“7 claves para superar la Agorafobia”

“7 claves para superar la Agorafobia”

Al contrario de lo que muchos piensan, la agorafobia no es lo contrario a la claustrofobia. Algunas personas la definen como el miedo a espacios abiertos, otras como el miedo a salir de casa etc… todas estas definiciones tienen un poco de lo que supone este trastorno, pero no lo explican completamente.

Como todas las fobias, la agorafobia está clasificada dentro de los trastornos de ansiedad y como tal tiene que ver con el miedo.

Infografía trastornos de ansiedad

Agorafobia,¿miedo a qué?

La agorafobia es el miedo a lugares o situaciones donde el escape es difícil, o no se puede recibir ayuda fácilmente, circunstancia en donde uno se siente indefenso e inseguro, llegando en ocasiones a entrar en pánico.

Los agorafóbicos tienen miedo a estar en aquellas situaciones en las que se puedan llegar a activar sus temores y les lleven a sufrir un ataque de pánico.

Dentro de la clasificación oficial de este trastorno psicológico, la agorafobia se puede presentar con o sin ataques de pánico, aunque es más frecuente experimentar estos últimos.
Sufrir un ataque de pánico puede suponer una experiencia muy angustiante, en muchos casos cuando se sufre por primera vez, las sensaciones se pueden confundir con un infarto o experiencia de muerte súbita. Muchas personas acuden a urgencias creyendo que su vida corre peligro.

¿En qué consiste un ataque de pánico?

Los síntomas que nos explican el ataque de pánico son muy diversos y siempre no se viven de la misma forma e intensidad, algunas de las sensaciones más frecuentes son: mareo, dificultad para respirar, taquicardia, ahogo, despersonalización, presión en el pecho, náuseas y en casos muy extremos desmayo, aunque en el 90% de los casos esto nunca sucede.

Efectivamente estas sensaciones son experimentadas por la persona, y a pesar de lo desagradables, no ponen en riesgo nuestra vida, pero si alteran drásticamente la forma en la que vivimos, ya que pueden ser muy limitantes. Los casos más graves son los que llevan a algunas personas a no poder salir a la calle y quedar confinadas en sus casas.

Que hacer ante una crisis de ansiedad

Desencadenantes de la agorafobia

El origen de este trastorno es psicológico, y tiene que ver con varios miedos fundamentales, algunos de ellos son:
. a sufrir un infarto
. a no tener ayuda cerca
. a desmayarse
. a caerse o desequilibrarse
. a volverse loco
. a morir en general
. a hacer el ridículo en público

Es tal la creencia de que estos miedos puedan suceder en determinadas situaciones, que cuando la persona experimenta los síntomas, el pánico es tan bloqueante que deja de exponerse a estas situaciones para no experimentar dichas sensaciones. Pero lo que usan como solución a corto plazo, se convierte en el problema real, ya que a mayor evitación menor libertad.

Claves para superar la agorafobia

Aprende a superar la ansiedad

1- Lo primero es comprender qué es la ansiedad, cuál es su origen y en qué consiste. Entender los síntomas que se pueden dar y tratar de darles la importancia y atención necesaria. En muchos casos al principio las personas necesitan hacerse algunas pruebas médicas para descartar un origen fisiológico, sin embargo, a pesar de los resultados en muchas ocasiones, siguen pensado que algo más grave les va a suceder. Se trata de no poner tanta atención a los síntomas y normalizarlos más.

2- Aprender técnicas de manejo de la ansiedad: control de la respiración, distensión muscular, relajación, mindfullness , etc.

3- No anticiparnos a las situaciones, vivir el aquí y ahora. La mayoría de las crisis de angustia se dan solo por el hecho de imaginar una situación futura, que no está sucediendo, que forma parte de lo que imaginamos pero que nunca ha pasado. Detectar los pensamientos irracionales relacionados con el miedo o pánico a determinadas situaciones y reformular un pensamiento más realista, no tan catastrofista.

4- Hacer una lista de situaciones temidas y exponerse progresivamente a ellas, poniendo en marcha los pasos anteriores. Tratar de no evitar o escapar, permanecer en el lugar temido es la mejor manera de superar poco a poco este problema, te ayudará a comprobar que a pesar de la angustia no ocurre nada de lo temido.

5- Aprender a sostener y soportar la ansiedad, siendo paciente contigo mismo y sabiendo que la superación de este problema no es rápida y necesita de la creación de nuevos hábitos de afrontamiento.

6- Dejar atrás hábitos de búsqueda de control tan perjudiciales como: buscar un hospital al llegar a un lugar nuevo, localizar vías de escape posibles, llevar siempre una pastilla en el bolsillo, ser muy rutinario, no salir de la zona de control… este tipo de conductas refuerzan el problema y lo alimentan. Procurar no buscar siempre el control de las situaciones, ¡el control total no existe!

7- Reforzar tu autoestima. Lo problemas de ansiedad llevan aparejadas carencias en la confianza en uno mismo. Trata de fomentar las diferentes facetas de tu vida (trabajo, ocio, amor, salud, familia…) busca excusas para salir y relacionarte.

Herramientas para la gestión de la ansiedad (conductuales)

Estas son algunas de las claves para superar este problema, claro está que no son fáciles de poner en marcha, pero con constancia y tesón podrás poco a poco avanzar en recuperar de nuevo las riendas de tu vida.

La agorafobia se presenta en diferentes grados y manifestaciones, en la mayoría de los casos se requerirá de ayuda profesional, procura no dejarlo mucho creyendo que puedes con esto tu solo, porque a mayor tiempo en esta situación más se cierra el cerco de tu libertad. Una buena ayuda a tiempo tendrá mejores probabilidades de éxito.

Pienso, luego siento. Entre el pensamiento y las emociones

Pienso, luego siento. Entre el pensamiento y las emociones

Todos sabemos la importancia que tiene el pensamiento, ya que tal como pensemos, sentimos y nos comportamos. Podríamos decir que “la calidad de nuestros pensamientos determina la calidad de nuestras vidas”.

No podemos hacer nada por evitar que se produzcan ciertos acontecimientos, pero sí se puede hacer algo en cuanto al modo en que uno decide afrontarlos.

Adoptando una actitud mental positiva, no sólo nos sentiremos mejor interiormente, sino que resolveremos mejor las situaciones e influiremos en nuestro alrededor en sentido positivo, y esto es muy importante, pues cualquier cosa que transmitimos a los demás nos es devuelto como un boomerang. (más…)

Los 3 Tipos de Apego en nuestros vínculos

Los 3 Tipos de Apego en nuestros vínculos

Hoy quiero hablaros de los diferentes tipos de apego. El tipo de relaciones que han tenido con nosotros en la infancia marca el tipo de personalidad y el tipo de relaciones interpersonales que tendemos a establecer con los demás en nuestra vida adulta.

Los tipos de apego en cada uno de nosotros pueden ser variados, incluso es posible que establezcamos diferentes con distintas personas. Si observamos las relaciones interpersonales de la gente, detectamos grandes diferencias en el modo cómo las valoran y cómo las viven: (más…)

Cómo comprender a un hijo Adolescente ( Saber Responder)

Cómo comprender a un hijo Adolescente ( Saber Responder)

En el artículo anterior (Cómo comprender a un hijo adolescente (saber escuchar)) veíamos la importancia que tiene saber escuchar a la hora de dejar al hijo que se comunique abiertamente con nosotros y, al mismo tiempo como sirve para que el hijo sea capaz de resolver sus problemas y, por tanto, asumir responsabilidades. Sin embargo, cuando nuestro hijo se comunica con nosotros, está esperando, generalmente, una respuesta por nuestra parteSi decíamos que los padres tenían que aprender a escuchar, no menos dedicación y esfuerzo requiere la técnica de saber responder adecuadamente a las demandas o planteamientos que nos hace el hijo.

Unas veces puede suceder que la respuesta que el hijo espera de nosotros es que le resolvamos su problema y, en otras ocasiones, lo que el hijo pretende es que sus padres lo comprendan, y que entiendan lo que les está contando. Una respuesta adecuada también fomenta en el hijo más confianza hacia sus padres, con lo cual se fomenta el diálogo entre padres-hijos, y también crece la confianza en sí mismo, porque se siente reconocido y escuchado. (más…)

Cómo Comprender a un Hijo Adolescente: (Saber Escuchar)

Cómo Comprender a un Hijo Adolescente: (Saber Escuchar)

Los padres, cuando se enfrentan a una situación en la que su hijo tiene un problema, muy fácilmente tienden a responder de la misma manera que ellos vieron hacer a sus padres: sermonean, dan consejos, dan soluciones, tranquilizan, consuelan, moralizan… La mayoría de los padres, cuando un hijo les comenta un problema, frecuentemente se agobian mucho, lo toman como propio y sienten la obligación de darles la solución al problema. Se lían a hablar o a dictar soluciones, antes incluso de haber comprendido bien el problema del hijo. Los hijos llegan a la conclusión de que sus padres no les comprenden y que hablar con sus padres no sirve para. Los padres han de saber escuchar.

Por eso, decimos que, para poder ayudar al hijo, es necesario que los padres COMPRENDAN qué es lo que le pasa a su hijo; más aún, han de tomar verdadera conciencia de lo que su hijo les está transmitiendo.

SOS Adolescencia a la Vista (parte1)

Algunos errores que se cometen creyendo que saber escuchar

Para que los padres puedan realizar correctamente esta destreza, lo primero que han de hacer es saber y querer “callar a tiempo”; o lo que es lo mismo, guardar y controlar sus impulsos y deseos de contestarle al hijo, a pesar de que muchas veces crean que tienen la solución del problema que les está contando el hijo.

Algunos de esos errores son:

– Saber escuchar “no es esperar a que el hijo termine de hablar”
– Saber escuchar “no es lo mismo que oír”
– Para saber escuchar “no basta con atender o entender las palabras”

S.O.S Adolescencia a la vista (parte2)

Qué es la escucha y los aspectos que incluye

La Escucha es la habilidad de acoger a nuestro hijo, entender sus palabras y observar sus gestos y actitudes a fin de comprender, lo más fielmente posible, los distintos contenidos del Mensaje que nos quiere comunicar.

La Escucha para ayudar a nuestro hijo a que resuelva su problema incluye los siguientes aspectos:

1) Acoger al hijo.

Entendemos por acoger el conjunto de conductas y expresiones de cordialidad a través de las cuales los padres manifiestan su disponibilidad para atender, escuchar y aceptar al hijo tal como él se siente y tal como él ve las cosas. Algunas expresiones físicas y no verbales de acoger:

a) Cercanía física
b) Movimientos corporales.
c) Dirección e inclinación del cuerpo.
d) La expresión del rostro y el contacto visual.

La capacidad de hablar, pasa por saber escuchar

2) Observar las expresiones corporales del hijo.

Una Escucha auténtica debe ser plena y, por tanto, debe incluir la observación atenta de todas las conductas que puede estar expresando nuestro hijo (miradas, movimientos corporales, gesticulaciones, sonrojos, etc). Esto nos posibilita el que podamos comprender mejor como se siente nuestro hijo y cómo está viviendo la situación o el problema que nos está contando, ya que nos está transmitiendo su estado emocional, sus sentimientos.

Los padres que desean realizar una escucha verdaderamente eficaz, han de prestar atención a las siguientes conductas que pueden transmitirles los hijos cuando están hablando:

1. Expresión corporal: postura, movimientos y gestos.
2. Expresiones faciales: sonrisa, mirada, muecas con los labios, etc.
3. Respuestas fisiológicas incontrolables: respiración rápida, sonrojarse, palidecer, tartamudear, etc.

Síndrome del emperador:¿es tu hijo un tirano?

3) Comprender el lenguaje del hijo.

Para realizar una buena escucha los padres han de estar atentos para poder comprender y entender lo que su hijo les quiere transmitir. Si queremos obtener una buena comprensión de lo que el hijo nos comunica hay que prestar atención a los tres aspectos fundamentales que hay debajo de lo que nuestro hijo nos está diciendo. Estos son:

1. ¿Cómo se siente nuestro hijo? (Saber escuchar EL SENTIMIENTO)
2. ¿Por qué dice que se siente así? (Saber escuchar EL CONTENIDO)
3. ¿Qué es lo que el hijo, en el fondo, nos pide o espera de nosotros en su comunicación? (Sabes escuchar LA DEMANDA)

Talleres de Crecimiento Personal Junio/Julio 2018

El saber escuchar correctamente es un acto de madurez y respeto por parte de los padres. Sin embargo, hemos podido observar como no solo por el hecho de ser padres se sabe escuchar, sino que se ha de “aprender” a escuchar. Cuando esta técnica tan importante se pone en práctica, mejora notablemente las relaciones padres-hijos y contribuye a crear un clima de confianza y seguridad en los hijos

La próxima semana podréis leer la segunda parte del artículo: “Cómo comprender a un hijo adolescente (saber responder)”

Resiliencia: Superar la pérdida de un ser querido

Resiliencia: Superar la pérdida de un ser querido

Entre los sucesos vitales más traumáticos que una persona puede pasar, sin duda, la pérdida de un ser querido es uno de los más importantes. Sobrellevar la muerte de una pareja, hermano, padre o hijo podría ser uno de los mayores retos que podemos enfrentar y llega a causar un dolor profundo. Podemos ver la pérdida como una parte natural de la vida, pero aun así nos pueden embargar el dolor y la confusión.

Pero… ¿reaccionamos todos igual?, ¿hay algo dentro de nosotros que influye en cómo nos enfrentamos a estas pérdidas?. Indudablemente el contexto, las circunstancias de la pérdida y el apoyo social van a tener un papel importante, pero… hay muchas personas, más de las que nos pensamos, que son capaces de adaptarse a las experiencias de pérdida, sin que se vea tan afectada su vida cotidiana. Son las llamadas personas resilientes.

Reírse de uno mismo. El humor como pilar de la resiliencia

¿Qué es la resiliencia?

El término “resiliencia” hace referencia a la capacidad del ser humano para reponerse de las adversidades y salir fortalecido de ellas.
La resiliencia no es una característica absoluta ni se adquiere para siempre. Es una capacidad que resulta de la interacción de la persona con su entorno.

¿Qué factores promueven la resiliencia?

  • La seguridad en uno mismo y en la propia capacidad de afrontamiento.
  • El apoyo social.
  • Tener un propósito significativo en la vida.
  • Creer que uno puede influir en lo que le sucede a su alrededor.
  • Creer que se puede aprender de las experiencias positivas y también de las negativas.

La investigación ha demostrado que las personas resilientes conciben y afrontan la vida de un modo más optimista, entusiasta y enérgico; son personas curiosas y abiertas a nuevas experiencias, caracterizadas por altos niveles de emocionalidad positiva.

Los sentimientos en un proceso de duelo

Aspectos a trabajar por las personas resilientes para salir fortalecidos de su pérdida:

1º Reescribir los esquemas vitales

El duelo es una crisis vital importantísima y se caracteriza fundamentalmente por tambalear las bases que sustentan la vida interior de la persona. El duelo no sólo consiste en atender la ausencia de quien ha fallecido, también es todo lo que se añade alrededor de la pérdida de un ser querido

Se trata de revisar nuestros esquemas vitales (es decir, la forma en que entendemos la vida y el mundo) a raíz de la muerte de un ser querido. Esto permite que, una vez el dolor haya disminuido, la persona en duelo pueda reordenar sus valores, observar su vida, sus relaciones y a sí mismo. A partir de ahí comienza un trabajo interno encaminado a responder una pregunta que marcará el camino del trabajo personal: ¿Cómo quiero vivir mi vida a partir de ahora?

Más de 7 verdades que hacen que la vida valga la pena

2º El crecimiento personal durante el duelo

Para comenzar este proceso de superar la pérdida de un ser querido es necesario que el dolor haya disminuido y que el doliente pueda repasar lo ocurrido con una mayor serenidad. Desde esa posición se puede observar el duelo desde fuera. Sólo así se puede tener una perspectiva global de lo ocurrido, de la relación con el fallecido, de sí mismo, etc.

Como despedirse de un ser querido

Con esa actitud de observación y aceptación es como si la persona pudiera acceder a una revisión más interna de su vida. Independientemente del trabajo personal que decida o no emprender, hay un conjunto de cambios a nivel profundo que suelen darse en las personas que han elaborado un duelo.

3º Empatía y fortalecimiento tras el duelo

El hecho de haber estado en contacto con el dolor más profundo y haberlo elaborado nos hace más sensibles al de los demás.
Por esta razón, cuando las personas sienten que han curado una herida emocional muy profunda relacionada con una pérdida de un ser querido o un trauma, a menudo desarrollan la necesidad de hacer algo por los demás. En este sentido, el agradecimiento y la ayuda al otro que sufre le permiten dar un sentido a su dolor y, por tanto, redunda en una sanación más integral y profunda que lleva al fortalecimiento de la persona tras la experiencia de sufrimiento intenso.

11 claves para despedirse de un ser querido fallecido

Somos protagonistas activos de los procesos de elaboración de nuestras pérdidas. Es en las circunstancias adversas donde encontramos nuestra fortaleza interior y desarrollamos recursos de afrontamiento para afrontar la pérdida. Somos mucho más fuertes y resistentes de lo que nos pensamos y sólo el hecho de creerlo ya es un punto de partida en nuestro camino de superación del duelo.

¿Qué os parece, os consideráis una persona resiliente? ¿Habéis conseguido salir fortalecidos tras sufrir una pérdida significativa?

Ruptura de pareja: ¿qué va a ocurrir?

Ruptura de pareja: ¿qué va a ocurrir?

 

Uno de los acontecimientos más estresantes y que deja una profunda huella en la vida de una persona es la ruptura de pareja. Es imposible encontrar la persona que en el transcurso de su vida no experimenta una pérdida afectiva, al menos una sola vez, ya sea a causa de un fallecimiento, de un divorcio o de la ruptura de una relación sentimental.

El amor es una de las experiencias humanas más profundas, y cortar el vínculo amoroso es una de las tareas más dolorosas de la vida.

3 causas de la ruptura de pareja

Etapas y Procesos de la Separación Afectiva 

  • Sentimientos y emociones encontrados y enfrentados

Frecuentemente las personas que atraviesan por la experiencia de una ruptura de pareja la suelen vivir de una manera muy angustiosa y traumática, apareciendo numerosos sentimientos de rabia, impotencia, frustración, desaliento, vacío, vergüenza...

Tras un período de enamoramiento, de amor y de entrega, donde fluyen grandes ilusiones, esperanzas y proyectos, la ruptura de la relación pesa tanto que a la persona le cuesta enormemente retomar las riendas de su vida. Cuando esta situación aparece a veces de repente, a veces, tras un largo y tortuoso deterioro de la relación, la persona queda atrapada en un torbellino de sentimientos, preocupaciones e interrogantes que a menudo la sumergen en una profunda crisis de la que debe salir equipada con las mejores herramientas para restablecer de nuevo el equilibrio y la serenidad en esta nueva andadura.

Duelo por ruptura de pareja: 5 fases

  • Afectación en el ámbito personal

Cuando una relación de pareja se rompe, se rompen también con ella muchas cosas más. Desde el ámbito familiar, donde toda la estructura y unidad familiar queda truncada, pasando por las relaciones sociales y de amistad que la pareja ha creado, hasta el área económica donde surgen grandes inconvenientes y conflictos con la división y el reparto de los bienes que se tenían en común.

La ruptura de pareja es una experiencia muy fuerte, y por lo tanto es muy frecuente que en este periodo aparezcan profundos sentimientos de desesperación, decepción, venganza, ira, impotencia, tristeza, miedo, soledad, culpa, rechazo, etc. y que todo esto haga sufrir a la persona, pues sin lugar a dudas donde realmente repercute y hace estragos la ruptura con la pareja es en el ámbito personal.

Sentimientos tras una ruptura sentimental

En esta área aparecen multitud de pensamientos destructivos que influyen directamente en la autoestima de la persona, quedando ésta fuertemente mermada y dejando a la persona con sentimientos de infravaloración e incapacidad para establecer nuevas relaciones de pareja.

  • Periodo de reconstrucción

Ahora todo parece nuevo y necesitaremos desarrollar una orientación completamente nueva para la vida que nos viene y se necesita un tiempo para guardar luto por nuestras esperanzas rotas y para darnos cuenta de que la esperanza hemos de reconstruirla con esfuerzo, ya que por si sola no vendrá.

La ruptura de pareja puede ser un periodo de reconstrucción en el que uno puede aprender del pasado y llegar a conocerse mejor; puede ayudarnos a desarrollar partes nuevas de nosotros mismos que antes tal vez no conocíamos o puede ser, por el contrario, una experiencia que nos bloquee y nos obstaculice para seguir con nuestra vida. De cada uno de nosotros depende iniciar un recorrido que termine con la superación de la ruptura de pareja y le prepare para entablar nuevas y mejores relaciones.

¿Cómo afrontar un proceso de duelo?

 

Los sentimientos en la enfermedad

Los sentimientos en la enfermedad

Una paciente de cáncer en fase avanzada escribía a sus amigos “vivir con cáncer es como estar en una especie de montaña rusa emocional”. Enfrentarse a la situación de enfermedad es enfrentarse no solo a los síntomas físicos, al dolor, a las limitaciones y a los tratamientos…, también es enfrentarse a múltiples  emociones  y a los sentimientos en la enfermedad que esta situación desencadena.

Reflexiones insanas

Partiendo de la base de lo limitados que solemos estar a la hora de identificar y expresar nuestros sentimientos abiertamente, no es de extrañar que en una situación de la envergadura de una enfermedad grave este aspecto se convierta en uno de los puntos más importantes de abordar.

Poner en práctica nuevas conductas que transformen la vivencia de sufrimiento requiere que la persona sea capaz de identificar y expresar las emociones y los sentimientos en la enfermedad, así como que sea capaz de entender a que responden esas emociones.

Eficacia personal: cómo afrontar los problemas cotidianos

(más…)

¿Criar o malcriar? O porque no es sólo cuestión de colecho si o no o lactancia materna o no

¿Criar o malcriar? O porque no es sólo cuestión de colecho si o no o lactancia materna o no

Estoy en un momento y una edad, donde me encuentro rodeada de padres y madres. La personas de mi entorno más cercano se lanzan a esta experiencia tan apasionante y enriquecedora. Pero tal vez, el hecho de no tener hijos también me hace ver esto desde otro punto de vista, creo que más objetivo y racional, ya que no estoy condicionada por el sentimiento que nos hace ser muy ciegos a veces. (más…)

El círculo vicioso de postergar

El círculo vicioso de postergar

“No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy” .Todos hemos tenido alguna situación en la cual, pospusimos tanto las cosas, que llegó a un punto en que fue demasiado o casi demasiado tarde. Postergar no es un buen aliado

El dejar para mañana, muchas veces nos trae conflictos “inofensivos” como tener el escritorio desordenado durante semanas, el ponernos una multa en la biblioteca por devolver el libro tarde, etc…. Pero posponer suele traernos consecuencias mucho más destructivas y severas, como pueden ser perder un trabajo o arriesgar un matrimonio. Y sobre todo, cuando postergamos vamos sufriendo una serie de consecuencias internas que a veces, suele ser una pequeña irritación, y conforme pasa el tiempo y más retrasamos las tareas más irritables y enfadados nos ponemos con nosotros mismos.

¿Cómo funciona?

Se repite una y otra vez pero

1. La persona posterga una tarea, la realización de un deseo o la ejecución de una actividad

2. Se siente mal consigo misma porque no ha hecho lo que debía hacer.

3. Al sentirse tan mal, su estado de ánimo se convierte en una excusa para seguir postergando tareas.

La ambivalencia en la toma de decisiones

Discurso típico cuando postergamos

La persona que posterga suele utilizar frases típicas, tales como: “Seguramente las cosas se solucionarán solas”, “Deseo que se arreglen las cosas”, ” Espero que las cosas vayan mejor”… Y puede utilizar estas frases como excusa para no hacer nada en el presente. Pero los deseos y las esperanzas no son más que una pérdida de tiempo, en realidad éstas sólo sirven para huir o para evitar tomar cartas en el asunto.

La alternativa final: hacer o no hacer

No hacer

En esta etapa, algunos postergadores piensan en todo lo que queda por hacer y deciden que es demasiado tarde para alcanzar la meta esta vez. No hay manera de completar el proyecto tal como la habían planificado, cualquier esfuerzo que se hiciera no cambiaría nada el resultado final, no tiene sentido trabajar y se rinden.

Hacer

A esta altura, la presión se ha vuelto tan grande que no puede soportar esperar otro minuto. Finalmente se pone manos a la obra y ante su propio asombro, la tarea no es tan temible como creía. Al final, siempre se hace la misma pregunta ¿porqué no lo habré hecho antes?

¿Por qué postergamos?

Tomar decisiones: la sensación de bloqueo

Presencia de pensamientos erróneos

Los motivos por los cuales los postergadores lo pasan tan mal es que utilizan determinados pensamientos o ideas que son totalmente erróneas, como: “Debe ser perfecto”, “Todo lo que haga debe ser fácil y no acarrear esfuerzo alguno”, “Es más seguro no hacer nada que asumir un riesgo y fracasar”,” Si las cosas no se hacen bien, no vale la pena siquiera hacerlas”, “Si lo hago bien esta vez, siempre lo deberé hacer bien”, “Si me muestro tal como soy, no voy a gustarle a la gente” …

Preocupaciones: no te preocupes, ocúpate

Ventajas de postergar

Aunque sea paradójico, cuando utilizamos la postergación sin darnos cuenta estamos obteniendo una serie de beneficios: evitamos muchas situaciones que nos pueden provocar miedo o ansiedad, actividades desagradables, aburridas o difíciles, la posibilidad de cambios y todos los riesgos que los acompañan, fracasar si no hacemos aquellas actividades que impliquen algún riesgo, consolarse creyendo que su capacidad es mayor de lo que su rendimiento indica…y otras similares.

Falta de motivación

Para muchas personas el problema de la postergación radica en que creen que antes de hacer cualquier actividad, deben de estar muy motivados para ello. Sin embargo, esto es un error, ya que, por regla general, cuantas más actividades llevamos a cabo más interés sentimos hacia ellas y más deseos tenemos de volverlas a realizar. Es así de simple, cuantas menos cosas hacemos menos ganas tenemos de hacer nada.

Áreas problema

Existen maneras muy diversas en la que la postergación puede aparecer en la vida de la gente. Algunos postergan sólo en un área específica y en las demás se manejan bastante bien. Por el contrario, algunas personas postergan en casi todos los aspectos de sus vidas.

¿Cómo puedo dejar de postergar?

Si quieres dejar de postergar, debes empezar por aquí. Una vez que has detectado y comprendido cuales son tus áreas de postergación, cuál es tu estilo de posponer y las excusas que te dices a ti mismo para posponer, tendrás mayor capacidad para afrontar y encarar este hábito que te genera a veces tanta ansiedad, sufrimientos y reproches.

Date tiempo, y empieza por una actividad concreta que suelas posponer para que así, poco a poco empieces a aprender nuevas conductas más eficaces y productivas. Te sentirás mucho mejor contigo mismo.

El cambio, ¿es una cuestión de pasado, de presente o de futuro?

“Preocupaciones: No te preocupes, ocúpate”

“Preocupaciones: No te preocupes, ocúpate”

Las preocupaciones son algo que nos acompaña a lo largo de toda nuestra vida, porque creemos que con ella podemos cambiar las cosas que nos hacen sufrir.

Nos preocupamos por una infinidad de cosas que rodean nuestra vida: nos preocupa nuestra salud, los hijos, el dinero, nuestro trabajo o la falta de él, la muerte, lo que puedan pensar los demás, envejecer y a veces nos preocupa, el no tener nada por lo que preocuparnos. Nuestra sociedad fomentan las preocupaciones, así cuando queremos a alguien decimos: “por supuesto que estoy preocupado por ella/el, es natural cuando quieres a alguien”, lo entendemos como forma de interés.

Y todo ello no sirve para nada: ni un sólo momento de preocupaciones logrará mejorar las cosas.

La Ambilalencia en la Toma de Decisiones

(más…)