Tengo problemas y no sé como resolverlos

Tengo problemas y no sé como resolverlos

Como ya escribí en el artículo Eficacia Personal: cómo afrontar los problemas cotidianos , son los pequeños problemas cotidianos los que ocasionan un desgaste considerable, tanto en lo físico como en lo emocional.

Ya sabemos que el estrés afecta a nuestro sistema inmunológico y puede incrementar el riesgo de contraer infecciones y enfermedades.

Si respondemos a las situaciones estresantes que nos ocurren a diario quejándonos o descargando nuestras tensiones sobre las personas que nos rodean, podemos terminar por sentirnos aún peor.

10 síntomas de estrés y ansiedad

En cambio, si recurrimos a las personas que nos rodean para conseguir ayuda en la solución de un problema, es más probable que nuestro estado de ánimo se vuelva más positivo.

Primer paso: Hacer una buena valoración de la situación

El primer paso en la búsqueda de soluciones a los problemas es hacer una buena valoración racional o interpretación realista de la situación.

Las valoraciones son irracionales cuando no son realistas. Son propensas a causarnos experiencias negativas y tienden a expresarse en términos absolutos, de exigencia y buscando casi siempre la perfección.

Retrato de un perfeccionista

Aprendiendo a hacer valoraciones más razonables, podremos moderar algunas de nuestras emociones negativas y reducir el estrés.

Segundo paso: Cambiar los esquemas mentales

Lo segundo es aprender a cambiar los esquemas mentales, pero esto no es tarea fácil, especialmente cuando nos hemos acostumbrado a utilizarlos demasiado tiempo.

Pensamientos y Creencias: Trás mis pensamientos, están mis creencias

Suele ser necesario, para cambiarlos, tratar estos esquemas como enemigos que sólo serán derrotados con una perspectiva más realista de la vida. En este sentido, proponemos las siguientes estrategias:

Recordatorios: Los recordatorios son pequeñas frases o palabras que podemos tener a mano para evocar que no debemos caer en creencias irracionales.

tengo problemas

Interpretaciones alternativas: Las valoraciones irracionales a menudo nos causan interpretaciones erróneas de los acontecimientos diarios que nos suceden. Siempre es útil estar alerta ante nuestras propias percepciones, para así poder cuestionarlas, particularmente cuando nos enfrentamos a situaciones de estrés.

Reetiquetar: Esta es una acción que nos ayudaría a tener una perspectiva más satisfactoria porque nos haría adaptarnos mucho mejor ante ciertos acontecimientos en la vida y ante determinadas personas.

Reconocer los peores escenarios posibles: Cuando nos ocurre algo, todos tendemos, a veces, a ver estas circunstancias totalmente desproporcionadas y a vivirlas mucho peor de lo que en realidad son. Cuando esto nos suceda, es necesario contrastar y cuestionar la realidad preguntándonos “¿qué es lo peor que puede pasar?”.

Como disminuir el miedo al fracaso dando 4 pasos de gigante

Aspecto clave a tener en cuenta: Actitud activa

Un tercer punto a tener en cuenta sobre la resolución de problemas es que, para que sea práctico y efectivo, requiere que tengamos una actitud activa y no pasiva. Los problemas no se resuelven contemplándolos sino activándolos, que es lo mismo que afrontarlos decididamente.

Flexibilidad psicológica o como dejar de vivir en el día de la marmota

Los pasos necesarios en la resolución de problemas son los siguientes:

  1. Percepción de uno mismo. El primer paso para resolver problemas positivamente es verse a uno mismo como una persona capaz de producir soluciones y para esto debes pensar que “parte de la vida implica afrontar problemas y sacrificios. No nos vale de nada alterarnos cuando tenemos dificultades, sino que es más positivo centrarnos en buscar herramientas apropiadas para solucionar esos problemas”.
  2. Definición del problema. Lo primero que hemos de hacer al enfrentarnos a una situación estresante es entender qué es lo que está sucediendo. Es preciso tomarnos un tiempo para pensar en el problema y hacer una lista de objetivos; en este, punto los demás nos pueden servir de ayuda, pues nos van a facilitar una visión objetiva del problema.tengo problemas
  3. Lista de opciones. Antes de establecer un plan de acción es necesario que contemplemos bien todas las alternativas que tenemos a nuestro alcance. Es bueno ser creativo en este punto, o sea, que cuantos más planes de acción tengamos para resolver el problema, mucho mejor. En este punto también pueden ayudarnos mucho las demás personas.
  4. Toma de decisiones. Llegados a este punto estamos listos para pasar a la acción, es decir, llevar a cabo lo que hemos elaborado en el punto anterior; pero es necesario que recordemos que en la mayoría de las situaciones no sólo existe un único plan correcto, sino que todas las respuestas que podamos dar a cualquier problema tienen ventajas y desventajas.
  5. Evaluación. Si el plan que hemos llevado a cabo resulta exitoso, fenomenal, pero si no, es necesario que examinemos qué es lo que ha pasado y que volvamos de nuevo a la carga, recordando que los creadores de soluciones somos siempre nosotros.

Para concluir: Afrontadores positivos y negativos

Concluyendo, podemos decir que los afrontadores positivos responden a los retos de la vida asumiendo la responsabilidad de encontrar solución a sus problemas. Su objetivo es evaluar la situación, conseguir asesoría y apoyo de otros, y generar un plan que funciones en pro de sus intereses.

Estilos de Afrontamiento

Los afrontadores no positivos responden a los retos de la vida con negación o evasión. Estas personas, o bien se desentienden de sus problemas, o reaccionan impulsivamente sin gastar tiempo o esfuerzo en encontrar la mejor solución.

Mecanismos de Defensa y Estilos de Afrontamiento

Pueden ser personas irritables o agresivas, depresivas o pasivas. Suelen así culpar a otros por sus problemas y no llegan a apreciar el valor que podría tener afrontar los desafíos que la vida les presenta con un sentido de oportunidad, apertura, dominio y control personal.

Vivimos en una sociedad donde las personas esperan respuestas fáciles a sus problemas, una pastilla, un arreglo rápido, una solución garantizada, aquello que no requiera mucho esfuerzo-. El afrontamiento positivo no resulta de descubrir una única respuesta, aplicable a todo y a toda prueba, sino de una actitud y una filosofía de vida.

Educación en valores ¿qué está fallando?

6 técnicas para gestionar mejor la ira

6 técnicas para gestionar mejor la ira

La rabia es una de las emociones humanas más complejas. El problema está en que, si bien es parte de la vida, también nos puede privar de conseguir lo que queremos.

Y ¿qué es lo que causa nuestra rabia?  la rabia se experimenta  hacia personas con las que hay cierta relación, por eso sus causas  tienen que ver con la frustración de deseos, necesidades personales, afirmación excesiva de autoridad, situaciones donde se dan el  rencor y el resentimiento, planear venganza, ajuste cuentas, querer “descargarse” y no poder, interrupción de planes concretos, insatisfacción de expectativas personales, así como deseos o acciones que vemos que lesionan nuestro orgullo y autoestima, ser objeto de deshonestidad o ruptura de promesas, abuso de autoridad, ser ignorado o maltratado por alguien significativo, ataque verbal o físico, sensación de ser víctima de una situación y no tener opción, etc; a veces, también nos puede causar rabia, pero en menor grado, actos socialmente inapropiados, injusticias, comportamientos ajenos que consideramos reprobables, etc. 

 Cómo controlar la ira

No es recomendable ocultar nuestra molestia por cosas que nos irritan.  Lo que tenemos que evaluar es si ciertas maneras de afrontar la rabia favorecen nuestros intereses. La rabia puede tener altos costes.  Entre los físicos podemos incluir el estrés fisiológico, la hipertensión y las molestias corporales que los acompañan. Los costos interpersonales pasan por sentimientos de desesperanza, desolación y aislamiento.

 6 Técnicas para gestionar mejor la ira

A continuación, voy a explicar algunas técnicas útiles para gestionar mejor la rabia:

Técnica 1: Comprueba la racionalidad de tus pensamientos al evaluar lo que te sucede”.

gestionar la ira

Una buena forma para comenzar a aprender cómo afrontar la rabia es analizando nuestras valoraciones al respecto. Cuando hacemos una valoración de un suceso frustrante, debemos decidir si es algo por lo que vale la pena molestarse. En este momento se hace importante que pensemos racionalmente. Si pensamos que las cosas siempre deben ir como nosotros esperamos, que los demás siempre deben tratarnos inmejorable y amablemente, y que nosotros nunca tenemos por qué pasar una frustración o un mal rato, entonces ciertamente que pasaremos bastantes momentos en que nos asaltará la rabia.

 Frustración, una reacción emocional más

Técnica 2: “Aprende a ser creativo emocionalmente”.

Ante sentimientos confusos, es muy positivo que hagamos un stop, que nos tomemos unos minutos para encontrar respuestas positivas. Es importante que, en estos momentos, en vez de permitir que nuestras emociones nos controlen, seamos creativos para producir experiencias positivas. Cuando estemos molestos, consideremos los siguientes pasos:

  1. Reconozcamos y aceptemos el hecho de que estamos molestos.
  2. Decidamos qué hacer al respecto. Lo importante es que nos demos cuenta de que tenemos varias alternativas a nuestro alcance para decidir la manera más apropiada cuando sintamos rabia.

 

Técnica 3: “Practica la relajación y el control en situaciones de frustración que te crean rabia”

La relajación es una técnica muy beneficiosa para utilizar en situaciones de rabia. Hay algo de verdad en aquel consejo de contar hasta 10 antes de responder. Ese tiempo simbólico nos sirve para decidir qué acción tomar más apropiada para resolver el problema. A través de la relajación, con respiraciones profundas y relajación muscular, podemos llegar a sentirnos en las mejores condiciones para sopesar diferentes opciones y tomar decisiones. También podemos usar la relajación para adelantarnos a una situación que sabemos que nos irritará. Nos podemos sensibilizar ensayando respuestas para el momento en que ocurra la situación; cuando sientas “hervir tu sangre”, califica tu rabia en una escala del 0 al 100 y relájate hasta que se reduzca a un nivel de 30 o menos.

 

Técnica 4: “Distinguir y examinar las dos etapas de la descarga”

gestionar la ira

Cuando la rabia realmente se apodera de nosotros, puede ser de mucha utilidad descargarla a través de actividades físicas o creativas. Al “sacar “la rabia, nos reponemos y logramos un estado más relajado para visualizar el problema y pensar en soluciones.

La técnica de descargar tiene dos etapas: una primera fase, que consiste en limpiarnos de las tensiones y molestias que nos afectan, incluso físicamente, y la segunda que tiene que ver con el trabajo de la situación en sí, es decir examinar qué es lo que realmente está pasando y qué es lo que me está provocando esta situación de rabia. Con tan sólo descargar no se elimina la fuente de frustración y molestia, sino que se encuentra más autocontrol para combatirla.

¿Cómo soportar a personas insoportables?

Técnica 5: “Practica la Asertividad”

A veces puede ser importante expresar la rabia, y en otras ocasiones, hay que evaluar si eso nos favorece o lo hace más difícil. Ya que reaccionar con rabia no suele ser la mejor estrategia, podríamos preguntarnos qué otras formas tenemos como respuesta.

Asertividad: ¿qué es? y ¿cómo se trabaja?

Asertividad significa mantener una posición basada en el reconocimiento de los derechos propios, expresar nuestra forma de pensar y sentir de manera directa, honesta y apropiada. Cuando somos asertivos, demostramos respeto por nosotros mismos y por quienes nos rodean. Por una parte, no es pasividad ni permite que otros se aprovechen de nosotros, y por otra, se reconocen las necesidades de los otros y se intenta relacionarse con ellos de manera provechosa.

Técnica 6. “Valorar el poder del perdón”.

Una lección valiosa que la vida nos enseña es la de aprender a perdonar. Cuando perdonamos a alguien que nos ha tratado injustamente, no quiere decir que le absolvemos de su responsabilidad. Cuando se perdona uno mismo se libera de la amargura y de la rabia. El rencor y el resentimiento, por el contrario, nos mantienen aferrados a la rabia y a la amargura. El perdonar aumenta en nosotros en el poder del control en situaciones desagradables. El más fuerte es quien sabe cuándo no hay que pelear.

Perdonar: 5 ideas generales

La adicción al amor

La adicción al amor

La persona adicta al amor mide su valía en función de si cuenta o no con el amor de otra persona. La creencia contraproducente que mantiene de la idea del amor, le lleva a creer que sólo puede ser feliz y desarrollarse plenamente como persona si alguien le ama, y que lo peor que podría ocurrirle es estar sola.

Se trata de un tipo de persona dependiente que, en lugar de responsabilizarse de sí misma y de sus emociones, pretende cargar este peso sobre otra persona.

Deja su realización personal en manos de otro individuo. Su idea del amor es, en realidad, muy pobre. El amor es para ella una necesidad y no una opción.

Al no aceptar que la felicidad depende de sí misma y no de lo que otra persona esté dispuesta a hacer por ella, se convierte en un blanco fácil para la depresión. Puesto que su único vínculo con la cara amable de la vida, su único foco de satisfacción es el amor, cuando no consigue sus metas o sufre alguna desilusión en este ámbito queda desamparada, sin argumentos válidos que le den sentido a su vida.

7 palabras sobre el amor

La búsqueda desesperada del amor

Este tipo de persona suele ser víctima de su propia baja autoestima y de una idea demasiado idealizada del amor, la familia y otras instituciones sociales.

El fantasma de la soledad le aterroriza. Es en extremo enamoradiza y parece que en cada fracaso amoroso vaya a perder la vida.

Sin embargo, no siempre su amor al amor le asegura una relación amorosa estable y satisfactoria. Aunque, aparentemente, es todo amor, suele provocar más rechazo que unión.

5 mentiras sobre el amor

dependencia amorEs bastante corriente que algunas personas se sientan, al inicio de la relación, atraídos por la dependencia de la pareja que han elegido.

No lo interpretan como un signo de debilidad o inmadurez sino como un rasgo deseable.

Sin embargo, con el pasar del tiempo, la dependencia acaba siendo una pesada carga para la pareja.

Lo que era una virtud se convierte en un defecto a veces insoportable.

En algunos casos, la relación también acaba siendo frustrante para el/la dependiente porque esperaba recuperar su autoestima mediante la unión sentimental, y esto es algo que su pareja no puede proporcionarle.

Independencia y atracción

En cambio, las personas más independientes y menos dispuestas a ligarse emocionalmente son las que despiertan mayor interés y deseo. Esto puede parecer paradójico, pero no lo es en absoluto. Es una consecuencia lógica.

Mientras que la persona adicta al amor no se interesa verdaderamente por casi nada más que no sea el amor, la persona independiente se ocupa en intereses y actividades distintas, lo cual la enriquece como persona y le proporciona diversos temas de comunicación e intercambio con su pareja.amor dependencia

Por una parte, la persona adicta al amor tiende a imponer un tipo de relación cerrada, absorbente y de plena dedicación mutua, que puede acabar agobiando y aburriendo a su cónyuge.

En cambio, la persona independiente mantiene lazos con otras personas fuera del ámbito del hogar, lo cual le hace sentirse, a nivel individual, satisfecha de cómo se desarrolla su vida y, a nivel de pareja, se enriquecen con el intercambio continuo de información, estímulos y experiencias que mantienen con otra gente conjunta o individualmente.

La dependencia emocional

Los problemas para alcanzar una relación estable

El rechazo del que hablábamos también se manifiesta entre las personas adictas al amor, que todavía no han formado una pareja estable.

Generalmente, tienen problemas para retener a otra persona a su lado, incluso para que alguien se interese por ellas, porque de alguna manera transmiten su extrema inestabilidad. La imagen que dan es justamente la contraria a la que hipotéticamente propicia los juegos del amor y la seducción.

La necesidad de aprobación

 

Retrato de un perfeccionista

Retrato de un perfeccionista

La persona perfeccionista cree que todo debe hacerlo a la perfección. Para ella la sola idea de realizar un trabajo imperfecto la sume en un estado de gran tensión y nerviosismo.

El perfeccionismo condena a la frustración

No concibe la posibilidad de cometer errores porque cree que un único error es suficiente para desmoronar el sentido de su vida. Interpreta los errores como un fracaso y no como una posibilidad para aprender y superarse a sí misma. Mantiene una actitud muy autocrítica consigo misma y con los demás, a los que acaba viendo como seres imperfectos.perfeccionismo

Desea ser siempre la mejor en todo, y esto le acarrea la antipatía de mucha gente. Sus éxitos no la satisfacen porque siempre encuentra algún defecto, de ahí que la vida le proporcione tan pocas satisfacciones y sea tan propensa a la depresión.

Su nivel de productividad no está en consonancia con su nivel de esfuerzo, ya que pierde gran parte de su tiempo en cuidar todo tipo de detalles. Suele declinar llevar a cabo actividades que desconoce porque teme fracasar en ellas, de modo que siempre realiza aquellas actividades que ya domina. Parte de las expectativas excesivamente utópicas e inalcanzables.

Optar por el término medio

La búsqueda de la perfección es una vía directa hacia la frustración. Generalmente, la persona adicta a la perfección cree que a mayor perfección se corresponde mayor felicidad. Por el contrario, rechaza totalmente la idea de permanecer en el término medio. Para ella esto no equivale a una toma de posición moderada ante la vida, de recibir alegremente lo que ésta nos ofrece, sino a la peor de las posturas.

Frustración, una reacción emocional más

punto medioLa adicción a la perfección está basada en el pensamiento todo/nada. Según este sistema irracional de pensamiento, el error es sinónimo de frustración; una prueba mal resuelta, una pequeña falta, la menor incorrección dan al traste con todos los éxitos conseguidos. El pensamiento dicotómico es autodestructivo y paralizante, e infunde en el ánimo de la persona una gran ansiedad y una sensación de perpetuo fracaso.

El círculo vicioso de postergar

Situarse en el término medio significa aceptar que la vida está llena de pequeñas imperfecciones, y que no por ello merece menos la pena vivirla. Ante el hecho de que no existe nada absolutamente perfecto, el ser humano puede optar por tres caminos diferentes: el de la confrontación, el de la resignación y el de la conformidad.

Los debería de la vida

No esperar de la vida más de lo que ésta puede ofrecernos y recoger con alegría sus frutos es la filosofía sustentada por las personas que viven en el término medio.

  1. Las personas perfeccionistas suelen hacer muy bien todo lo que hacen, pero a cambio viven continuamente en tensión, preocupadas, insatisfechas y deprimidas.
  2. Las personas que no pretenden hacer las cosas a la perfección son a la larga más productivas y obtienen una mayor satisfacción que las personas perfeccionistas.
  3. La perfección no asegura la satisfacción. Se puede hacer un trabajo perfecto y sentirse insatisfecho, o realizar una actividad simple, como por ejemplo dar un paseo, y sentirse satisfecho.
  4. Buscar la perfección es absurdo porque todo puede mejorarse.
  5. Las personas que intentan ser perfectas en el fondo lo hacen para evitar el fracaso o la crítica. Paradójicamente, el ansia de perfeccionismo les provoca una ansiedad tan grande que acaban convirtiéndose en su peor enemigo. No necesitan ser criticadas porque ellas mismas ya lo hacen.
  6. Las personas perfeccionistas acaban siendo vistas por los demás como seres rígidos y tensos.
  7. La vida de las personas perfeccionistas puede acabar siendo abundante en éxitos, y mísera en satisfacciones.
  8. Cometer errores es humano y aceptarlos es reconocer nuestra condición humana.
  9. Aprendemos de nuestros errores. El fracaso es una oportunidad para el crecimiento personal.
  10. Las personas perfeccionistas ven el vaso medio vacío, y las no perfeccionistas lo ven medio lleno.
  11. La felicidad no está en hacer las cosas perfectas, sino en hacerlas.

LA DEPENDENCIA EMOCIONAL

LA DEPENDENCIA EMOCIONAL

Las personas dependientes buscan la felicidad fuera de sí mismas. Su dicha o desdicha siempre es la consecuencia de factores externos que no pueden controlar. En realidad, con esta actitud evitan tener que responsabilizarse de sus sentimientos y conductas, de ahí que pongan su bienestar en manos de los demás.

Asertividad: ¿Qué es? ¿cómo se trabaja?

Aunque, la dependencia ofrece algunas compensaciones, no cabe duda de que comporta muchas más desventajas. La persona dependiente, por ejemplo, casi nunca hace lo que desea. Su comportamiento se define en función de los demás. Como se coloca siempre en la retaguardia, tiene que seguir las instrucciones de los que van delante de ella.

Codependencia emocional

dependencia emocionalSu tendencia a seguir los pasos de figuras como las del padre/madre, pareja, jefe, etc., a ser siempre la sombra de otra persona, les impide adquirir la suficiente madurez para llegar a ser ellas mismas. El gran precio que tienen que pagar a cambio de seguir bajo la protección de los demás es no poder vivir según sus propios deseos y expectativas. A la larga, la dependencia causa una gran frustración.

Detrás de la necesidad de dependencia, encontramos los siguientes razonamientos contraproducentes. La persona se auto consuela pensando: “Si dependo de los demás…

  • no soy culpable de mis defectos,
  • experimento una sensación de seguridad y protección,
  • no soy responsable de mi desarrollo personal,
  • no corro riesgos,
  • no tengo que cambiar”.

Razones para dejar atrás la dependencia emocional

dependencia emocionalExisten varias buenas razones para dejar de depender de los demás:

  1. Dejar de hacer cosas que en realidad no deseamos hacer.
  2. Evitar influencias negativas de otras personas.
  3. Descargarse de la responsabilidad de hacer felices a los demás.
  4. Dejar de ser manipulado.
  5. Dejar de ser demasiado vulnerable a los acontecimientos externos, ya que el bienestar lo encontramos dentro de nosotros y no fuera.
  6. Llevar una vida satisfactoria, porque una de las claves de la felicidad radica en la independencia de los seres humanos.

Analfabetismo emocional

La dependencia emocional está íntimamente relacionada con la adicción a la aprobación, por eso puedes pensar que, si dejas de vivir en función de los demás, te rechazarán. Pero esto no es así. En el trato con los demás, tú marcas las normas. Si demuestras a la gente que pueden despreciarte, no dudes en que lo harán, pero si les muestras que deben respetarte, ten la seguridad de que lo que obtendrás será respeto.