Hola Teresa Romero,

Soy Javier Romero. Ante todo una disculpa por atreverme a escribirte una carta pública sin que tú lo hayas pedido.

Te escribo por varios motivos.

El primero para transmitirte mi alegría por que hayas conseguido superar la infección por Ébola que has padecido. Todos, entre el revuelo mediático que se organizado alrededor de tu caso, hemos deseado con todas nuestras fuerzas que superes la enfermedad.

Disculparme

También te escribo para disculparme contigo, tu familia y tu entorno. En ningún momento has decidido ser portada informativa de todos los medios de este país.

Tampoco has querido que todos supiéramos  el nombre de tus familiares, ni conociéramos a tu perro Excalibur ni si te has ido de vacaciones, cual es la fachada de tu casa ni cuales son tus rutinas diarias.

Pero no hemos podido (o querido) respetar tu intimidad. Los medios, los políticos,… han informado sobre tu situación y todos hemos devorado con ansia de saber más sobre Teresa Romero y lo que sucedía con tu enfermedad.

Y sería fácil culpar a los políticos y a los medios de comunicación de esta violación de tu intimidad, pero la realidad es que todos somos partícipes. Hemos querido saber y conocer y hemos puesto por delante nuestra necesidad de estar informados al derecho a tu intimidad.

¿Y ahora qué?

Pero el principal motivo de escribirte esta carta es para mostrarte mi apoyo hacia el futuro, respecto a lo que va a suceder estas próximas semanas y meses.

Porque Teresa, lamento decirte que con superar la infección por Ébola no termina la tormenta en la que te has visto implicada.

Sin buscarlo te has convertido en un personaje mediático y ahora te va a tocar gestionar esta “fama”.

Estoy convencido de que vas a recibir presiones:

  • El gobierno te querrá mostrar cómo un ejemplo del éxito y que todo se ha hecho bien.
  • Otros tratarán de  ponerte de ejemplo de todo lo que se ha hecho mal y convertirte en la heroína de la lucha contra las negligencias del estado en la gestión de tu infección y contra el modelo concertado que quieren imponernos para la sanidad.
  • Seguro que tiene un sillón a tu disposición en el Sálvame  y otros programas de tertulia y debate donde puedas contar tu historia, tu realidad y tu visión de la situación.

 ¿Y cuál es la mejor opción?

Me gustaría tener una bola donde ver el futuro y decirte: “Mira Teresa Romero, lo que mejor te va a venir es hacer tal y cual”.

Pero ni tú ni yo ni nadie somos capaces de adivinar el futuro. Pero de igual modo que no podemos adivinar el futuro, [piopialo]si podemos pensar en el futuro que nos plantea las decisiones que tomamos en el presente.[/piopialo]

Te invito a que te tomes el tiempo necesario para reflexionar y asesorarte, que seas tú quien marque tu agenda y que tomes las decisiones que consideres oportunas.

 Trata de visualizar cómo quieres que sea la vida de Teresa Romero dentro de 5 años; que decidas  si tu objetivo es volver al anonimato o convertirte en una persona pública.

La vida te ha puesto en una situación que ni has buscado ni has deseado y tu futuro tienes que construirlo desde la situación en la que te encuentras.

Y te deseo que seas capaz de construir un futuro en el que seas tú quien controle la situación, en el que hagas lo que te de la gana y en el que tengas la vida que quieras vivir.

Y aunque todos tenemos una opinión, espero que seamos capaces de ahorrarnos frases del tipo “lo que Teresa Romero debería hacer es…”

Recibe un cordial saludo,

Javier Romero Guasch

The following two tabs change content below.
Psicólogo y coordinador de proyectos. Escribo sobre psicología aplicada a la vida cotidiana. Me apasiona cómo internet, redes sociales, y las nuevas formas de comunicación influyen en las personas y estoy convencido que de todo esto va a salir algo bueno

Podemos Ayudarte

Se valiente y afronta tus problemas

You have Successfully Subscribed!