Las relaciones 2.0: algunos conceptos que deberías conocer

Las relaciones 2.0: algunos conceptos que deberías conocer

Si algo ha cambiado durante este último año ha sido nuestra manera de relacionarnos con las personas, y no solo con nuestros allegados, sino también con las personas desconocidas.

La mayoría de gente afirma, (y esto es una realidad), que es increíblemente difícil conocer gente nueva, y si esto es difícil, ¡ligar ni te cuento! Atrás quedó eso de flirtear con miraditas o de esperar a que suene una buena canción y utilizarla de excusa para sacar a alguien a bailar a la pista.

Debido a esta dificultad para conocer gente nueva, cada vez son más los valientes y las valientes que deciden aventurarse a buscar una relación a través de la red.

No pretendo a través de este artículo analizar las posibles ventajas e inconvenientes de este tipo de relaciones. El objetivo de este artículo es más bien introductorio, en él se recogen una serie de términos y conceptos con los que debemos estar familiarizados si queremos comenzar nuestras andanzas por este mundillo.

Todos los términos que se recogen provienen del inglés, y hacen referencia a conductas tóxicas, que a menudo se dan entre este tipo de relaciones. Aunque conocer gente de esta manera es una buena opción, hay que ir con cuidado, pues el anonimato que proporcionan las redes, a veces da lugar a la despersonalización, poca empatía y ninguna responsabilidad emocional.

Cultura Hook Up

Es una cultura relativamente reciente, que poco a poco se ha ido extendiendo a través de todo el mundo. Podríamos traducir Hook Up como liarse o enrollarse con alguien sin ningún tipo de compromiso formal.

relaciones 2.0

En el Hook Up se rompe con las reglas tradicionales del ligoteo, ya no hace falta ir a cenar o ir al cine, la gente queda en plan «aquí te pillo, aquí te mato», prima lo casual, rápido y disponible en detrimento de la conquista y la exclusividad de la pareja.

Aunque a simple vista, puede parecer que tiene muchas ventajas, también tiene sus inconvenientes: fruto de la celeridad con la que se consuman estas relaciones, las personas acaban convirtiéndose en objetos (cosas) para un fin determinado, sin tener en cuenta que, para mantener unasrelaciones sexuales saludables, son necesarios otros muchos factores como: la comunicación, la complicidad o el contacto real y sin prisas…entre otros.

¿Cómo afectan las redes sociales a la inseguridad que siento hacia mi pareja?

Netflix&Chill

Peli y manta de toda la vida, pero sin peli. Es la excusa perfecta para invitar a tu ligue a tener un encuentro «casual y planeado a la vez». Algún día normalizaremos eso de quedar con amigos para ver Shrek y echar la siesta, pero hasta entonces, si te invitan a ver una película, cuenta con que te vas a perder el final (a veces, el principio también).

Ghosting

Como imagináis, este término procede del inglés ghost (fantasma). Es una forma de terminar con una relación romántica o flirteo a través de redes sociales haciendo una bomba de humo en toda regla. La otra persona desaparece de la noche a la mañana, deja de responder tus mensajes e incluso deja de seguir tus perfiles en redes sociales… ¡ni el CSI podría encontrarlo! A menudo, este fenómeno/desaparición sucede cuando la otra persona no tiene las herramientas de comunicación o no tiene las herramientas emocionales necesarias para «romper» con la otra persona, otras veces simplemente son personas con poca empatía.

¿Es tu pareja tóxica?

Caspering

Es una variante del ghosting. La diferencia entre ambos es que en el ghosting, la persona desaparece de golpe, y en el caspering sin embargo, lo hace poco a poco, bajando la intensidad de manera gradual, aunque al final el resultado sigue siendo el mismo.

Deflexing

Estás sufriendo deflexing si cuando estás hablando con la otra persona, ésta sólo responde estratégicamente a lo que le interesa y pasa por alto o ignora las invitaciones para encontraros cara a cara. Aunque el objetivo de estas aplicaciones es acabar quedando con la persona, es mucho más habitual de lo que pensamos, mantener solo conversaciones sin que jamás llegue a haber un encuentro real con esa persona.

app de ligue

Cushioning

Tiene pareja estable, pero… ¡no para de tontear contigo! (contigo y probablemente con alguna persona más). Asúmelo, esa persona no quiere nada contigo, pueden suceder dos cosas: le provoca excitación coquetear con otras personas fuera de su relación o quiere tener a otras personas disponibles por si su relación falla.

Tipos de AMOR: Amantes, pareja, amigos… ¿Qué somos?

Marleying

El turrón vuelve a casa por Navidad. Todos sabemos que, en esas fechas tan señaladas, nos ponemos más tiernos que de costumbre y sí…ahí está tu ex, escribiéndote un mensaje, por si acaso a tí también te ha invadido esa nostalgia. ¿Un consejo? no vuelvas a una relación que no funcionó solo por ese ataque de nostalgia.

Bomb loving

Con el nombre de «bomba de amor» nos referimos al fenómeno de abrasar a la otra persona con decenas e incluso cientos de mensajes, haciendo que se pegue todo el día pegada al móvil. En principio podría parecer una manifestación continua de cariño y sentimientos, pero este tipo de conductas a menudo, son una forma de controlar a la pareja de forma indirecta de dos maneras: la primera sabiendo en todo momento dónde, con quién y qué está haciendo, y la segunda evitando que disfrute de otras actividades puesto que tiene que estar pendiente del móvil.

Whelming

Hablamos de whelming cuando la otra persona alardea sin parar de sus ligues virtuales como si fueseis colegas. Este suceso a menudo esconde una autoestima baja e insegura, la cual tiene que disfrazar y adornar haciendo alarde de sus conquistas.

Una reflexión final

Estas son solo algunas de las conductas tóxicas con las que puedes topar si comienzas a conocer gente a través de este tipo de plataformas, ahora puedes identificarlas y andar algo más prevenido.

Para finalizar recuerda: tanto el amor como las relaciones sexuales tienen que ser algo placentero, cómodo y cálido para ambas partes, todo eso de mantener relaciones a diestro y siniestro puede estar bien, siempre y cuando no caigamos en el sexo como fuente de estrés o lo que es peor aún, que se convierta en algo despersonalizado y mecánico. Ante todo, ten en cuenta que estás tratando con seres humanos los cuales tienen sentimientos, lo que para ti puede ser una cosa insignificante, puede dañar seriamente la autoestima de la otra persona. Disfrutar está bien, pero siempre con respeto y con cierta responsabilidad emocional hacia los demás.

Puedes decir «NO» y ser una buena persona

Puedes decir «NO» y ser una buena persona

¿No te pasa qué…?


Acabas de salir de una primera cita con una persona con la que no se ha encendido la chispa y te quiere besar, aunque a tí no te convence del todo. Estás hasta arriba de trabajo y un amigo te pide un favor. Tu jefe te llama a última hora para que cubras un turno a pesar de que ya vas pasado de horas este mes…


¿Qué tienen en común estas situaciones? ¡Fácil! Las tres se resolverían dando una respuesta negativa a la otra persona: lo siento, pero creo que no hay química suficiente entre nosotros. Me encantaría ayudarte, de verdad, pero este fin de semana es imposible. A pesar de que me gustaría, necesito tiempo para descansar y pasar tiempo con la familia.

Asertividad: ¿Qué es? ¿cómo se trabaja?


A simple vista no parece complicado, pero… ¿Quién no se ha sentido incómodo alguna vez por tener que dar una respuesta negativa a alguien? A veces podemos llegar a sentir culpa, malestar, y remordimientos e incluso llegarnos a preguntar ¿soy peor persona por decir «NO»? la respuesta es sencilla, el ser humano es libre de pensamiento y de acciones, y es completamente lícito que en algunas ocasiones tengamos que negarnos a hacer algo o rechazar alguna petición, en favor de nuestros propios intereses y necesidades. Es entonces cuando entra en juego un concepto, del que seguro todos habéis oído hablar, la Asertividad.


La asertividad es un modelo relacional y comunicacional, a través del cual expresamos nuestros sentimientos, pensamientos e ideas de forma adecuada y respetuosa, de manera que entre los interlocutores se crea una comunicación más eficaz. Podríamos decir que la asertividad encuentra el equilibrio entre la agresividad y la pasividad o sumisión. Se consideran conductas asertivas algunas como, por ejemplo: negarnos a peticiones, manifestar nuestros derechos, intereses o necesidades y expresar acciones que nos han herido o molestado.

Ser una persona asertiva tiene beneficios como:

  1. Potencia la confianza y seguridad en nosotros mismos, además aumenta nuestra autoestima y sensación de libertad. asertividad 
  2. Evita la sensación de manipulación y de complacencia, ambas a largo plazo perjudiciales en las relaciones con los demás.
  3. Nos permite tomar decisiones más correctas y en consonancia con lo que pensamos, provocando una mayor armonía y coherencia con nosotros mismos.
  4. Evita que nos impliquemos en cosas de las que luego nos podamos arrepentir.

Tecnicas de asertividad


Ahora que ya sabemos un poco más sobre la Asertividad, vamos a centrarnos de manera más específica en las conductas de rechazo de peticiones, y veremos algunas técnicas para hacerles frente:

Agradecimiento + negación:

Una frase de agradecimiento siempre es señal de respeto y rebaja la posible tensión.

Ejemplo: «Lo siento, pero no me apetece, este fin de semana me gustaría descansar.»

Busca puntos de coincidencia:

Descubre si hay algún punto en común y enfatízalo con frases como: «a mí también me lo parece», «creo que es una idea genial», «coincido contigo en..», «tienes razón en que…»

Ejemplo: “Yo también creo que es un plan genial, y aunque me gustaría ir, el domingo no puedo.”

Justificar:

Decir «NO» a secas es una opción un poco cortante para la otra persona, escuchar un “no puedo” o “no quiero” provoca rechazo instantáneo, sin embargo, si añadimos una justificación a la respuesta, el mensaje que recibe la otra persona es más comprensible.

Ejemplo: «Me encantaría acompañarte, pero en este momento no puedo, voy a ir a ver a mi madre y me quedaré en su casa toda la tarde.»

Aplazar la decisión:

En algunas ocasiones no podemos responder de forma inmediata, no tengas prisa en dar tus respuestas. Puede ser que un primer momento te sientas obligado a aceptar, y que cuando pienses mejor la situación te des cuenta de que puedes negarte sin problemas.

Ejemplo: «Ahora mismo no puedo darte una respuesta seguro, te escribo mañana y te lo confirmo.»

Buscar alternativas: 

Útil cuando queremos aplazar o negociar las condiciones. Podemos utilizar frases como: «hoy me resulta imposible, pero estoy libre este finde», «podemos buscar otro momento…»


Ejemplo: “Lo siento, pero hoy trabajo hasta tarde, ¿qué te parece si vamos mañana después de comer?”
 

Técnica del sándwich:

En esta técnica utilizamos tres mensajes diferentes, primero un positivo, seguido del mensaje negativo, y otro positivo para terminar.


Ejemplo: “Agradezco que pienses en mí (positivo), pero hoy tengo cosas que hacer en casa (negativo), te llamo mañana y hablamos por si podemos ir en otro momento (positivo)”

Ahora que ya conocemos algunas técnicas lo más importante es ponerlas en práctica en diferentes situaciones. Al principio, como todo aprendizaje en la vida, nos resultará costoso, pero con el paso del tiempo, iremos dominando esta forma de comunicación y comprobaremos el poder que tiene si se realiza de forma adecuada.

Mejorar la asertividad: Banco de Niebla

Técnicas Asertivas: Disco Rayado


«La mitad de nuestros problemas en la vida pueden ser identificados por haber dicho que si demasiado rápido o por haber dicho que no demasiado tarde.» – Josh Billings

Primeros auxilios emocionales

Primeros auxilios emocionales

 

Si nos encontramos con un amigo o amiga que se acaba de caer y se ha hecho una herida, todos sabríamos cómo reaccionar: acudiríamos al botiquín y aplicaríamos los productos necesarios para desinfectarla y curarla pero… ¿qué sucede cuando ese amigo o amiga no tiene una herida física, si no que tiene una herida emocional? ¿sabrías qué hacer? ¿cómo responder?

Probablemente la respuesta sea no, pero tranquilo, no eres el único…

En muchas ocasiones, nos encontramos ante una situación en la que nuestros amigos o familiares necesitan desahogarse y recurren a nosotros…nadie nace preparado para este tipo de situaciones y conversaciones a menudo dolorosas, normalmente actuamos según hayamos ido aprendiendo de nuestras experiencias, y aunque no hay un guion estricto establecido, hay una serie de pautas básicas que nos pueden ayudar a que el momento sea más cercano, más relajado y discurra mejor.

Como recomendar ir al psicólogo y no morir en el intento

Antes de empezar hay que considerar que cada situación y cada persona es diferente, los problemas no siempre se tratan de la misma manera. Las reglas básicas que leeréis a continuación son solo un acercamiento, algo así como un kit básico para que podáis atender a esas heridas emocionales de vuestras personas cercanas:

Pregunta e invita 

¿Puedo hacer algo por ti? A menudo a las personas nos cuesta pedir ayuda de forma directa, sin embargo si percibes que algo no va bien… simplemente puedes ofrecer tu ayuda, de esta forma facilitarás que la otra persona note interés y se muestre más dispuesta a iniciar una conversación sobre el tema. Si tienes un vínculo fuerte con una persona y «haces como si nada» el problema no desaparece y además transmites cierto desinterés.

Pienso, luego siento. Entre el pensamiento y las emociones

auxilios emocionales

Algunas frases que podemos utilizar durante la conversación son:

Te escucho.
Noto que estás triste.
Háblame sobre ello.
Estoy aquí para apoyarte.
Sé que ha sido duro para ti.
Entiendo que tengas ganas de llorar.
Si quieres… puedo escucharte/ayudarte.

No es lo mismo oír que escuchar

Oír significa percibir sonidos, sin embargo… escuchar requiere que prestemos atención y que comprendamos el mensaje que la otra persona nos intenta transmitir.

Habla poco, deja que la conversación fluya a su ritmo, sin presiones y respetando las pausas. Es contra productivo seguir un ritmo de conversación acelerado en el que ofreces consejos todo el rato. Recuerda que la otra persona debe sentirse relajada y comprendida.

La capacidad de hablar, pasa por saber escuchar

Apoya con tu presencia a través de comentarios cálidos y gestos sencillos como por ejemplo: pasar tu brazo por su hombro o agarrar la mano.

El apoyo social y la red social de apoyo

El apoyo social y de personas significativas es un recurso psicológico muy valioso, ya que hace sentir a la persona estimada y valorada.

Contar con una buena red social de apoyo, y que percibamos que así es, nos va a ayudar a amortiguar las emociones que generan algunas situaciones.

Algunas recomendaciones finales importantes

Lo ideal es mantener el contacto visual, estando a poca distancia. El nivel de contacto puede ser muy variable y es importante que sea según las necesidades del que está expresando y no según las nuestras. Mantente calmado aunque las emociones se
intensifiquen.


Acoge con naturalidad lo que se te confía. Al sincerarnos tenemos miedo de ser rechazados, ten en cuenta que la otra persona confía lo suficiente en ti como para sincerarse y mostrarte su lado más vulnerable. Llorar o mostrar tristeza o enfado es natural, debes dejar que la otra persona se exprese.

¿Qué puede hacer el voluntariado por mí ?

¿Qué puede hacer el voluntariado por mí ?

Si algo hemos demostrado durante estos dos últimos meses es que la unión de todas las personas es esencial para cumplir objetivos comunes de salud y bienestar. No habría sido posible librar esta gran batalla sin la ayuda de la iniciativa solidaria de muchos ciudadanos: se cosieron miles de mascarillas, se crearon nuevas formas de construir respiradores, se organizaron redes vecinales para llevar la compra a los más vulnerables, se abrieron líneas de apoyo psicológico, se realizan donaciones de alimentos,… En definitiva, se pusieron en marcha muchas acciones por parte de la ciudadanía por y para cuidarnos unos a otros. El voluntariado ha estado en auge.

Reflexiones para fortalecer la unidad familiar

Relacionado con la iniciativa solidaria social nos encontramos con las actividades de voluntariado que es una forma más organizada y regulada de prestar nuestra ayuda de forma altruista a la comunidad o al medio ambiente.

¿Cómo puedo ayudar?

El voluntariado es beneficioso en un doble sentido: por una parte es beneficioso para las personas a las que va dirigido, pero por otra parte, también nos reporta beneficios a nosotros mismos.

El voluntariado te hará practicar conductas de amabilidad, empatía, respeto y solidaridad. Este tipo de conductas son enriquecedoras y te conducen a sentirte más pleno y realizado.

En el General Health Questionnaire (Cuestionario General de Salud), un instrumento que medía la salud mental y el bienestar (y cuyas puntuaciones más bajas se consideraban más saludables), las personas que hacían voluntariado puntuaron en promedio 10.7. Por otro lado, el promedio entre las personas que no hacían voluntariado era de 11.4.Los autores opinan que el voluntariado podría proveer un sentido de propósito a nuestras acciones y que este podría ser una fuente de experiencias positivas para las personas.

Es el momento idóneo para que nos preguntemos ¿Puedo emplear algo de mi tiempo y una parte de mí mismo para beneficiar a los demás? ¿Cómo puedo ayudar?

Antes de comenzar algún tipo de voluntariado es necesario que investigues en con qué causa social te quieres implicar o con cuál te identificas más. A día de hoy hay muchísimas opciones y gracias a Internet podemos investigar la labor que realiza cada una de ellas. Si no compartís la causa social de la entidad, no podéis comprometeros o sólo buscáis un beneficio subyacente al voluntariado (por ejemplo reconocimiento social o laboral) mejor no os impliquéis en ninguno, al final será contraproducente para las dos partes.

 ¿Qué perfil necesito para trabajar en una ONG?

Beneficios del voluntariado

A pesar de que el trabajo de voluntario se realiza por solidaridad y sin esperar nada a cambio, obtienes ciertos beneficios psicológicos inherentes:

– Fortaleces tus valores de: amabilidad, generosidad y empatía, y además, ofrecer tu ayuda te hará sentir gratitud y satisfacción personal.
– Vives nuevas experiencias positivas y que te harán salir de la rutina.
– Conoces a nuevas personas, aprendes de ellas y descubres el lado más humano de la sociedad.
– Aprenderás que hay más medios a parte del dinero para conseguir un objetivo.
– A menudo afirmamos que somos personas altruistas y solidarias pero no ponemos en marcha ninguna acción para demostrarlo.
– El voluntariado hará que vivas acorde con tu forma de pensar.
– Focalizar tu atención en situaciones externas hará que reevalúes y cuestiones tus propias preocupaciones, es una forma de relativizar nuestros problemas y adquirir nuevas visiones y puntos de vista.
– Ayudar a la gente hará que te sientas útil y más realizado. 
“Descubrir la energía interior y entregarla para renovar el mundo; he aquí el altruismo.” (Rafael Barrett)
Aumentas tu motivación intrínseca, a grosso modo, la motivación intrínseca sería aquella que nace de nuestro interior y que nos empuja a hacer actividades por el mero hecho de realizarlas, sin ninguna recompensa externa. La motivación intrínseca hará que te sientas satisfecho con las acciones que realizas.

Menos riesgo más salud

8 ejercicios de iniciación en el mindfulness

8 ejercicios de iniciación en el mindfulness

Nos encontramos en una etapa incierta, llena de cambios y que, probablemente, nos genera incertidumbre e inseguridad.

En tan solo unas semanas, muchos de los planes y formas de vida que teníamos para este año 2020 se han transformado o, simplemente, han desaparecido, el futuro está borroso… Y, aunque nuestra mente ahora mismo está puesta en un objetivo colectivo, también es necesario reservar ciertos momentos para reconectar nosotos mismos, mente y cuerpo, de manera individual.

¿Por qué el mindfulness puede ayudarme en esta situación?

Aunque tiene un origen budista, en los últimos años ha sufrido una transformación y se ha extendido rápidamente dentro del ámbito de la psicología occidental y ha evolucionado hacia un tipo de mindfulness con carácter más informal, centrado en las actividades diarias, en detrimento de las terapias originarias que se realizan adoptando posturas y regulando las respiración.

cuenco tibetano

En ambos tipos de terapias, la base fundamental es que aprendamos a centrarnos en el momento actual, en el momento presente para conectar con el cuerpo, notar las sensaciones que nos provocan ciertas actividades y dejarnos llevar a través de ellas disfrutándolas plenamente.

Centrarse en el momento presente quiere decir que debemos prestar atención plena a la actividad que estás realizando en cada momento.

La práctica de mindfulness puede llegar a hacer que disfrutemos más de nuestra vida diaria: desde la primera canción que escuchamos por la mañana, pasando por la rica merienda que tomamos o la conversación que tenemos con nuestros seres queridos.

8 ejercicios de iniciación en el mindfulness


Los ejercicios que os propongo a continuación son perfectos para que los practiquéis estos días desde casa y comencéis a generar un pequeño cambio de forma fácil.


1.-Calentamiento:

Puedes comenzar a practicar desde que te levantas. Emplea algo de tiempo en sentarte en el borde de la cama con los pies apoyados en el suelo y realiza algunos estiramientos antes de empezar el día centrándote en las sensaciones que provocan en tu cuerpo. Realiza los estiramientos por zonas para que sea más fácil focalizar la atención.

Tengo dolores en los pies, por la noche y no sé qué puedo hacer


2.-¡Vamos a por el desayuno!

Este ejercicio no solo consiste en disfrutar de la comida. Comienza a prestar atención a los alimentos desde que eliges los ingredientes, disfruta de la preparación, fíjate en las texturas, los olores e incluso los colores y las temperaturas de los alimentos. Desayuna sin prisa, disfrutando de los sabores y las sensaciones que estos te provocan. Este ejercicio lo puedes realizar durante cualquier comida. A largo plazo tomar conciencia de lo que comemos puede hacer que nos demos cuenta de algunos malos hábitos alimentarios que mantenemos y entonces los podamos cambiar.

¿Qué es eso del “mindful eating”?


3.-Desintoxicación digital:

Ahora más que nunca es necesario desconectar al menos un rato de móvil, ordenador y televisión. Márcate un horario y dedica un rato al día a realizar una actividad sin pantallas, elige la que más te guste y realízala sin distracciones y prestando plena atención a las emociones que nos provoca.

Cómo hacer frente al impacto psicológico que provocan la sobreinformación y los bulos sobre el COVID-19

4.-Practicar algún tipo de ejercicio físico:

Es una de las mejores formas de conectar con nuestras sensaciones corporales y conocer mejor nuestro cuerpo.


5.-Alarma de gratitud:

Pon tu alarma del móvil a la misma hora cada día, cuando suene, dedica unos minutos a pensar qué motivos tienes para estar agradecido. La simple sensación de sentir gratitud genera bienestar.

Mimarse es de sabios


6.-Ducha de sensaciones:

ducha

Una ducha puede llegar a ser maravillosa si te concentras en ella. Cierra los ojos, nota la temperatura del agua y las sensaciones que te provoca. Todo es importante, el olor del gel, el masaje en la cabeza, la iluminación,…¡Déjate llevar! Recuerda que no tienes prisa.


7.-Conciencia de los signos vitales:

Túmbate boca arriba con las manos a los lados del cuerpo y con las palmas mirando hacia arriba. Centra tu atención en la respiración y en las sensaciones que notas cuando se llenan y se vacían tus pulmones. Imagina el recorrido que realiza el aire. Repite las respiraciones varias veces. Unas vez hayas realizado unas cuantas respiraciones. Es posible que vengan pensamientos a tu cabeza, si es así, detéctalos y déjalos ir, vuelve a centrarte en tu respiración.

Cómo disminuir la ansiedad si sentimos dificultad para respirar y se descarta infección por coronavirus (Parte 1)


8.-Escáner corporal:

Este ejercicio sería una continuación del anterior y son una combinación perfecta para terminar el día. Tumbado boca arriba en la misma posición, realiza unas cuantas respiraciones y nota cómo se llenan y se vacían tus pulmones, después harás un recorrido por todo cuerpo, empezando de abajo hacia arriba. En cada respiración debes imaginar y sentir cómo movilizas la respiración hasta cada lugar de tu cuerpo. Empieza por los pies, focalizándote en partes diferentes (rodillas, vientre, estómago,..) hasta llegar a la cabeza. Repite varias respiraciones en cada zona del cuerpo. Como veis son ejercicios muy sencillos y servirían como una especie de introducción al mundo del mindfulness y de la conciencia plena. Dedica un rato cada día a practicarlos y, poco a poco, se acabarán interiorizando dentro de tu vida cotidiana