Vamos a hacer un juego. Imaginemos que
Bárcenas viene a la consulta de WebPsicólogos. Imaginemos cómo sería esa primera sesión.

WebPsicólogos (WP en adelante): Buenos días señor Bárcenas, siéntese. ¿Le ha costado encontrar la consulta? ¿Ha sido fácil encontrar aparcamiento?

Bárcenas: No. Ha sido fácil. El chófer sabía la dirección y está esperándome dando vueltas, así que no he tenido problemas para aparcar.

WP: Bien. Bueno, cuénteme, ¿Por qué se ha decidido a venir al Psicólogo?

Bárcenas: Pues la verdad es que no me siento bien desde hace unos meses. Tengo la sensación de que mi vida no funciona como debería. Los que eran mis amigos, ahora no quieren hablar conmigo. Me culpan de todo lo que ha salido mal. Parece que no hago nada bien, cuando yo sólo me he comportado como siempre.

WP: De acuerdo. ¿A qué se refiere cuando dice que no se siente bien?

Bárcenas: Pues que, sin haber cambiado mi manera de actuar, de repente todo el mundo me da de lado. Parece como si todo lo que he hecho hasta ahora hubiera estado mal. Y yo sólo he seguido las reglas del juego. Me he comportado como esperaban de mí. Y ahora que el asunto se pone feo, todos me abandonan y me echan la culpa.

WP: ¿De qué te culpan?

Bárcenas: Dicen que he robado. Que manejaba dinero negro. Que cobraba de empresas y luego repartía ese dinero en sobres.

WP: ¿Y es verdad?

Bárcenas: Vamos a ver. Claro que es verdad (al menos una parte). Pero es que el mundo funciona así. Yo no he hecho nada distinto de lo que hacen todos ni me he inventado las reglas del juego. No es culpa mía que los contratos se acuerden con comisiones bajo manga. Yo no inventé lo de cobrar en negro. Todo el mundo lo hace.

WP: ¿Y si algo lo hace todo el mundo, eso quiere decir que está bien?

Bárcenas: No. Pero si quieres que cuenten contigo, tienes que aceptar las normas del juego. Y yo era un buen jugador.

Y lo que más me molesta, es que  si los   que creía eran mis amigos movieran unos cuantos hilos, este follón se arreglaba en dos días.

WP: Cuando tenemos un problema, siempre vemos la solución clara. Que “el otro” cambie y se arreglaran los problemas. Pero esa no es la cuestión. Lo importante no es que puede hacer otro para arreglar tus problemas, sino que puedes hacer tu mismo para cambiar la situación. ¿Qué puedes hacer para sentirte mejor?

Bárcenas: Eso lo tengo claro. Contar toda la verdad y que nos hundamos todos, no solo yo. Pero claro, eso implica culparme a mí mismo de más delitos de los que ya se me acusa y tener un problema mayor.

WP: ¿Se solucionaría de ese modo algún problema de los que tienes?

Bárcenas: No, pero al menos no me sentiría cómo el único tonto que paga por todo.

WP: Por lo que entiendo que dices, piensas que la venganza te hará sentirte mejor. ¿Es así?

Bárcenas: Sé que la venganza no soluciona nada, pero al menos no sería yo el único que pagaría los platos rotos.

WP: Si no te va a hacer sentir mejor, ¿No crees qué no es la solución más apropiada?

Bárcenas: Ya, es lo mismo que me dice mi abogado. Pero es que no sé qué hacer.

WP: Los problemas complicados tienen soluciones complejas. Si le parece bien, yo tengo ya bastantes datos para hacerme una idea de cuál es su problema. Ahora necesito trabajar sobre la información que me ha dado para plantearle cual puede ser la estrategia que sigamos para que consiga encontrarse mejor. Recuerde que esto no es magia. Yo le voy a plantear estrategias y herramientas para analizar su realidad y poder reinventarla, pero es usted quien con esfuerzo puede ir cambiando la situación.

Bárcenas: Muchas gracias. Nos vemos entonces la semana que viene.

WP: Hasta la semana que viene.

NOTAS:

Este artículo es totalmente de ficción.

Cuando acudes al psicólogo, este nunca va a juzgar tus comportamientos (no es esa su función) y va a colaborar contigo para que seas capaz de encontrar soluciones a tu situación, trabando en el análisis de tu realidad, dotándote de herramientas y acompañándote durante el proceso.

The following two tabs change content below.
Psicólogo y coordinador de proyectos. Escribo sobre psicología aplicada a la vida cotidiana. Me apasiona cómo internet, redes sociales, y las nuevas formas de comunicación influyen en las personas y estoy convencido que de todo esto va a salir algo bueno

Podemos Ayudarte

Se valiente y afronta tus problemas

You have Successfully Subscribed!