La coordinación de la parentalidad

La coordinación de la parentalidad

Hoy contamos con la colaboración de Carmen Valero Lázaro, abogada y coordinadora de  parentalidad. A ella, le define un sentido idilico de justicia que ha alimentado ayudando a parejas  en proceso de ruptura intentando que las parejas negocien un convenio regulador sin conflictos y  lleven a cabo los acuerdos fijados en el convenio reduciendo el coste emocional que pueda afectar a los hijos y a la propia pareja en sí. Hoy nos aproxima al concepto de la corrdinación de parentalidad. Gracias amiga

La coordinación de parentalidad es una figura novedosa que surge para auxiliar al juez en los divorcios de alta conflictividad, también pueden los padres someterse voluntariamente a este proceso como herramienta que les ayude a gestionar el conflicto y minimizar el impacto emocional del proceso de ruptura.

Esta figura surgió en EE.UU hacia los años 80 y en España desde el año 2012, la Audiencia Provincial de Cataluña, comienza a dictar sentencias derivando al grupo familiar a la figura del coordinador de parental, posteriormente fue Aragón y la comunidad valenciana y los jueces del todo el territorio español están reclamando esta figura cuya regulación legal ya está en marcha.

Hay mucho que decir sobre este tema, en próximos artículos hablaremos sobre las funciones concretas del coordinador de parentalidad, los requisitos y forma de ejercerla y su diferencia con otras figuras afines, tales como la mediación, terapia… pero empecemos por el principio, qué es la coordinación de parentalidad, en adelante COPAR.

¿Qué es la coordinación de parentalidad?

Según la definición de AFCC (Association of Family and Conciliation Courts) formulada en el año 2005, la coordinación de parentalidad es:

Un proceso alternativo de resolución de disputas centrado en los niños/as, en virtud del cual un profesional de la salud mental o del ámbito jurídico con formación y experiencia en mediación, asiste a progenitores en situación de alta conflictividad a implementar su plan de parentalidad, ayudándoles a resolver oportunamente sus disputas, educándolos con respecto a las necesidades de sus hijos/as yprevio consentimiento de las partes y/o del juzgado– tomando decisiones en base a los términos y condiciones establecidos por la resolución judicial, o por el acuerdo de designación del/la coordinador/a de parentalidad.

El fin último de este recurso es proteger a menores que sufren el impacto negativo de las crisis familiares y así evitar el daño psico-emocional que ello implica en el desarrollo presente y en el futuro de sus vidas.

La CP viene a dar respuesta a aquellos casos en los que otras herramientas tales como la mediación, la sentencia, la terapia … no son suficientes en estos supuestos de ruptura con alta conflictividad.

Así, la COPAR viene a ser una figura auxiliar de los tribunales y jueces, ya que éstos no suelen ser capaces de solventar esta especial problemática con los medios de ejecución clásicos (apercibimientos, multas, o la intervención de la fuerza pública).

De hecho, hay sentencias que señalan que, en la fase de ejecución de las sentencias en materia de Derecho de Familia, existe una “obsolescencia de los instrumentos procesales ofrecidos por la Ley de Enjuiciamiento civil para solucionar las controversias que van surgiendo”.

Los miedos en los niños

¿Qué es la enuresis? DSM-5

Mi hijo se hace caca: Que es la encopresis y cómo se trata

La Coordinación de Parentalidad es una forma de resolución de conflictos para aquellas familias cuyos progenitores han decidido poner final a su relación sentimental de manera legal, y presentan niveles moderados y altos de conflicto, afectando éste a sus hijas e hijos comunes.

El coordinador parental llevaría a cabo un proceso educativo, de mediación, de intervención, y en definitiva de gestión de cada caso particular, monitoreando el progreso de la familia para asegurar que los progenitores están cumpliendo con sus obligaciones parentales y con el convenio regulador establecido por el juez de familia, así como de la prevención de conflictos futuros.

¿En que consiste la figura del coordinador parental?

Los Coordinadores parentales ayudan a los progenitores a establecer y mantener una coparentalidad sana que les posibilite reducir los  conflictos y evitar aquellas situaciones que suponen factores de riesgo que van a  influir en la adaptación tras el divorcio de los menores.

Así pues, el énfasis general es ofrecer a los niños y niñas la oportunidad de crecer en un ambiente familiar sin el estrés devastador de estar atrapados en medio de un  conflicto que no les pertenece.

El coordinador parental es un profesional de la salud mental o del ámbito jurídico que asesora y guía a las familias en las situaciones más conflictivas con el objetivo de atenuar el impacto negativo de estas crisis.

El coordinador parental sirve de «guía» pero también es importante para descongestionar los juzgados de situaciones rutinarias que podrían resolverse de manera mucho más sencilla.

Inteligencia Emocional desde la infancia

La función del coordinador es la de implementar el plan de parentalidad. Es decir, saber cómo se van a organizar en el nuevo escenario. Después de la ruptura, cómo va a ser la relación entre los padres, con los niños, organización de los días de visita…

La Coordinación Parental es un proceso alternativo de resolución de conflictos (ARC), de tipo jurídico y centrado en la salvaguarda de la salud mental, que conjuga evaluación, educación, gestión de casos, gestión de conflictos y a veces toma de decisiones.

El Coordinador Parental debe ser consensuado entre las partes de mutuo acuerdo. Puede ser recomendado por los Equipos de Asesoramiento Técnico en el ámbito de familia y finalmente designado por el propio Tribunal.

¿Dónde y en qué situaciones se centra la figura del coordinador?

El trabajo del Coordinador Parental se centra en los niños y niñas, en virtud del cual un profesional con formación especializada, asiste a progenitores en situación de Alta Conflictividad para ayudarles a implementar su plan de Parentalidad, o convenio regulador, en fase de ejecución de sentencia, ayudándoles a resolver oportunamente sus disputas, educándoles con respecto a las necesidades de sus hijos y tomando decisiones en base a los términos y condiciones establecidos por la resolución judicial.

En situaciones de divorcios conflictivos, hasta ahora sólo había en España la figura del mediador, una persona elegida voluntariamente por las partes del proceso para modelar la tensa situación por la separación.

Desde hace poco tiempo, ya existe en los procesos de ruptura el papel del coordinador parental. No es más que un profesional de la salud o del ámbito jurídico con formación específica en conflictos y, sobre todo, familia.

La psicología como herramienta del abogado

La mayoría de los hijos se ven obligados a ser dos personas diferentes; una, cuando están con el padre y, otra, cuando están con la madre.

Realizan un esfuerzo enorme por contentar a cada uno con lo que les tiene que decir, u ocultar, según las estrictas indicaciones del otro progenitor.

En esta encrucijada sienten mucho temor. Miedo a poner en peligro sus demandas afectivas.

Muchos padres acuden a los juzgados porque creen que es la mejor opción y que allí les darán una solución cuando entre ellos no la encuentran.

Pero a veces,  lo que ocurre es peor que lo que ellos mismos hubieran decidido ya que puede ser que el juez acaben tomando decisiones muy duras que se ven obligados a acatar. Por este motivo, se acaba de crear en España la figura del coordinador parental, que lleva funcionando más de una década en Estados Unidos y ha reducido un 75% el número de litigios por divorcio de alta conflictividad.

En nuestro país, entre un 15 a 20% de los divorcios son de alta conflictividad y como las sentencias no se cumplen por ambas partes, vuelven a recurrir, y es lo que hace que haya montañas de recursos a la espera de una nueva resolución.

La justicia no está preparada para hacer frente a este gran volumen de recursos y es lo que dota de mayor sentido a la figura del coordinador parental.

¿Cuáles son los objetivos del COPAR?

Objetivos de la COPAR

  • Adquirir los conocimientos necesarios para mejorar las situaciones de estrés y malestar de los menores, producidas por separaciones y divorcios de alta litigiosidad.
  • Enseñar las estrategias necesarias para favorecer la ejecución efectiva de las resoluciones en los expedientes de alta conflictividad en los Juzgados de familia.
  • Aplicar funciones educativas para erradicar las actitudes conflictivas en los progenitores.
  • El principal objetivo es mejorar la vida de los niños que viven inmersos en una alta conflictividad familiar por una situación post divorcio.
  • Incrementar la colaboración entre los progenitores, reduciendo el nivel de conflicto entre ellos y por ende, minimizando los factores de riesgo en divorcios conflictivos para los hijos, potenciando los factores de protección de las familias.
  • Añadir y/o complementar la sentencia sin modificarla.
  • Ofrecer una respuesta a la problemática familiar articulando la orientación e intervención de diversos recursos, además del propio coordinador de parentalidad.
  • Promover cambios en los diferentes contextos del conflicto.
  • Ayudar a conseguir cambios personales dentro de la nueva relación tras el divorcio.
  • Clarificar los límites de la relación entre los progenitores.
  • Enseñar a identificar las necesidades e intereses de los hijos.
  • Ayudarles a mejorar su comunicación para que puedan lograr de forma conjunta decisiones que afectan a sus hijos.
  • Ayudarles a minimizar y comprender el impacto del divorcio en los hijos.
  • Elaborar recomendaciones que puedan guiar la actuación judicial.
  • Tomar decisiones en cuestiones menores cuando los progenitores se sienten incapaces de hacerlo o son reiterativas. Todo ello bajo las directrices y limites firmados en el acuerdo de parentalidad.
  • Prevenir dificultades, teniendo en cuenta que el conflicto tras la sentencia se transforma, pero no se resuelve.
  • Desjudicializar la relación familiar y por extensión dignificar dicha relación.

Algunas conclusiones importantes

Según cifras oficiales, se estima que más de 100.000 niños al año se ven afectados por divorcios conflictivos en España.

Se estima, por parte del sector profesional, que estos casos absorben el 90% de los recursos del sistema judicial. De ahí, su demora en resolver los procedimientos, acumulando más víctimas de niños cada año.

Divorcio con hijos

España es uno de los países de la UE con más alto índice de divorcios. Y las cifras van en aumento.

Estos niños afectados por una situación de divorcio conflictivo, mal asumido y peor gestionado, sufren, en todo caso, un grave maltrato psicológico. Bien por parte de uno de los progenitores, bien por parte de los dos o bien por lo nocivo del entorno y ambiente en el que se ven inmersos; atmósfera ésta que se enrarece en función directa de las actitudes que adoptan los progenitores.

Es por ello responsabilidad de los padres tomar las medidas y ayudas necesarias para adoptar la mejor actitud ante el divorcio a fin de minimizar el impacto emocional en sus hijos y en ellos mismos.

Tengo miedo de que mi pareja me deje por otro/a (Vol. I)

Tengo miedo de que mi pareja me deje por otro/a (Vol. I)

¿Sientes desconfianza o inseguridad de forma generalizada hacia tu pareja y esto esta teniendo repercusiones sobre tu vida y sobre la relación de pareja?

¿Has intentado alguna forma de control hacia tu pareja como comprobar sus redes sociales?

¿Has notado que te sientes enfadado/a, triste o con ansiedad?

Si la respuesta a estas preguntas es un sí, puedes sentirte extraño/a por ello.

No se trata de un problema poco frecuente, de hecho, es un motivo de consulta y terapia muy habitual.

Los problemas de pareja que más atiendo en consulta

La inseguridad hacia la pareja y sus efectos

Podemos hablar de la inseguridad hacia la pareja y el miedo asociado a que nos pueda engañar como un espectro.

Una línea que va desde una inseguridad baja, media-baja, hasta una inseguridad media-alta o alta.

inseguridad pareja

El sentimiento de inseguridad es un generador de sentimientos como la angustia, miedo, ansiedad, que a su vez generan también inseguridad.

Si quieres ser feliz, confía en tu pareja

Sin embargo, no todo sentimiento de inseguridad respecto a la pareja, llega a ser un problema para una persona.

Se trata de una combinación entre la intensidad de la inseguridad, la importancia de la pareja en su vida y los recursos de los que la persona dispone.

Junto con otros factores como; la importancia de esa persona en su vida, la historia vital y el contexto en el que se mueve (esto ultimo lo analizaremos en un futuro post).

Duelo por ruptura de pareja: 5 FASES

A lo que podemos añadir las características propias de la otra persona. Este punto es relevante, el sentimiento de inseguridad en pareja se gesta en una interacción entre dos personas.

Los problemas respecto a este sentimiento de inseguridad, alcanzan su punto crítico cuando fruto de este sentimiento y sus asociados, la vida de la persona que lo sufre comienza a verse afectada de forma negativa y es considerado por la persona como no sostenible.

Es decir, cuando se genera un malestar que se traslada a diferentes esperas de su vida, la propia pareja, el trabajo, el ocio y tiempo libre y demás áreas en las que las que esta se mueve.

Se vuelve insostenible debido a que un determinado grado de inseguridad sostenido en el tiempo puede dar lugar a estrés crónico, con los efectos característicos sobre la memoria, la capacidad para tomar decisiones, la capacidad para pensar con claridad. Y los efectos sobre el cuerpo, tensión, dolores localizados, dificultad para respirar, ritmo cardiaco acelerado etc.

Factores que condicionan la aparición de inseguridad hacia la pareja

Tu historia de vida, el sustrato fértil o infértil para la inseguridad

Imaginemos que Carlos (ejemplo ficticio) conoce un poco antes de cumplir 30 años, a una chica muy especial para él.

Pero Carlos no es un folio en blanco, durante su infancia y adolescencia ha ido viviendo multitud de experiencias, con sus padres, sus amigos y sus primeras relaciones de pareja y las que vinieron después.

Las primeras relaciones de amistad y de pareja, constituyen una fuente de aprendizaje inmenso. Se generan creencias sobre el amor y su evolución con el tiempo, el sexo, la confianza que se puede depositar en el otro etc.

Esas experiencias constituyen una especie de infraestructura de esquemas de lo que se supone una relación, lo que se puede esperar y lo que hay que hacer para que tenga éxito o para que fracase.

inseguridad pareja

De esa forma cuando conoce a su actual pareja a sus 29 años, se están uniendo dos historias de vida. Dos personas que han estado en continuo aprendizaje hasta ese momento.

De esta forma podemos hablar de sustratos fértiles o infértiles para la inseguridad.

7 Problemas de Comunicación en Pareja

Es decir, independientemente de lo que la conducta de nuestra pareja, de cómo se comporte. Nuestra experiencia de vida, puede facilitar el hecho de que sintamos que nos sintamos más o menos seguros en la relación.

CRISIS EN LA PAREJA

Factores que tienen pueden contribuir a la inseguridad en una persona y que son ajenos a la relación son, engaños de anteriores parejas, creencias sobre el genero “los hombres son…” / las mujeres son …”, sobre lo que significa vivir en pareja “cuando se esta en pareja se tiene que hacer …” / “Cuando se está en pareja no se debe de…”.

Podríamos dar multitud de ejemplos de estos esquemas referentes a una pareja que pueden condicionar la relación.

El contexto actual. San Smartphone y su equipo condicionante de inseguridades -RRSS, APP`s de ligue y WhatsApp- (segunda parte de este post, próximamente en el blog)

La forma de actuar de tu pareja. Las interacciones generadoras de inseguridad, no intencional y la zona oscura, las personas con conducta manipuladora

La forma de actuar de tu pareja, su conducta hacia ti y hacia los demás. Puede condicionar en gran medida que sientas más o menos inseguridad en una relación.

Es decir, tu historia de vida interactúa con la conducta de tu pareja. En gran cantidad de ocasiones, como el caso que vamos a ver a continuación, la pareja no está haciendo nada malintencionado. Veamos el ejemplo:

Ejemplo: Carlos(nombre ficticio) ha vivido un engaño de su anterior pareja, por lo que existe mayor riesgo de que puedan aparecer inseguridades en el caso de que su pareja, Layla(nombre ficticio), sienta gran afinidad hacia su mejor amigo Rafa (nombre ficticio).

En este caso Carlos(nombre ficticio) puede realizar la siguiente reflexión “mi anterior pareja me engaño con su mejor amigo” “las mujeres y los hombres no pueden ser amigos (creencia), luego si mi pareja tiene un amigo íntimo, esta relación podría dar lugar a un engaño futuro”

Sin embargo, no en todas las ocasiones en que las personas sienten inseguridad esto se produce por ideas preconcebidas suyas. Aquí hay que llevar cuidado.inseguridad pareja

Es importante diferenciar si la inseguridad que siento, esta fundamentada principalmente en mi historia de vida o si por el contrario la pareja con la estoy, está generando deliberadamente esta desconfianza. Veamos otro ejemplo.

Ejemplo: podemos ver lo anterior con una de las conductas estrella de las personas cuya pretensión es manipular a su pareja, la triangulación. Es decir, los casos en los que la pareja introduce de forma deliberada a una tercera persona en la relación. La cual tiene todos los atributos que son admirables en el/ella.

Además, la persona que realiza la conducta suele expresar a su pareja la gran admiración que siente hacia esta persona. La diferencia con el amigo/a intimo es que este caso, hay una intencionalidad de generar celos en la persona victima de este tipo de manipulación. Este sistema puede generar inseguridades muy fuertes, que más tarde pueden ser usadas para manipular a la pareja y llevarlo/a hasta la desesperación.

Es por ello que cuando en consulta se presenta un caso de inseguridad hacia la pareja se hace relevante, como en cualquier caso, no dar nada por supuesto y analizar concienzudamente el caso.  A fin de saber realmente que esta ocurriendo y enfocar la terapia en una u otra dirección.

Problemas de pareja: cómo superar la ansiedad

Llegamos al final de este post sobre el miedo que una persona puede sentir respecto a que su pareja le engañe.

Este post tendrá segunda parte en la explicaremos otro elemento fundamental que condiciona el sentimiento de inseguridad hacia la pareja, la influencia del contexto actual en la gestación de las inseguridades en pareja.

Reserva directamente día y hora para la primera sesión del plan de intervención

GRATIS CON EL CUPON NOV19

El cupon hay que utilizarlo al final de formulario

b

Paso 1

Reserva día y hora

Paso 2

Realizar el pago de 4,45 €

Gratis con el cupon NOV19

Paso 3

Sesión de 30 minutos por videoconferencia

Cargando ...

Los problemas de pareja que más atiendo en consulta

Los problemas de pareja que más atiendo en consulta

En este post me gustaría compartir con vosotros/as los problemas de pareja que más frecuentemente veo en consulta, espero que contemplar estos problemas hacia fuera, pueda ser de ayuda para mejorar tu relación de pareja o prevenir problemas futuros.

Es habitual que las parejas acudan a terapia, cuando se encuentran al borde de la ruptura.

Es una tarea complicada a la par que gratificante, acompañarlos hacia un cambio que suponga un giro en la relación.

Quieres seguirme en este recorrido, conocer el problema es un buen paso para construir la solución.

Discusiones agresivas

Quizás hayas oído alguna vez, aquello de que discutir con tu pareja es bueno para la relación, te suena verdad.

El problema radica, en qué entendemos por discutir, aquí la cosa se complica. Habitualmente trabajo con parejas que discuten con frecuencia ¿Por qué estas discusiones no les ayudan?

pareja discutiendoParece que las piezas no encajan ¿Dónde está el fallo?

Se suele pensar que discutir consiste en hablar con tu pareja cargado de ira, gritar, decir cosas que lo/la pueden herir, recriminar, reprochar o lanzar aquel insulto que más le pueda doler.

¿Encaja este tipo de discusión con una relación de pareja sana?

La realidad es que gran parte de las parejas que inician una terapia, tienen discusiones de tipo agresivo.

Este tipo de discusiones destruye paulatinamente la relación, incrementándose gradualmente su gravedad hasta convertirse en autenticas explosiones de ira hacia la pareja.

Las discusiones que mejoran una relación de pareja, trascurren de forma totalmente distinta.

7 Problemas de Comunicación en Pareja

Se trata de discusiones que pretenden comunicar lo que se desea a la pareja, sin herirla, de forma asertiva. Estas discusiones construyen en lugar de destruir, aclaran en lugar de emborronar.

Es decir, no cualquier tipo de discusión mejora una relación de pareja, es más, las discusiones agresivas, acaban lentamente con las relaciones.

Sin embargo, en muchas otras ocasiones, se producen discrepancias, de forma que una persona de la pareja tiene una visión de lo que debería ser el proyecto de vida juntos y la otra persona tiene una visión distinta.

Si la discrepancia es muy alta, se puede producir un cuestionamiento de la continuidad de la pareja.

Es en este momento donde frecuentemente se acude a terapia de pareja, de igual forma las discrepancias en el proyecto de vida suelen ir acompañadas de discusiones agresivas.

Problemas sexuales

Los problemas sexuales son un motivo habitual para iniciar terapia de pareja. En concreto, problemas relacionados con las discrepancias en el deseo sexual de cada uno de los miembros.

Con el tiempo es habitual que se produzcan diferencias en el deseo sexual, dos ideas que suelen aparecer ante este hecho son; ya no resulto atractivo o atractiva para mi pareja o la posibilidad de la existencia de una tercera persona.

A las preocupaciones debido a estos pensamientos se suele unir el sentimiento de culpa en la persona que siente un deseo sexual más bajo, y la frustración en aquel que siente un deseo sexual más alto.

¿Por qué no puedo tener sexo con penetración?

La tensión en la pareja será mayor o menor, dependiendo de la diferencia de deseo sexual con respecto al otro miembro y del tiempo que lleven en dicha situación.

Las parejas suelen acudir a terapia en el momento en que los problemas sexuales repercuten a otras áreas de la relación de pareja.

Mi pareja me evita y no entiendo porque

Infidelidades

Ante una infidelidad, surgen muchas inseguridades y dudas en  la persona que ha sido engañada.

El descubrimiento del engaño genera multitud de emociones y pensamientos, estas emociones y pensamientos no siempre van en el mismo orden y varían dependiendo de la persona y de las expectativas que tenia respecto a su pareja.infiel

Hay personas que pueden reaccionar con mucha ira o agresividad y otras con indiferencia o tristeza.

Independientemente de todo ello, el descubrimiento del engaño supone que la persona engañada debe atravesar un duelo o perdida, en este caso una pérdida de la confianza.

 

hablar de sexo en pareja: ejercicio práctico

hablar de sexo en pareja: ejercicio práctico

Hoy vamos a hablar sobre sexualidad y sensualidad y a plantearte un ejercicio práctico para hablar de sexo en pareja.

La sexualidad y la sensualidad son dos conceptos distintos, aunque están íntimamente ligados y en muchas ocasiones la línea que los separa es difusa.

La sensualidad tiene que ver con la excitación y la gratificación de los 5 sentidos mientras la sexualidad tiene que ver con el deseo y la satisfacción del “impulso genital”. (más…)

La adicción al amor

La adicción al amor

La persona adicta al amor mide su valía en función de si cuenta o no con el amor de otra persona. La creencia contraproducente que mantiene de la idea del amor, le lleva a creer que sólo puede ser feliz y desarrollarse plenamente como persona si alguien le ama, y que lo peor que podría ocurrirle es estar sola.

Se trata de un tipo de persona dependiente que, en lugar de responsabilizarse de sí misma y de sus emociones, pretende cargar este peso sobre otra persona.

Deja su realización personal en manos de otro individuo. Su idea del amor es, en realidad, muy pobre. El amor es para ella una necesidad y no una opción.

Al no aceptar que la felicidad depende de sí misma y no de lo que otra persona esté dispuesta a hacer por ella, se convierte en un blanco fácil para la depresión. Puesto que su único vínculo con la cara amable de la vida, su único foco de satisfacción es el amor, cuando no consigue sus metas o sufre alguna desilusión en este ámbito queda desamparada, sin argumentos válidos que le den sentido a su vida.

7 palabras sobre el amor

La búsqueda desesperada del amor

Este tipo de persona suele ser víctima de su propia baja autoestima y de una idea demasiado idealizada del amor, la familia y otras instituciones sociales.

El fantasma de la soledad le aterroriza. Es en extremo enamoradiza y parece que en cada fracaso amoroso vaya a perder la vida.

Sin embargo, no siempre su amor al amor le asegura una relación amorosa estable y satisfactoria. Aunque, aparentemente, es todo amor, suele provocar más rechazo que unión.

5 mentiras sobre el amor

dependencia amorEs bastante corriente que algunas personas se sientan, al inicio de la relación, atraídos por la dependencia de la pareja que han elegido.

No lo interpretan como un signo de debilidad o inmadurez sino como un rasgo deseable.

Sin embargo, con el pasar del tiempo, la dependencia acaba siendo una pesada carga para la pareja.

Lo que era una virtud se convierte en un defecto a veces insoportable.

En algunos casos, la relación también acaba siendo frustrante para el/la dependiente porque esperaba recuperar su autoestima mediante la unión sentimental, y esto es algo que su pareja no puede proporcionarle.

Independencia y atracción

En cambio, las personas más independientes y menos dispuestas a ligarse emocionalmente son las que despiertan mayor interés y deseo. Esto puede parecer paradójico, pero no lo es en absoluto. Es una consecuencia lógica.

Mientras que la persona adicta al amor no se interesa verdaderamente por casi nada más que no sea el amor, la persona independiente se ocupa en intereses y actividades distintas, lo cual la enriquece como persona y le proporciona diversos temas de comunicación e intercambio con su pareja.amor dependencia

Por una parte, la persona adicta al amor tiende a imponer un tipo de relación cerrada, absorbente y de plena dedicación mutua, que puede acabar agobiando y aburriendo a su cónyuge.

En cambio, la persona independiente mantiene lazos con otras personas fuera del ámbito del hogar, lo cual le hace sentirse, a nivel individual, satisfecha de cómo se desarrolla su vida y, a nivel de pareja, se enriquecen con el intercambio continuo de información, estímulos y experiencias que mantienen con otra gente conjunta o individualmente.

La dependencia emocional

Los problemas para alcanzar una relación estable

El rechazo del que hablábamos también se manifiesta entre las personas adictas al amor, que todavía no han formado una pareja estable.

Generalmente, tienen problemas para retener a otra persona a su lado, incluso para que alguien se interese por ellas, porque de alguna manera transmiten su extrema inestabilidad. La imagen que dan es justamente la contraria a la que hipotéticamente propicia los juegos del amor y la seducción.

La necesidad de aprobación

 

Como recuperar a tu exnovia después de una ruptura.

Como recuperar a tu exnovia después de una ruptura.

En este post vamos a hablar sobre el amor, el desamor y sobre como recuperar a tu exnovia o a tu exnovio.

Si hay una búsqueda en Google que va a generar que te prometan el oro y el moro, pócimas mágicas, curanderos, magos y mil ideas para sacarte el dinero, es como recuperar el amor (o a tu ex).

Y te puedes encontrar desde estafas y vendedores de filtros de amor hasta  post que te explican estrategias para volver con tu ex desde distintos enfoques.

Vamos a tratar de poner un poco de objetividad sobre este asunto.

Que pasa cuando no somos correspondidos en el amor.

Cuando te deja tu pareja, es como si hubiera explotado una bomba nuclear dentro de ti.

Se ven afectadas casi todas tus áreas personales, se generan infinidad de sentimientos negativos, se disparan todo tipo de pensamientos automáticos negativos, se hunde la autoestima…

O dicho de un modo más sencillo, cuando tu pareja te deja, te sientes fatal.

Como recuperar a tu ex novia (o ex novio) después de una ruptura.

Cuando tu pareja decide que no quiere seguir la relación contigo, es posible que quieras recuperar su amor.

Pero tienes que tener en cuenta una serie de factores para que tengas posibilidades de conseguir recuperarla:

El primero es aceptar que después de una ruptura sentimental que tú no has decidido te sueles encontrar fatal por lo que seguramente no seas capaz de ofrecer tu mejor versión y eso va a dificultar todo el proceso.

El segundo, y el más importante de todos es:

Al amor se llega libre y se sale libre

Amar es un acto generoso, vital y libre. No hay ningún amor que no surja de la propia libertad de cada uno de nosotros.

 Y desde esa libertad con la que decidimos amar a alguien, iniciar una relación o hacer un proyecto de vida en común, somos libres de dejar de amar cuando nos dé la gana.

Tu pareja no es tuya y tú tampoco eres de nadie.

Es imposible obligar a amar a nadie, así que es muy mala idea ir por esta línea.

7 palabras sobre el amor

Que no hacer para recuperar a tu ex

recuperar a tu ex novia

Antes de tratar que podemos hacer para recuperar a nuestra expareja, vamos a centrarnos en que no tenemos que hacer.

De hecho, es casi más importante no meter la pata que las acciones que puedes hacer proactivamente para recuperar a tu exnovio o exnovia.

Que no hacer si quieres recuperar a tu ex:

Acosar a tu  ex pareja o stalking que dicen los milenials:

Es muy habitual la necesidad de querer saber, a niveles obsesivos incluso, que hace tu exnovia, que nuevos hábitos tiene tu exnovio, si esta triste, si esta feliz, si esta con una nueva pareja.

Y esta necesidad te puede llevar a espiar a tu pareja, a perseguirla, a estar atento a que hora se a conectado al whatsapp o a hiper analizar sus publicaciones en redes sociales en busca de mensajes ocultos.

Pero ten en cuenta que todas estas conductas tienen que ver contigo, no con tu ex. Son tus inseguridades, tu baja autoestima (celos) o tus miedos a los que estas apaciguando cuando acechas o acosas a tu pareja.

Y es muy mala idea para conseguir recuperar su amor porque, como ya hemos dicho, la única opción de que tu exnovio o exnovia vuelva contigo es desde su libertad.

Y tratar de controlar su libertad es una garantía de que esa persona nunca te va a volver a amar en la vida.

Reproches y hacerle sentir mal:

Cuando tu pareja te abandona es fácil que se te ocurran mil reproches que hacerle. Que si no ha luchado por la relación, que si tu has dado más, que si…

Pero en realidad esos reproches tienen que ver con tu enfado. Si tantas cosas tienes que echarle en cara a tu exnovia o exnovio, ¿Para qué quieres retomar la relación?

Permítete gestionar tu enfado y frustración sin tratar de herir a tu expareja y cuando hables con ella no lo hagas para echarle en cara todo lo que hizo mal. 

Duelo por ruptura de pareja

3 estrategias útiles para recuperar a tu exnovia o exnovio

1 Trata de ser tu mejor versión: Y ser tu mejor versión implica, de entrada, hacerlo por ti, no por tu ex. Trata de curar tus heridas, recuperar tu autoestima, gestionar tu frustración y recuperarte de la pérdida.

2 Aprende de tus errores: Si tu pareja te ha dejado, ¿Por qué ha sido? ¿Trabajas demasiado? ¿sólo tienes tiempo para los amigos? ¿Había problemas de convivencia?

Comprender lo que ha fallado te va a permitir mejorar en esas áreas (si realmente lo quieres) Si para cambiar las cosas que a tu expareja no le gustaba tienes que dejar de hacer cosas que son importantes para ti, a lo mejor tu ex te ha hecho un favor cortando la relación.

3 No hay recetas mágicas: No existen recetas mágicas para recuperar a tu ex. Ni filtros de amor, ni magos etíopes ni trucos que valgan en todas las ocasiones.

Empodérate (se tu mejor versión), mejora en las áreas de pareja y respeta sus tiempos.

Cuando te ex vea que eres tu mejor versión, que has cambiado las cosas que os distanciaron y que respetas su decisión de separaros, es posible que se plantee si quiere volver a estar contigo porque se ha dado cuenta de que te quiere.

Y recuerda, Al amor se entra llega y se sale libre

Los 3 olvidos del sexo tántrico que pueden mejorar las relaciones con tu pareja

Los 3 olvidos del sexo tántrico que pueden mejorar las relaciones con tu pareja

El sexo tántrico supone romper con varios esquemas. Para ello, es necesario olvidarte o dejar atrás tres mandatos del sexo, tal como lo percibimos en occidente.

Al final, son formas alternativas de disfrutar de tu vida sexual. Para adentrarte en esta forma alternativa de vivir tu sexualidad, puedes comenzar leyendo este post, hacer algunos cursos de tantra o ver algún documental a través de internet.

Tienes tantas opciones como seas capaz de imaginar. Necesitas imaginación, curiosidad y motivación.

En este post te proponemos un viaje, a través de 3 aspectos de los que el sexo tántrico se olvida. Diremos que se olvida, aunque en realidad lo que hace es dejarlos en segundo plano.

Quieres ver como puedes mejorar el sexo con tu pareja, a raíz de olvidarte de 3 elementos predominantes en el sexo, tal como lo vivimos en occidente. Bueno si es así, este es tu post.

1.Olvídate del reloj

En occidente es común contemplar el sexo como un ciclo deseo-excitación-meseta-orgasmo. Y en realidad esta es la respuesta biológica de nuestro cuerpo a nivel sexual.

Que sucede, pues resulta que la costumbre hace que este ciclo se convierta en algo muy predecible, y lo que resulta muy predecible se convierte en automático, en rutina.

sexo tántricoEsto hace que los encuentros sexuales se contemplen como un automatismo, con inicio y final claramente determinados.

Dicho de otra forma, se contempla el sexo en estos dos términos: penetración (o estimulación genital) y orgasmo.

Esta forma de vivir el sexo puede conducir a la desensibilización, al no sentir nada. O bien al estrés por el rendimiento.

Cuál es la alternativa…

Una alternativa parte de un olvido tántrico, el olvido del tiempo.

¿Cuánto tiempo se puede estar manteniendo sexo? ¡Horas! si, horas… pero espera un segundo. Para tener esta concepción tienes que olvidarte del sexo tal como lo has estado viviendo.

Sabes aquello de los preliminares, pues resulta que, desde el modo de ver tántrico, estos son sexo en mayúsculas (en occidente cada vez más, estamos incorporando esta idea).

Es decir, se empieza a tener sexo, desde el momento en que se entra en contacto íntimo con la pareja.

Para ello es fundamental, olvidarse de otra serie de cosas que veremos en los siguientes puntos.

Continuas el viaje o ya has decidido que este modo de vivir la sexualidad no encaja contigo.

No hay una opción mejor que otra, se trata de experimentar que opción se adapta mejor a ti y tu pareja.

2.Olvídate de tus genitales

Aquí reside un punto central, un olvido central. Los genitales son los grandes protagonistas, del modo de vivir el sexo en occidente.

Si en lugar de estimular los genitales, te dedicas a estimular todo cuerpo de tu pareja, importante, no como forma de sentar las bases del coito, si no como fin en sí mismo.

Fin en si mismo, fin en si mismo, fin en sí mismo… (repite esto a modo de mantra)

tantraSe trata de recorrer el cuerpo de tu pareja, advirtiendo las zonas que más la o le excitan, y estimular estas zonas.

A su vez la persona que esta siendo estimulada, se concentra en esas sensaciones de placer, disfrutando de las mismas, sin esperar nada más.

El masaje tántrico, persigue este objetivo, se trata de un masaje que pretende excitar los sentidos al máximo, concentrándose en la energía sexual.

Pero espera antes de que decidas darte un masaje tántrico en Barcelona, Valencia o Madrid, me gustaría explicarte el tercer olvido.

Tienes todo un territorio por explorar.

3.Olvídate del orgasmo

Al olvidarnos del orgasmo como objetivo de una relación sexual, paradójicamente, es más sencillo concentrarnos en las sensaciones de placer que se producen en nuestro cuerpo al ser estimulado.

El orgasmo tal como se percibe en el sexo tántrico, es como un valle, es decir se siente el placer y este es mantenido en un cierto nivel. Se trata de perpetuar la fase de meseta y mantenerse ahí.

tántricoSe les quita importancia a las grandes explosiones de placer, como las producidas en el orgasmo. Se trataría de un intento de sostener esa fase de disfrute entre la excitación y el orgasmo.

Bueno, te ha gustado el viaje, espero que hayas recolectado alguna idea. Puedes compartir este post con quien quieras, así como escribir en los comentarios, para sugerirnos alguna temática o preguntarnos cualquier duda.

 

Como superar una infidelidad

Como superar una infidelidad

Cuando se produce una infidelidad (bueno, cuando se descubre mejor dicho), hay una auténtica explosión nuclear dentro de la pareja y se inicia un proceso que lleva a replantear el funcionamiento de la relación.

Vamos a revisar 5 puntos básicos para ver como superar una infidelidad y conseguir restablecer la normalidad y el equilibrio. (más…)

¿Por qué no puedo tener sexo con penetración?

¿Por qué no puedo tener sexo con penetración?

Imaginemos lo siguiente, te encuentras en una primera relación sexual con tu pareja, llegado un momento decidís que os apetece practicar sexo con penetración.

Todo parece intuitivo, sin embargo, sin razón aparente notas como llega a ser imposible que su pene se introduzca en tu vagina.

Algo ocurre, no sabes muy bien el que, pero es imposible que se produzca la penetración.

Una de las razones de que esto suceda puede ser un problema sexual denominado, vaginismo.

De ello voy a hablar en este post.

Que ocurre a nivel orgánico

A nivel orgánico lo que esta ocurriendo en ese momento, en que la penetración resulta imposible, es una contracción muscular.

En concreto se trata de una contracción espasmódica, de la musculatura que rodea el tercio externo vaginal.

Por ello a pesar de que la lubricación vaginal sea adecuada, la penetración en tal situación, no se puede dar.

Y si lo intentamos sexo penetración

Ambos podéis decidir intentarlo de forma forzada, pero el resultado es frustrante.

No solo corrobora que no se puede realizar la penetración, sino que, estando los músculos vaginales contraídos, es probable que los intentos por introducir el pene originen dolor.

En estos momentos, lo más probable es comenzar a preguntarse qué puede estar ocurriendo.

Que me hace diferente al resto de mujeres ¿Por qué me ocurre esto?

¿Por qué me ocurre la contracción muscular?

Una reacción natural ante una situación de amenaza, es la contracción de los músculos vaginales.

De tal forma que, por ejemplo, ante una primera experiencia sexual, el miedo a lo desconocido, puede producir dicha contracción.

No se trata de que no te apetezca tener relaciones sexuales o que tu pareja te de miedo (al menos en el ejemplo de este post, también puede darse vaginismo en dichos casos).

Podemos sentir amenaza tanto ante situaciones que deseamos, como ante situaciones que no deseamos.

En el ejemplo que he puesto al principio, ella puede sentir inseguridad y miedo, ante lo que va a ocurrir de forma que lo percibe como un riesgo.

En ese momento se activa la sensación de peligro y los músculos se tensan (entre estos músculos los de la vagina).

Cuando la situación de miedo se asocia con la situación sexual

En estos momentos la protagonista de nuestra historia, ha vivido una situación que le ha producido temor.

Al sentir una amenaza, nuestro cerebro, manda señales a los músculos con la finalidad de producir su contracción. Es automático.

Como esa situación de tensión coincide con la situación sexual ambas se fusionan en una, acabando por producir una asociación entre la relación sexual y esa tensión muscular.

La asociación se va reforzando

A la mañana siguiente, nuestra protagonista, ya teme que vuelva a ocurrirle lo mismo que ayer, su pareja ha quedado en casa con ella.

Han estado hablando y han decidido volver a intentarlo.

Ella ha estado toda la mañana, pensando, encerrada en casa.

No me puede pasar lo mismo, que va a pensar de mí, ha visualizado como podría ser más fácil, no puede ocurrir lo mismo, se ha dicho varias veces.

Su pareja llega, conversan, los dos están preparados para intentarlo de nuevo. Nada más tocarla, ella nota la tensión.

Sabe ya de alguna forma que no va a ser posible, lo intentan, ocurre lo mismo que la vez anterior. Siente dolor cada vez que su pareja realiza un intento.

Ambos se miran, no saben muy bien que ocurre.

Esta situación se repetirá a lo largo de la semana, del mes, hasta que finalmente llega la resignación.

El abandono de la penetración

La situación llega a un punto en que la propia falta de abandono (necesaria para que los músculos se relajen), termina desencadenando otro abandono distinto, el de la penetración.

Con el tiempo, la pareja recurre a la practica de sexo, sin penetración, el cual puede ser totalmente satisfactorio.

Esto es posible ya que no hay un problema para alcanzar la excitación, así como tampoco existe problema para alcanzar el orgasmo.

Por lo que la búsqueda de ayuda externa para solucionar este problema sexual, puede tardar mucho en producirse.

La generalización de situaciones

Producida la asociación de la introducción del pene en la vagina con él miedo y contracción muscular, esta contracción se puede generalizar.

Es decir, puede terminar impidiendo la exploración ginecológica o el uso de tampones.

Apunto en este momento, que también puede darse al revés.

Es decir, puede producirse esta tensión muscular, en una revisión ginecológica o ante el intento de introducir un tampón.

De forma que ante esa revisión o intento de ponerse un tampón, se puede trasladar el miedo a que ocurra en las relaciones sexuales (se trataría del mismo proceso en distinto orden)

Existen factores que propician la ocurrencia de vaginismo

Si, la realidad es que un miedo previo a la penetración o a las relaciones sexuales en general puede predisponer a la ocurrencia de vaginismo.

También predispone la educación sexual recibida, si esta ha sido basada en el sexo como algo sucio, negativo.

El miedo a que se produzca un embarazo, es también un fuerte predisponente.

Algunas aclaraciones importantes sobre el ejemplo propuesto

En el ejemplo de este post el miedo se origina ante una situación novedosa que produce tensión. Sin embargo, el vaginismo se puede producir de forma secundaria.

Es decir, en otros casos, tras una vida sexual en que la penetración se ha producido con normalidad, se desarrolla a posteriori vaginismo.

Es importante resaltar, que a pesar de que en el ejemplo de nuestra historia no estamos narrando una situación de violencia, se puede producir vaginismo ante dichas situaciones.

Por ello es importante descartar que se haya producido un abuso sexual, violación etc.

Por otra parte, también muy importante descartar factores orgánicos que puedan ocasionar el vaginismo, como puede ser un himen rígido o hipertrófico.

Llegamos al final de este post, como siempre, puedes compartirlo con quien quieras y preguntar cualquier duda en los comentarios.

Echar en cara o como convertir el dialogo con tu pareja en un caos

Echar en cara o como convertir el dialogo con tu pareja en un caos

Cuando echas en cara algo a tu pareja, estas acusando a él/ella de haber hecho algo que te ha provocado sufrimiento.

Normalmente quien echa en cara se sitúa como víctima y le da al otro el papel de verdugo.

Esta forma de dialogar provoca que la persona que recibe el mensaje se coloque a la defensiva.

Si, puede que tengas las mejores intenciones.

Si, es algo muy positivo comunicar lo que te molesta de la relación.

El problema no es lo que le estas diciendo a tu pareja, si no como se lo estás diciendo y sobre todo, la posición de verdugo en la que lo o la colocas.

El problema de echar en cara

ehcar en caraVamos a poner un ejemplo, imaginemos a Olga y David. A esta pareja le encanta ir al cine.

Sabiendo que Olga no trabajaba esa tarde, David decidió comprar dos entradas y se dispuso a esperar a que llegara Olga con unas increíbles ganas de contárselo.

En ese momento Olga llama y le dice que esa tarde va a quedar con los amigos.

David no le cuenta nada de las entradas y al colgar el móvil, se sienta de golpe en el sofá fastidiado por la situación.

Cuando Olga llega por la noche, David ha pasado mucho tiempo pesando en lo que ha sucedido.

Y le dice: “Podíamos haber ido a ver una peli al cine esta tarde pero como tú te has ido con los amigos, me he quedado aquí sin hacer nada, menudo bajón”

A lo que Olga responde: “Estas diciendo que tengo la culpa de que no hayas hecho nada, dejémoslo y se retira a ducharse”

En la ducha Olga piensa: “Que se ha pensado, me está diciendo que por irme con mis amigos no ha hecho nada esta tarde, pues… ¡perfecto!, que rabia, con lo bien que me lo había pasado y ahora esto”

¿Es malo expresar el malestar que se siente a la pareja?

Todo lo contrario, es muy bueno expresar lo que nos desagrada. Pero tan importante es “lo que se dice” como “la forma en la que se dice”.

Cuando echas en cara a tu pareja, como hizo David, provocas una reacción emocional de rabia que impide que la persona se dé cuenta de que es lo que te molesta.

David podría haber dicho “Mira Olga la verdad es que no te dije nada, pero había comprado unas entradas y me he quedado aquí toda la tarde pensando en ello y cabreado”

A lo que Olga seguramente diría “Vaya me lo tenías que haber dicho, en este caso podía haber dejado para mañana el plan de hoy con los amigos. Cuando tengas una sorpresa así dímelo”

La clave del asunto o porque no culpabilizar al otro de nuestro malestar

Cuando culpabilizamos es muy complicado que la otra persona entienda lo que nos molesta. Mas bien conseguimos una reacción de rabia e ira, que desactiva toda posibilidad e escucha.

Cuando se provoca una reacción de ira en una persona, no es posible el dialogo. Con esta forma de hablar se consigue instaurar una comunicación defectuosa en la pareja.

Para escribir este post me he inspirado en el libro sobre comunicación en pareja “Perdóname si me equivoco” de Giorgio Nardone.

Si te apetece puedes compartir este post con quien quieras, cualquier duda, sugerencia o aportación puedes escribirla aquí abajo en los comentarios.

Depresión Postparto: cómo identificarla y afrontarla

Depresión Postparto: cómo identificarla y afrontarla

Ser madre implica la entrada a un mundo nuevo, cargado de incertidumbre. Un momento de cambios a los que no siempre es fácil enfrentarse. La depresión postparto es algo frecuente, afecta a 1 de cada 6 mujeres; anticiparnos y conocer los posibles síntomas nos ayudará a detectarla y a afrontarla de una manera adaptativa.

La depresión postparto no se manifiesta de manera idéntica en todas las mujeres. Además, puede aparecer momentos después del parto o pasados algunos meses, lo que puede generar cierta confusión.  Aprovecharemos este post para aclarar algunas dudas que nos ayuden a discernir qué puede estar pasando, las posibles causas y cómo abordarlo. (más…)

Mi pareja me evita y no entiendo porque

Mi pareja me evita y no entiendo porque

Desde hace un tiempo intentas tener momentos de intimidad con tu pareja, pero pone una excusa y evita pasar tiempo a solas contigo.

Además, cuando estáis solos en casa, procura mantenerse siempre ocupado y ha dejado de tener gestos de cariño hacia ti que antes si tenía.

Si te está ocurriendo esto, es muy normal que estés dándole muchas vueltas a la cabeza, intentando encontrar sentido a estos cambios.

Es posible que se te haya pasado por la mente pensar que esta con otra chica, que ya no quiere continuar la relación o que no le resultas ya atractiva.

Si estas en esta situación, quiero decirte que tal vez podría haber otro motivo.

En este post me gustaría explicarte las razones por las que se produce esta evitación de la intimidad, cuando los hombres tienen problemas con la erección.

Conocer el proceso os ayudara a los dos a mejorar la situación.

Empieza a sentir que no tiene el control de su erección

Imagina que un día os apetece tener sexo, pero en el momento de la penetración ocurre algo inesperado, tu pareja no puede conseguir una erección. No entiende porque.

Quizás piensas: “no pasa nada”. Pero él, se ha puesto muy nervioso, da vueltas por la habitación se viste y  te dice que va a dar una vuelta.

Unos días después volveis a intentaro. Pero casi sin desvestirse, te dice que mejor lo dejáis, que no es un buen momento. No habláis nada más.

Tu pareja está empezando a desarrollar un miedo terrible a no poder tener una erección. Es horrible para él, porque percibe que no tiene ningún control sobre ello.

“Ya puedo intentarlo que no voy a poder” piensa, mientras pasa el día dando vueltas a la cabeza, acerca de la razón por la que no puede tener una erección.

La sucesión de experiencias en las que no lo consigue, son las responsables de que en su mente estén circulando unos pensamientos que le hacen estar ansioso.

En su cabeza pueden estar apareciendo pensamientos del tipo: “Va a pensar que no valgo en la cama”, “no doy la talla”, “nunca más podremos tener sexo”, “Si no soluciono el problema me dejara por otro”.

Se concentra en su cuerpo cuando tenéis sexo y no en ti

La ansiedad ante la posibilidad de que no se produzca de nuevo la erección hace que tu pareja se focalice en la posibilidad de no conseguirlo.

Entonces cuando vais a tener sexo, él está totalmente centrado en si consigue una erección.

No se podrá excitar jamás, no te está viendo a ti, esta hacia dentro concentrando en conseguirlo.

Cuanto más lo intente más difícil le resultará, y todavía más nervioso se pondrá.

Su ansiedad aumenta cada vez más

Al estar centrado en la posibilidad de fracasar, en lugar de producirse la excitación, se produce una respuesta de ansiedad que impide la erección.

En estos momentos está en un circuito cerrado, dando vueltas en círculo y no sabe cómo salir.

Cuanto más lo intenta, más se fortalece ese circuito.

Es decir, en una situación de tensión excesiva es casi imposible que consiga una erección.

Cuando estamos estresados, el cuerpo manda señales que son las contrarias a las que posibilitan la respuesta sexual.

Su cerebro está mandando señales de que en esa situación lo mejor es huir.

El momento en que empieza a evitar la intimidad

Como es natural, en estos momentos él esta frustrado, no logra entender nada y además siente que la solución no está en su mano.

En lugar de acercarse a ti y fomentar la comunicación lo más probable es que se distancie.

Este mecanismo es más típico de los hombres, durante años nos han enseñado que la comunicación intima no es una buena solución.

Si piensa que hablarlo contigo no le llevara a solucionarlo es probable que esté pensando esto “lo mejor es que mientras no encuentre la solución, evite cualquier posibilidad de que tengamos sexo”

Cuando te evita, su ansiedad baja mucho, y ninguno de nosotros queremos estar continuamente ansiosos.

Entonces es totalmente entendible que evitarte se convierta en costumbre y poco a poco debilite vuestra relación.

Como ir hacia una solución del problema

Ahora que conoces el proceso es posible que te puedas comunicar mejor con tu pareja. Que entiendas su problema, puede ser ya un gran alivio para él.

Además tu propia ansiedad puede que haya disminuido al conocer que no tienes ninguna culpa en el problema sexual de tu pareja.

Los problemas sexuales no son eternos, se pueden tratar siendo la opción más idónea la terapia de pareja.

Y quizás te preguntes, porque no es algo que se aconseje solucionarlo solo.

La respuesta es sencilla, el tratamiento consistirá en ir avanzando por una serie de ejercicios que practicareis juntos.

Si estáis motivados será estimúlate, pasareis a un redescubrimiento de la relación pareja que la fortalecerá.

 

Espero que te haya sido de ayuda, cualquier duda estaré encantado de responder en los comentarios.

Por cierto, si piensas que puede ser de ayuda compártelo con quien quieras.

manual terpaia de parejas

Soluciona tus problemas de pareja

Ebook terapia de parejas donde encontrarás 80 páginas de ejercicios prácticos para aprender a solucionar los problemas de pareja

Más información

¡Descubre cómo recuperar vuestra relación!