El Síndrome Amotivacional por consumo de cannabis

El Síndrome Amotivacional por consumo de cannabis

Existe un consenso generalizado de que los efectos del consumo de cannabis varían en cada persona en función de una serie de factores: estado de ánimo previo al consumo, personalidad, vulnerabilidad genética, experiencia previa con sustancias tóxicas, situación social, cantidad y calidad de la sustancia, expectativas ante el consumo, etc…

También están ampliamente estudiados los efectos inmediatos que provoca el consumo de THC: hilaridad, alteraciones perceptivas, torpeza, lentitud, taquicardia, aumento del apetito, cansancio,… así como los efectos del Síndrome de Abstinencia Cannábico: el deseo compulsivo del consumo y rápido comienzo del mismo, la ansiedad, irritabilidad, insomnio, pesadillas, disminución del apetito, nerviosismo, inestabilidad del estado de ánimo, sudoración, taquicardia y a veces diarrea.

Que opina un psicólogo sobre la marihuana medicinal

Pero la temática de este artículo versará sobre una de las consecuencias asociadas al consumo menos conocida, el denominado síndrome amotivacional, descrito por primera vez en 1968 por Smith. Aunque en la actualidad, la OMS no reconoce su existencia como entidad clínica y las clasificaciones actuales del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5 y CIE-10 proponen varios diagnósticos posibles para encuadrar la diversa sintomatología que aparece como parte de este síndrome, en la práctica clínica los psicólogos vemos con cierta frecuencia la presencia de este síndrome en los consumidores de cannabis.

¿Qué es el Síndrome Amotivacional por consumo de cannabis?

El Síndrome Amotivacional es una condición psicológica que se caracteriza por la pérdida de interés en las situaciones sociales, así como en la participación en actividades de todo tipo. Uno de sus rasgos característicos es la marcada apatía.

Este síndrome tiene mayores probabilidades de aparecer en aquellas personas que consumen cannabis durante un largo periodo de tiempo.

Cómo saber si mi hijo fuma porros

El síndrome amotivacional presenta muchas similitudes con la depresión o la distimia (siendo este el motivo principal por el que se acude a terapia pidiendo ayuda) pues la persona siente sin ganas de hacer nada y proyecta una intensa apatía, pero también se siente distante respecto a sus emociones y las de los demás.

¿Cuáles son las causas de este Síndrome?

Los estudios sugieren que es muy característico de las personas que consumen marihuana, por lo que suelen aparecer en individuos que hacen uso de esta droga.

Ahora bien, la aparición de esta condición no es exclusiva del consumo de marihuana, sino que está asociado con el uso frecuente de sustancias que causan gratificación instantánea.

En realidad, muchos individuos que consumen marihuana no sufren de este síndrome, por lo que algunos investigadores sugieren que la personalidad de algunas personas puede ser la causa principal de su aparición.

Jóvenes y drogas: Algunas conclusiones sobre ESTUDES

Dicho de otro modo, podría ser que los individuos que sufren este síndrome estén predispuestos a sufrirlo, y la marihuana sería un factor desencadenante.

¿Qué caracteriza a este síndrome?

Apatía

La persona vive en un estado de desinterés permanente en el que hay una falta total de motivación. No es que simplemente esté pasiva hacia los estímulos de su alrededor, sino que no tiene ningún interés en ellos.

Sin planes futuros

La persona carece de objetivos vitales. Su futuro no le preocupa, igual que tampoco lo hacen las personas que le rodean.

Las 4 fases del tratamiento de adicciones

Pasividad

La persona con síndrome amotivacional se convierte en alguien totalmente pasivo respecto a todos los estímulos de su alrededor.

Le cuesta centrarse y prestar atención a las cosas, actuar de forma activa y realizar cualquier tipo de tarea.

Conformismo

La persona vive en su zona de confort, de la cual es incapaz de salir. Cualquier cosa que le digas no le parecerá ni bien ni mal, simplemente le dará igual todo.

Pérdida de ideales

La persona vive inmersa en una realidad en la que nada le interesa, carece de principios e ideales, y su vida en sí deja de tener sentido. No hay motivación para actuar. Y hacer cualquier cosa es como caminar cuesta arriba.

Falta de emoción

La persona es incapaz de vivir sus emociones y sentimientos. No los experimenta, ni hacia sí mismo no hacia los demás.

Incluso las buenas noticias carecen de sentido. Si a una persona con esta problemática le tocara la lotería o le dieran una muy buena noticia, ni se inmutaría.

Aislamiento

la falta de motivación no es solamente en referencia a las
actividades, sino que tampoco parecen importarle las relaciones
interpersonales. No se interesa por nada ni por nadie.

Indiferencia

Presentará un estado de ánimo marcado por la indiferencia absoluta. Nunca se inclinará ni por una cosa ni por otra, ni por lo bueno ni por lo malo.

Superar una Adicción: El camino hacia la libertad

Introversión

Adoptará una actitud que se caracterizará por concentrarse en sus procesos internos, en sus pensamientos y en su mundo interior.

No se concentrará en las cosas ni pensamientos de los demás, ni en actividades,eventos o estímulos exteriores.

Tristeza

Se sentirá la mayor parte del tiempo triste y deprimido, pero no sabrá decir el por qué se siente así. El hecho de que nada le guste, nada le motive y nada le interese hará que se sienta triste sin saber identificar el motivo.

Falta de afecto

No se identificará con nadie ni estrechará lazos con los individuos de su entorno.

Deterioro de las habilidades sociales

La persona tenderá a adoptar una actitud pasiva y a evitar situaciones en las que se requiera conversar o engeneral interactuar con otros, lo que provoca un deterioro de las habilidades sociales y de comunicación.

Incapacidad de desarrollar planes para el futuro

Su estado también hará que no tenga ningún interés ni ninguna preocupación por su propio futuro o
por el de los demás.

No será capaz de desarrollar planes ni de proyectar cómo será su vida en el futuro.


Otras características de este síndrome

Dificultades de concentración, lentitud de movimiento y disminución de reflejos, abandono del cuidado
personal y desinterés por las relaciones sexuales