorge crezca”

Un resumen de estos años

La aparición de los brotes estaba relacionado con la bajada de defensas. Cuando se resfriaba o tenía algunas décimas, por decirlo de alguna manera,  su cuerpo reaccionaba con esas erupciones en la piel.

A medida que nuestro hijo crecía, los brotes se fueron distanciando en el tiempo pero cuando venían, tardaban  en marcharse totalmente.

Algo que también cambió, de forma considerable, fueron las lesiones en la cara, zona en la que principalmente se había focalizado el problema de piel atópica. Aparecían algunas aisladas en la zona de la barbilla, que con la saliva del pequeño empeoraba y detrás de las orejas, pero sin llegar a lo que ya os mostraba en aquellas fotos del artículo.

Los miedos en los niños

A lo largo del tiempo fueron apareciendo pequeños brotes en los muslos, axilas, glúteos y espalda pero sin llegar a ser grandes brotes y algo más controlados…Se trataba de lesiones aisladas.

Los brotes más fuertes en estos últimos años se han focalizado en las manos llegando a caérsele algunas uñas. Comienza con heridas bien en los nudillos o cerca de la conexión del dedo con la uña, de ahí que la infección que se generaba afectaba al nacimiento de la misma. A veces también le aparecían irritaciones entre los dedos, en la palma de las manos y en la zona de las muñecas.

Bueno, pues sin ser dermatóloga y sin intención de soltar una verdad absoluta corroboro la hipótesis de que la madurez del niño ha ayudado a minimizar el problema

¿Qué es a enuresis?

La madurez del niño ha ayudado a mejorar el problema de piel atópica

La madurez ha permitido nuevas formas de afrontamiento:

  • Mayor comprensión por parte del niño sobre lo que ocurre, lo que permite que nos cuente cómo se siente y nos pida ayuda cuando le pica demasiado. esto nos ha ayudado a actuar más rápido ya que cuando no se comunicaba acaba destrozandose donde tenía las heridas. Ahora ha aprendido a hablar  de como se siente, cuando le pica mucho lo dice para que le ayudemos y además, hemos conseguido que entienda lo importante de que no se infecten las heridas (yo a veces le digo que las pupas son las puertas de las heridas, y que es importante mantenerla cerrada para que no entre nada a molestar a las heridas que se tienen que curar. Ha tenido moda de arrancarse las pupas)

¡Buenas noches y hasta mañana! Miedos nocturnos: Aprender a dormir

  • Lo anterior nos facilita el implicarlo más activamente en la prevención de los brotes. Ha aprendido a aliviar el picor de otra manera, se sopla, mete las manos en agua, coge un hielo,…Sabe que la crema hidratante es necesaria y aunque siempre hay queja cuando se la echamos, es lo que permite la mayor prevención de los brotes. Esta crema (que parece como una vaselina) le suele escocer cuando tiene heridas por lo que intentamos probar otras cosas como aceite de oliva durante ese periodo, le vamos soplando o ponemos el ventilador para que le alivie mientras se la echamos. Intenamos enseñarle que su problema puede abordarse de diferentes maneras, en función de cómo esté el panorama.

 

  • Cuando tiene brotes hacemos que participe en sus cuidados: en echarse el suero (llenar la jeringuilla es toda una aventura) y la pomada, en taparse con gasitas durante la noche las heridas…que se implique en sus cuidados es importante. De hecho, en las revisiones que tenemos en la Seguridad Social cada 6 meses los profesionales le hablan mucho a él, tienen en cuenta su explicación y le dicen directamente a él cómo tiene que actuar.

 

  • Las pomadas que nos ha ido recomendado el médico, a medida que el niño crecía, han actuado de una manera más efectiva e incluso, utilizamos alguna preventiva sin corticoides cuando vemos que las lesiones empiezan a aparecer. Cuando los brotes son algo más fuertes utilizamos una pomada de cortocoides.

Seguro que vuestra experiencia como padres de algun niñ@ con piel atópica nos es de gran utilidad. Animaros a dejar un comentario.

 

 

 

 

 

¿Cómo afectan las redes sociales a la inseguridad que siento hacia mi pareja?

¿Cómo afectan las redes sociales a la inseguridad que siento hacia mi pareja?

Estas en casa, pensando en que hará tu pareja, miras WhatsApp y ves que está en línea.

Empiezas a preguntarte ¿Con quién podría estar hablando?… dejas el móvil, pasan dos minutos y realizas otra comprobación.

Tus pensamientos van demasiado rápido, ayer miraste su Instagram y viste que  había dado un me gusta a un chico/a que podría encajar, con su prototipo ideal.

¿Por qué está conmigo? ¿No tengo nada que ofrecerle?

Entonces decides llamarlo/a, hablas con él/ella y le preguntas que hacía tanto tiempo en línea. Té dice que estaba hablando con su mejor amigo, resulta que ha tenido un problema y le estaba ayudando a desconectar.

Respiras y te relajas, suena convincente. Te sientes tranquilo/a, pones una serie en Netflix. Entonces piensas, estará de nuevo en línea…

Miras WhatsApp y te relajas, sin embargo, sorpresa, está conectado en Facebook, los pensamientos se aceleran y apagas la televisión…

Si las líneas anteriores te suenan familiares, es probable que hayas entrado dentro de un cóctel muy dañino, conformado por tu inseguridad, la desconfianza en tu pareja,el control cómo conducta y el sistema de refuerzos de las redes sociales.

Bienvenidos/as a un nuevo post, de la sala de espera.

¿Dónde nos vamos a enfocar en este post?. Unas aclaraciones muy necesarias

Se trata de una cuestión compleja. No fácilmente reducible, ya que cada caso requiere una atención particular.

Reduciendo para poder aclararnos, podemos contemplar dos perfiles de personas que realizan el control;

  1. A) Los que lo consideran un problema.
  2. B) Los que lo tienen integrado como una conducta normal.

Habitualmente acuden a consulta los primeros, ya que la conducta que les mitiga la ansiedad por un lado, les general más estrés, angustia y culpabilidad por otro.

En este post, nos centraremos, en este primer grupo, aquellas personas que saben que el control los/las está haciendo cavar su propia destrucción, pero que no pueden dejar de cavar.

¿Cómo he acabado enganchado/a a controlar a mi pareja en las redes?

Antes de nada, es importante descartar, que tu pareja no esté fomentando tu inseguridad, a través de conductas determinadas, en este post puedes leer sobre ello.

Tengo miedo de que mi pareja me deje por otro/a (Vol. I)

Las personas llevamos muy mal la incertidumbre, el control reduce la incertidumbre, nos da seguridad. Por tanto, el control, habitualmente cumple la función de rebajar nuestra ansiedad.

En psicología, el termino técnico para denominar a este fenómeno, es el de refuerzo negativo. Es decir, cuando una conducta, en el caso  de este post, controlar a la pareja a través de las redes, reduce la ansiedad, la probabilidad de que se repita aumenta.

Dicho de otro modo, al librarnos de la tensión que sufrimos, de forma rápida y fácil, lo más probable es que, cada vez que aparezca la tensión, acudamos a las redes a mitigarla.

Todo aquello que disminuye nuestro malestar, tiene la posibilidad de convertirse en una conducta habitual en nosotros.

¿Por qué es un círculo vicioso que incrementa mi propio malestar?

Lo mismo que te quita la presión, te la acaba generando. Parece ilógico, pero si profundizamos un poco, veremos su funcionamiento.

El control relaja, pero lo hace a corto plazo, de forma que tras un breve periodo de tiempo después de controlar, sentirás la emoción molesta y volverás a mirar tu móvil.

Pero veámoslo más en detalle:

1.Si lo que ves en tu móvil, te proporciona tranquilidad, te relajas durante un corto espacio de tiempo, aumentando las posibilidades, de volver a mirar, en cuanto la ansiedad aparezca de nuevo.

2.Si lo que ves en tu móvil, te proporciona intranquilidad, te activas más y continúas comprobando, hasta que encaje con lo que consideras tranquilizador.

De forma que se trata de un callejón sin salida, por la vía 1 o por la 2, se está reforzando la conducta de comprobación. Si no hay un cambio, esta conducta será cada vez más frecuente.

¿Por qué has decidido hablar específicamente de redes sociales e inseguridad?

Si eres usuario habitual de las redes sociales, habrás sentido en carne propia, que están fabricadas para resultar muy reforzantes. O dicho de otra forma, para que regreses una y otra vez a ellas.

La vida en Facebook, Twitter, Google plus y otras redes sociales

Podemos enunciar algunas formas en las que las redes sociales facilitan el control;

Notificaciones de actividad: Sabes si tu pareja está o no en línea, en cada una de las redes sociales

Ultima hora de conexión: Estas en conocimiento, de cuando fue la útima vez que él o ella se conectó.

Chequeadores de lectura: Certifican que un mensaje, ha sido leído por tu pareja.

Reacciones de publicación: te certifican que tu pareja le ha dado un “me gusta” u otro tipo de reacción a x publicación.

Hay muchas más, estos son algunos ejemplos, la cuestión es que, si bien depende de las personas, podemos decir que las redes sociales, están diseñadas para que regreses a ellas, sea el motivo que sea, satisfacción personal, inseguridad y un largo ect.

Lo que antes de la expansión de las redes, se trasmitía a través de cotilleos de grupos pequeños, ahora genera una expansión, que puede elevar los niveles de sufrimiento de las personas, a niveles muy altos.

Un asunto complejo, en el que todos formamos parte

En ese post me he enfocado en las personas que intentan controlar a su pareja por redes sociales, a pesar de que saben , que generan daño a sí mismos y su relación.

Sin embargo, es un asunto complejo, que aquí se ha reducido, para poder explicar una parte del problema.

Por último, me ha parecido muy importante destacar que, las redes sociales, están construidas para regresar continua y compulsivamente a ellas. A través del uso de refuerzos y castigos, es decir, a través del conocimiento de cómo nos comportamos y aprendemos.

Llegamos al final de este post, como siempre puedes dejarnos un comentario o sugerencia en los comentarios.