El colegio ya ha empezado…¿Ahora qué?

El colegio ya ha empezado…¿Ahora qué?

El colegio ya ha empezado, y en muchos casos sigue estando acompañado de una mezcla de emociones que seguimos teniendo presentes debido a la incertidumbre y se están viendo incrementadas: el miedo, la preocupación, la ansiedad,…

Somos muchos los que valoramos la enseñanza de manera presencial, la relación entre los compañeros y todo el componente emocional que lleva consigo. El contacto es imprescindible y muy beneficioso para el desarrollo emocional de niñas, niños y adolescentes.

La desinformación no nos gusta, nos pone nerviosos, nos provoca angustia, ¿cómo se van a evitar los contagios? ¿Qué tengo que hacer si mi hijo se pone malo? ¿A dónde tengo que ir si mi hija ha estado con un positivo? ¿Qué hago si hoy me llaman porque mi hijo tiene que estar en cuarentena en casa? …

Cómo gestionar las preocupaciones en tiempos de pandemia

Queremos una vuelta al cole segura, con la máxima coordinación posible entre Educación y Sanidad, unido a la responsabilidad del profesorado y de las familias.

Oímos y vemos a muchos docentes decepcionados, con falta de confianza y seguridad sobre cómo se va a ir desarrollando el curso, a la espera de que lleguen esas medidas preventivas que se iban a implantar, y mientras tanto, haciendo lo posible por su alumnado, tanto por su seguridad como por su educación.

También nos encontramos con muchos papás y mamás preguntándose por esas medidas y con esa mezcla de emociones, que sin ser conscientes les transmitimos a nuestros hijos e hijas, como los miedos y la ansiedad que están aumentando, la desconfianza al contacto,… Muchos debates en los que se ofrecen ideas para intentar que sus hijos vayan más seguros a clase, como por ejemplo que se establezcan turnos a la entrada y salida para evitar aglomeraciones, que el almuerzo se haga en clase ya que es donde saben que sí tiene lugar la distancia de seguridad al tener que quitarse la mascarilla, que se hagan grupos más reducidos aunque para ello se tuvieran que crear grupos de mañana y otros de tarde o fuera semipresencial, … ideas que solo buscan la seguridad y la prevención de cada familia.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo e hija?

Vale…, todo esto está muy bien…pero, ¿cómo podemos ayudar a nuestros hijos e hijas?

 TRANSMITIR LA IMPORTANCIA DE CUMPLIR CON LAS MEDIDAS PREVENTIVAS

En nuestra mano está darle la importancia que se merece a las medidas implantadas por el centro educativo: uso de mascarilla, hidrogel, distancia de seguridad, no compartir el material, indicaciones para el uso de las zonas comunes,… De nada sirve que les digamos lo que tienen que hacer, normas que incluso contradicen a las del centro, creándoles una falta de seguridad.

ESCUCHAR

Crear un clima de confianza para poder disipar sus dudas, corregir la información errónea que tengan, fomentar que se expresen ofreciendo nuestro apoyo. Responder a sus necesidades emocionales, prestando atención ya que en muchos casos pueden venir a consecuencia del confinamiento.

10 Pautas para afrontar el miedo en niños y niñas a salir a la calle por el Coronavirus

vuelta al cole

BENEFICIOS DE IR AL COLEGIO

Reforzar la idea de que es beneficioso, sin negar la realidad, ya que somos conscientes de que no existe el riesgo 0, pero si con mensajes positivos y potenciar la resiliencia. Por supuesto que nos podemos relacionar, solo que ahora es distinto y hay que hacerlo con prudencia

VIVIR EL PRESENTE:

¡Son mucho más expertos que nosotros en esto! Crear rutinas y mantenerlas

CUIDAR HÁBITOS SALUDABLES:

Alimenticios, descanso, ejercicio físico, promover las conductas de higiene,… Aquí añado también la relajación, el optimismo y el sentido del humor, factores claves tanto en la salud mental como en la salud física.

TIEMPO EN FAMILIA:

El confinamiento hizo que no nos separásemos y ahora en muchas casas se echa en falta. Crear un clima de confianza para hablar, trabajar la autoestima, y ¡¡divertirse juntos!!

SER COHERENTES:

Ser el modelo que queremos que sigan. Esto es fundamental, de nada sirve pedirles que mantengan la distancia social y nosotros estemos apiñados en la valla del colegio viendo como entran, mandándolos al colegio sin respetar la cuarentena o la norma de precaución si se encuentran mal, norma que en realidad no es nueva solo que ahora adquiere mayor importancia, llevar a cabo las conductas de higiene,…

Mis agradecimientos y una reflexión final

Quiero terminar agradeciendo en primer lugar la labor de los docentes que sacan fuerzas en su compromiso con la educación con el hándicap que tienen. Y animando a que saquen tiempo para disfrutar del trabajo de la inteligencia emocional en las aulas mediante juegos dinámicos y actividades lúdicas, contribuyendo al desarrollo emocional de cada alumno y alumna, tan importante como el material académico. Tenemos muchos docentes muy preparados y con ilusión de continuar con su trabajo de una manera distinta, y es que, si empezamos a ser conscientes de que esta situación, este presente que resulta tan atípico y que en tantas ocasiones oímos como “la nueva normalidad”, es nuestro presente, será más fácil nuestra adaptación, al igual que tenemos a muchos niños y niñas con mucha ilusión de volver al cole y relacionarse con sus compañeros.

En segundo lugar a cada niño y a cada niña. ¡SOIS MAGNÍFICOS! Se agradece vuestras sonrisas al salir, vuestro entusiasmo, vuestra colaboración con el mundo, vuestra generosidad, vuestro compromiso, vuestra responsabilidad en el cumplimiento de las normas tanto dentro como fuera del colegio,… gracias por contagiarnos y enseñarnos a vivir el presente, ¡gracias por vuestro esfuerzo!

 Vi en Facebook una publicación de Álvaro Bilbao agradeciendo la generosidad de cada peque, aguantando como campeones el confinamiento, la desescalada, y me uno al llamamiento de los derechos de los niños, que en muchas ocasiones parece dejarse en último lugar. Han hecho y siguen haciendo un gran esfuerzo, quedándose, por ejemplo, limitados en sus relaciones sociales con sus amigos que no pertenecen a sus grupos burbuja, han visto cerradas sus zonas de juego (parques) en las que le acompañaban sus amigos y amigas desde una terraza sentados con su padre y/o madre y sus amigos sin mantener la distancia de seguridad o compartiendo plato,…

Las peticiones o restricciones que les hacemos los adultos parecen muy sencillas, y no lo son, aunque se comportan como héroes y heroínas que dan tanto a cambio de tan poco.

Inteligencia Emocional desde la infancia

Pido que nos pongamos en su lugar y con sus ojos, y que en caso de tener que proponer unas medidas más restrictivas de nuevo, en este presente en el que vivimos, se tenga en cuenta las necesidades y derechos de los niños y niñas que tanto han aceptado y sobrellevado la situación.

¡¡GRACIAS DE NUEVO!!

Reflexiones para fortalecer la unidad familiar

Reflexiones para fortalecer la unidad familiar

Este periodo de cuarentena ha sido una gran lección para las familias.

Soy consciente de que es difícil sacar aspectos positivos en muchas ocasiones que se ven unidas al caos, al dolor, al sufrimiento, al miedo,…pero como ya dije en el artículo anterior podemos sacar el tesoro oculto que aparentemente no tienen.

Quiero hacer un breve apunte aquí: somos vulnerables y por ello, más el mensaje que nos da cada emoción, se vale estar triste, preocupado, asustado,…y no hay que tapar esas emociones ni es aconsejable leer una frase de Wonderful  o de autoayuda que tape la emoción porque el primer paso es justo ese, sentirla, además de que en muchas ocasiones se siente también culpabilidad de no lograr esconderla.

Confinamiento Coronavirus: 10 pautas para las familias

Mi reflexión…

El OBJETIVO de este artículo es sacar un momento de reflexión y compartir las enseñanzas de este periodo, aunque se podría hacer en otro cualquiera, como madre, a las que sumo otras muchas más relacionadas conmigo, personales y laborales.

Muchas veces faltaba tiempo, y al hacer un análisis global descubres que has tenido mucho tiempo y muchos aprendizajes sin ser consciente de ello por no pararte a realizar un pequeño análisis.

Hemos tenido tiempo para compartir en familia y eso ha ayudado a fortalecer la relación familiar: hemos disfrutado de juegos, de inventos, de la creatividad, de conversaciones muy interesantes en las que hemos podido ver el valor de las cosas (salud, higiene, prevención, alimentación, trabajo en equipo, solidaridad, responsabilidad colectiva,…), y también, de valorar pequeños detalles (en mi casa era una gran alegría tener pan del día, conseguir por fin el papel higiénico que empezó a conocerse como el oro, tener cartulinas y demás material para hacer manualidades, inventar juegos como el Monopoly de Albacete, la Oca emocional y la Oca deportiva,…)

Hemos tenido tiempo y muchas más ganas de compartir el cariño, los abrazos, las caricias, los masajes,…

Hemos tenido más tiempo para compartir y comentar películas y series.

Hemos tenido más tiempo para disfrutar del aspecto humorístico, grabando vídeos para la familia y los amigos, haciendo retos divertidos,…

Hemos tenido tiempo para cuidarnos más, practicar deporte, hacer sesión relajante con pepinos en los ojos, mindfulness,…

Hemos tenido tiempo para reflexionar sobre la contaminación y ver cómo ha llegado un respiro a la naturaleza.

Hemos tenido tiempo para sacar a la luz nuevos hobbies, nuevas pasiones que nos mueven a aprender más sobre diversas cosas.

Hemos tenido tiempo para conocernos mejor, cada uno a sí mismo y al resto de la familia trabajando mucho la empatía y la asertividad.

Ideas para entretener a los niños durante el confinamiento

Y por supuesto hemos tenido tiempo para ver cosas que no nos gustan. Esto es una gran lección ya que solo si somos conscientes podemos cambiar.

Muchos hogares describen este periodo en familia como algo horroroso, llenos de gritos, rabietas, tensión, oposición, desobediencia, ataques de ira, incremento de los miedos,… Este tiempo también ha servido de lección. No conviene machacarse como madre y padre, con pensamientos negativos o catastróficos, será mucho más beneficioso reflexionar sobre el tema y buscar soluciones.

Cuando alguien se siente culpable por haber gritado a sus hijos o hijas, por no haberle dedicado el tiempo de calidad que quería, la paciencia y la calma que necesitaba, o… ¿de qué sirve victimizarse proyectando una imagen que no corresponde con la realidad? Antes de seguir dilatando el problema o decidir esconderlo, mejor pongámonos manos a la obra y empecemos a buscar soluciones.

10 pautas para afrontar el miedo en niños y niñas a salir a la calle por el coronavirus

A modo de conclusión

Podemos sacar un hueco y hacer un análisis de nuestro día a día sobre nosotros como progenitores, sobre la relación en familia y por supuesto junto a nuestras hijas e hijos para ayudarles a crecer desarrollando la inteligencia emocional, brindando pautas y herramientas de bienestar personal.

Gracias a la educación emocional nos relacionamos mejor, con nosotros mismos y con los demás, vemos el valor de las cosas,… Resalto de nuevo la importancia de la inteligencia emocional con todo lo que conlleva, una sana autoestima, la gestión emocional, habilidades sociales,…que todo contribuye a personas felices, motivadas, con relaciones óptimas y reconfortables.

Inteligencia emocional desde la infancia

De nuevo me encuentro un incremento del interés que muestran muchas familias en este tema, que piden ayuda sin más dificultades adyacentes, con el objetivo de mejorar la convivencia familiar y ayudar a sus hijos a desarrollar la inteligencia emocional.

Este es el objetivo del artículo, una reflexión que ayude a fortalecer la unión en familia y a esas pequeñas grandes personas que son el futuro y que van a contribuir a un mundo mejor. Por ello, os animo a analizar y a poneros en casa manos a la obra.

Como dice Viktor Frankl en su libro “El hombre en busca de sentido”, que en tantas ocasiones he nombrado y regalado, “quien tiene un porqué encuentra un cómo

¡¡¡Gracias a mi hijo y a mi hija por todo lo que me enseñan, la motivación que me dan para seguir encontrando los “cómo” que necesito por todos los  “porqué” que me han regalado, tanto como madre como de psicóloga!!!

No me divorcio por mis hijos

No me divorcio por mis hijos

Introducción

En un primer momento me gustaría aclarar que el objetivo de este artículo no es alentar al divorcio, sino abordar un tema que me encuentro muy a menudo. Por supuesto, existe la posibilidad de luchar por la relación, por buscar terapia de pareja,… Mi única finalidad es hacer llegar algunas aclaraciones sobre el tema del divorcio a las casas de matrimonios que quieren divorciarse y no lo hacen por sus hijos.

En la mayoría de los casos, se producen después de un período de vacaciones, entre otras cosas, porque ya no ponen la rutina o el estrés como causante de las discusiones o de la indiferencia entre ambos.

El divorcio no es un fracaso, es un momento que se llena de esperanza hacia el bienestar personal.

Un buen divorcio es mejor que un mal matrimonio

Es muy difícil explicar a los hijos e hijas que es mejor para todos…y, lo normal, es que se dé una respuesta negativa. No son espectadores, se acaba la relación pero la familia continua, y hay que tener en cuenta que son muchos los cambios que se producen, por lo que un divorcio no es cosa de dos, necesitan ser escuchados y comprendidos.

Ruptura de pareja: ¿qué va a ocurrir?

Los problemas de pareja que más atiendo en consulta

¿Quién sabe cuál será la respuesta? Tristeza, rabia, miedo,…”indiferencia”: ¡Que no hablen del tema no quiere decir que no les afecte!

divorcioViven el divorcio a través de los ojos de sus padres y, por esa razón, hay una gran diferencia entre hacerlo de mutuo acuerdo y manteniendo una “buena relación”, o no.

  • ¿Por qué quiero divorciarme?…

Si sólo continúo con la relación de pareja por miedo o por mis hijos, doy a entender que la vida es un sacrificio.

  • ¿Qué le quiero transmitir a mis hijos?…

Si decido buscar un cambio para estar mejor y persigo la felicidad personal aun consciente de que el camino no es fácil, estoy transmitiendo otro mensaje.

La mediación: Otra vía de resolución de conflictos

Consecuencias

Irritabilidad, culpabilidad, ira (rabietas), miedos (abandono), tristeza (depresión), soledad, odio, dificultades en las rutinas (sueño, alimentación, concentración en los estudios,…), regresiones (lenguaje, control de esfínteres,…), complejo de Edipo, conductas antisociales, agresividad, mayor vulnerabilidad ante otros trastornos,…

La coordinación de la parentalidad

El divorcio es vivido como un proceso de duelo. Quiero recalcar de nuevo la importancia de un buen divorcio, aunque no sea fácil, ante la salud mental y emocional de los hijos.

divorcio

Los síntomas suelen disminuir transcurridos los dos años, y aunque suele afectar más a los más pequeños (en su mayoría no presentan ya recuerdos en la adolescencia), los mayores presentan más dificultades a largo plazo…

Pautas y líneas de actuación

UNICEF habla de que las consecuencias de los divorcios van de moderadas a graves, y de transitorias a permanentes.

Veamos algunas pautas:

  1. ASEGURAR AMOR: necesitan a los dos. Dejar claro que están a su lado.
  2. LIBERAR DE LA CULPABILIDAD: no son los responsables de la ruptura amorosa.
  3. ESCUCHAR, COMPRENDER Y RESPONDER: es normal que fantaseen con la reconciliación.

Ayudarles a expresar sus sentimientos, entenderlos, ahora se encuentran con una “silla vacía”…, todo está cambiando en casa, y dar respuesta a sus dudas. En muchas ocasiones no hablan, por proteger a sus padres, por miedo a decepcionarlos, por satisfacer a sus necesidades,…en estos casos, dada su importancia, conviene pedir la ayuda de un profesional.

  1. DISIPAR SUS MIEDOS E INSEGURIDADES: sobre todo al abandono.
  2. MANTENER SUS RUTINAS
  3. OFRECER UNA VIDA ESTABLE Y PREDECIBLE
  4. COORDINACIÓN DE LOS PADRES EN DISCIPLINA Y LÍMITES
  5. NO UTILIZARLOS COMO MENSAJEROS NI CONFIDENTES: queremos lo mejor para ellos y sin embargo sembramos el odio, los compramos o competimos por su cariño, creando disyuntiva o incluso festejando cualquier acto que haga en contra del otro,… recordar que necesita a los dos. (Síndrome de alienación parental).

Cuentos

  • HAY AMOR PARA TODOS
  • VIVO EN DOS CASAS
  • VIVO EN DOS CASAS, ¿Y QUÉ?
  • LOS FINES DE SEMANA VEO A PAPÁ
  • ¿CUÁNDO SE IRÁN ESTOS?
  • ¡VAYA LÍO DE FAMILIA!
  • SIMÓN: DÍAS SIN COLE
  • LA NOVIA DE PAPÁ TAMBIÉN ME QUIERE
  • CUANDO MIS PADRES SE OLVIDARON DE SER AMIGOS
  • CARLOTA ES FELIZ
  • MAMÁ Y PAPÁ SE SEPARAN
  • LOS JUEGOS DE BERTA
  • LOS PADRES DE SAM SE SEPARAN
  • EL MAR A RAYAS
  • ESTOY TRISTE, MIS PADRES SE SEPARAN
  • TODO DOBLE O CÓMO DIVORCIARSE CON BUEN HUMOR
  • CUANDO PAPÁ Y MAMÁ SE SEPARAN
  • PARTIDOS POR LA MITAD
  • EL ESPEJO EN CASA DE MAMÁ Y PAPÁ
  • OJOS DE NIÑO
  • COMO ANTES
  • MAMÁ DICE BLANCO, PAPÁ NEGRO

 

10 Pautas para afrontar el miedo en niños y niñas a salir a la calle por el Coronavirus

10 Pautas para afrontar el miedo en niños y niñas a salir a la calle por el Coronavirus

La mayoría de padres y madres pensaban que la noticia de salir a la calle sería acogida con una gran ilusión, incluso se veían con rabietas a la hora de volver a casa, pero no está pasando esto en todos los casos…

  • ¡Me da miedo! ¡A la calle no! ¡No quiero salir! ¡Prefiero estar en casa!

No es algo inusual, y por supuesto es normal encontrarnos a niños y niñas temerosas, apagadas, estresadas,…

Llevan semanas escuchando que hay un bicho peligroso en la calle y que para estar protegidos deben quedarse en casa. Oyen por las noticias cifras de muertos o viven en primera persona la pérdida de algún conocido/familia…

Confinamiento Coronavirus: 10 pautas para las familias

Es como si los lleváramos a la guerra y su pensamiento es normal: ¡Mi madre o mi padre debe de estar loco!

No hay pautas idénticas ni varita mágica que pueda hacer desaparecer el miedo a salir a la calle, pero si podemos seguir una serie de pautas generales, siempre valorando como cuidadores cada caso personal con sus características específicas

1) Antes de empezar, lo primero será reflexionar estas cuestiones: ¿Qué mensajes le hemos dado? ¿Qué mensajes ha podido interiorizar?

Conviene tener en cuenta que la mayoría de los miedos son aprendidos, muchos aparecen para rellenar la falta de información que necesitaban, como conexión entre mensajes que han oído o por las noticias de la tv,…

Nos encontramos ante un mundo exterior muy diferente, un mundo “vacío”, lleno de mascarillas, sin proximidad física, con tiendas cerradas y parques fantasmas,…eso impresiona, entristece y asusta.

Aprendieron la importancia de no salir de casa y, ahora les toca aprender a salir de una manera distinta.

 

2) Para aprender a gestionar cualquier emoción necesito saber qué es esa emoción

Es necesario explicar en su lenguaje qué es el miedo, normalizarlo, sentirlo nos ayuda a protegernos y a estar alerta. Saliendo de esta función, hay otros muchos miedos que nos paralizan, nos limitan y nos hacen sentir pequeñitos en un mundo grande que se nos complica.

Esta situación de miedo contagiada necesita un acompañamiento con calma, un acompañamiento de comprensión, de seguridad y una gran dosis de paciencia, ya que en muchos casos cometemos un gran error con la mejor de nuestras intenciones: quitarle importancia y dejar un poco el tema de lado.

Vamos a fomentar el diálogo y a ser conscientes de sus emociones. A escuchar y empatizar

Inteligencia emocional desde la infancia

 

3) Además del miedo a contagiarse, debemos prestar atención a otros miedos que pueden añadirse

Tales como el miedo a contagiar a los demás y que les pase algo “por su culpa”, miedo a que les pare la policía, miedo a pisar el suelo, miedo al rechazo que viene por comentarios despectivos que han oído en otra salida, pesadillas en las que imaginan salir a la calle como una pantalla de videojuego en la que se encuentran a virus como monstruos gigantes, miedos que no salen a la luz porque dicen que “prefieren estar en casa ya que son felices y se lo pasan genial”,…

Los miedos en los niños

 

 4) Conocer la realidad

No hay que negarla, vamos a dar importancia a la prevención: podemos salir pero de forma distinta, los bichos no se saben dónde pueden estar por lo que seguimos unas instrucciones y así salir a la calle de forma segura, normalizar las nuevas normas, conocer al virus,… tomar las precauciones necesarias para que puedan sentirse más protegidos ya que muchos han interiorizado que sólo en casa están protegidos.

Cuentoterapia

 

5) ¿Cómo vamos a salir?: explicar qué vamos a hacer. Vamos a evitar: el chantaje y obligarles a salir.

Lo primero es aclarar que la salida NO es obligatoria, y que aunque no puedan ir al parque o abrazar a sus amigos puede ser también divertido. Podemos volver al pasado para explicar cómo era la situación, después el confinamiento, y ahora toca empezar una nueva etapa en la que podemos salir sin tocar nada y manteniendo una distancia social que ayudará a volver a la normalidad.

Las salidas pueden empezar por una vuelta a la manzana o simplemente salir a tirar la basura. En la mayoría de los casos, una vez que se enfrentan a cruzar la puerta y comprueban que no pasa nada, el miedo va perdiendo su valor y desaparece. En caso contrario, si persiste varios días, conviene pedir ayuda de un profesional.

El tiempo de salida puede ser gradual, los acompañamos a volver a confiar en el mundo exterior sin que se sientan desprotegidos. Y en caso de que durante la salida no le apetezca continuar, dejar claro que pueden volver en cualquier momento.

El niño o la niña también opina y podemos llegar a un acuerdo de cómo será la salida, con quién, cuánto va a durar, por dónde va a ser,… explicar y acordar el plan, resolviendo cualquier duda.

Autoestima infantil : 10 juegos para trabajarla

 

6) Seamos un EJEMPLO

Con nuestra calma, cumpliendo las normas, las medidas de higiene antes y después de la salida,…

 

7) Hablar con sus amigos: sobre sus salidas, qué hacen, a dónde van,…

Cómo actuar ante problemas de socialización en niños y niñas

 

8) Ensayar en casa

Ponernos las mascarillas para familiarizarnos, asomarnos a la ventana para mostrar la realidad y ver cómo es la vida ahora en el exterior,… Podemos ensayar cómo nos ponemos el calzado y nos descalzamos, cómo es la distancia de seguridad que hay que mantener  (colocando algo en el suelo para verlo más fácilmente), poniendo nombre para los más pequeños “Si vemos a tu amiga X podrás hablar con ella a esta distancia”,…

 

9) Pueden llevar un juguete que les transmita confianza, patines o patinete para no tocar el suelo,…

 

10) ¿Cómo ha ido?

Por último, no olvidemos volver a escuchar y a disipar sus dudas a la vuelta, prestar atención a las emociones vividas en la experiencia,…

Ideas para entretener a los niños mediante el confinamiento

 

Confinamiento Coronavirus:10 pautas para las familias

Confinamiento Coronavirus:10 pautas para las familias

Ya llevamos unos días de confinamiento con nuestros hijos e hijas y, esto, tiene pros y contras.

Nos vamos habituando a la situación y, también es cierto que este cambio tan drástico en nuestras vidas, sin certeza de lo que está pasando ni de lo que pasará, hace incrementar la ansiedad, el aburrimiento,…

Conforme va pasando el tiempo, muchos papás y mamás habláis de que se os acaban los recursos, que estáis mucho más irritables,…todo ello acompañado de la aparición de conductas disruptivas. Todo esto es normal, esas conductas aparecen como forma de protesta a la situación en la que se encuentran, una forma de revelarse.

Hay que tener en cuenta que esta situación es nueva para todo el mundo. No contamos con investigaciones acerca de sus repercusiones a nivel psicológico.

En este artículo quiero dar unas pautas para facilitar el confinamiento a las mamás y papás:

1.Mantener rutinas

Evidentemente nos encontramos ante una situación que no se parece en nada a nuestra rutina anterior, por lo que la rutina que marquemos tampoco tiene que ser la misma. Lo primero es comentar que no hablo de una rutina estricta, con despertador y mirando la hora, sino una serie de actividades flexibles en las que puedan encontrar la multitud de beneficios que les da mantener una rutina.

Como establecer rutinas durante la cuarentena por coronavirus

Ejemplo para días de diario*:

  • Mañana: cole en casa, con sus descansos y su ratito de almuerzo y desconexión.

Repito que no es necesario poner el despertador o marcar el colegio por ejemplo de 9:30 a 13:30h. Pueden descansar un poquito más que normalmente, y si terminan antes no tendrán por qué estar estudiando, repasando o leyendo hasta la hora de salida. Como sabemos que el aspecto humorístico nos ayuda a nuestra salud mental, podemos ponerles cuando estén preparados una alarma parecida a la del colegio que nos indique la entrada y salida a éste y al recreo. En youtube encontré una que siempre saca la sonrisa a mi nene y a mi nena.

  • Tarde: tiempo para llevar a cabo las extraescolares que nos permiten su seguimiento online, deporte, tiempo de ocio y tiempo de calidad en familia.

 

  • Noche: películas o cuentos en los que podamos comentar los valores que se transmiten, cómo se sienten sus personajes, cambiar el final que en tantas ocasiones nos ayuda a desmitificar,…

* Sería conveniente desarrollar una rutina distinta que diferencie los días de diario de los fines de semana.

2.Comunicación: hablar y escuchar

En este punto vamos a recalcar de nuevo la importancia de la comunicación en las relaciones. Podemos dar un espacio a modo de “asamblea emocional” para comentar inquietudes, ilusiones, preocupaciones,…un ratito para calmarnos y para conocernos mejor. Necesitan saber qué está pasando, evitando la sobreinformación (también nosotros).

Comunicación efectiva en familia

3.Apoyo mutuo

Si difícilmente podemos mantener la expectativa de todo limpio y ordenado normalmente, cuanto ni más ahora que estamos 24h en casa. Ayuda mucho bajar nuestras expectativas y darles más responsabilidades en casa. Somos un equipo, trabajamos juntos y nos ayudamos entre todos. Ningún miembro tiene por qué encargarse de todas las tareas domésticas.

Responsabilidades en niños, niñas y adolescentes

4.Optimismo

Lo primero sería ayudar a desmontar creencias limitantes, pensamientos catastróficos,… Esta situación ya no nos desborda tanto porque empezamos a aceptarla, hemos dejado de negar una realidad que existe. Si la aceptamos, podemos buscar aspectos positivos, el tesoro oculto que podemos encontrar en las distintas situaciones que aparentemente no lo tienen. Preguntas de este tipo le pueden ayudar: ¿qué cosas te gusta hacer y normalmente no te daba tiempo? ¿A qué quieres que juguemos? ¿Sobre qué tema te gustaría aprender/mejorar? …

confinamiento coronavirus

Mi primer día de aislamiento me dedique a pensar y valorar esta situación, personal, familiar y profesionalmente. Me vi sentada sin saber muy bien qué hacer, y a continuación disfruté de eso, que parece que no me daba tiempo a hacerlo con mi rutina anterior, me aburrí, y me sentí orgullosa de esa emoción que tanto valor le doy cuando hablo con “mis nenes y nenas” en clase.

 

AUTOESTIMA INFANTIL: 10 juegos para trabajarla

5.Ejercicio físico

El ejercicio físico es importante que ocupe un trocito de su tiempo y más ahora que no pueden salir. Algunos nenes y nenas bailan, no paran de moverse,…otros hacen actividades más sedentarias y necesitan sacar un ratito para la actividad física. Hay en internet muchos vídeos que hacen divertido mover el cuerpo. Tenemos la opción de practicar algún deporte sustituyendo el balón por un globo. Circula por distintos medios juegos para hacer deporte.

Recibí un juego de la oca de educación física y esa fue mi idea. Con nuestro tablero inventé distintas actividades para cada casilla y les gusta mucho jugar a “Fisoca”.

6.Prestar atención a nuestras emociones

Es importante pararse a reconocer qué estamos sintiendo, dar atención a esas emociones. Validar su emoción, escucharles y dar respuesta.

El cerebro racional no atiende al emocional cuando nos sentimos desbordados por cualquier emoción, por lo que en primer lugar, vamos a llevar a cabo la respiración diafragmática. Vamos a llevar nuestra atención a nuestro sentir, a aceptar nuestra emoción, a escucharla.

Una persona inteligente emocionalmente no reprime ni exagera su emoción, no actúa desde la emoción, sino con ella. Daniel Goleman nos explica en su libro “Inteligencia Emocional” cómo es el secuestro emocional.

El mindfulness nos ayuda mucho día tras día. Se trata de prestar atención plena a lo que estamos haciendo, además de la respiración, hay multitud de actividades que podemos realizar. Puede que buscar información sobre este tema y llevarlo a la práctica sea otro tesoro oculto que podemos encontrar en este aislamiento.

Al igual que nos asomamos a la ventana para saber qué tiempo hace fuera, podemos cerrar los ojos y ver qué tiempo hace por dentro. Esta actividad les gusta mucho hacerla en clase.

Inteligencia Emocional desde la infancia

7.Tecnología

Es una gran herramienta en estos momentos pero sería conveniente limitar su uso, entre otras cosas, porque dificulta un buen descanso. La tecnología nos abre multitud de caminos, no tiene por qué utilizarse exclusivamente para el juego. Les sirve de entretenimiento y  ratitos de ocio, pero también como vía de conexión entre amigos y familiares, una ayuda para aprender cosas,…

¿La tecnología nos hace más felices?

8.Ofrecer un papel activo en la sociedad

Si están en casa día tras día porque no les dejan salir seguramente ayudará a tener conductas disruptivas, a sentirse frustrados,… Sin embargo, si están en casa porque están siendo superhéroes es distinto. Están ayudando a muchas personas que tienen la salud frágil, y están salvando vidas con su esfuerzo y sacrificio.

9.Mantener contacto social

Una llamada o videollamada les lleva a mantener un poquito el contacto social que tanto echan de menos y que tanto nos ayuda.

Cómo actuar ante problemas de socialización en niños y niñas

10.Solidaridad, empatía

Nos encontramos en una situación difícil y ahora estos valores nos ayudan muchísimo. Grandes acciones desinteresadas se están llevando a cabo desde distintos sitios. No sólo es una gran acción, también hay multitud de acciones pequeñitas que pueden realizar y ayudar a los demás.

Personalmente, quiero agradecer esas grandes acciones: el gran esfuerzo de todas las personas que ayudan a que los servicios necesarios sigan en pie y, a todas las personas que están ayudando sin salir de casa.confinamiento coronavirus

Y por supuesto también esas pequeñas acciones: esas llamadas y WhatsApp que regalan sonrisas, por ejemplo mi hija llamó a su bisabuela, le pregunté si le había regalado alguna sonrisa y me contestó súper orgullosa que muchísimas porque había hablado un buen rato y no paraba de reírse. Una vecina que sale todos los días a las 12h a ponernos el corazón contento tocando canciones como “La vida es bella”, “Resistiré” y todos los que con otros instrumentos se han sumado, otros vecinos que después del aplauso de las 20h sacan un altavoz y ponen distintas canciones que tanto nos ayudan ahora “Color esperanza” “Vivir”, esos vecinos que nos alegran la vista con sus carteles llenos de esperanza, conciertos gratuitos,… Cuando pase todo esto, que pasará, quiero agradecerles en persona sus pequeñas grandes acciones.

Mi gran acción de hoy es quedarme en casa, y mi pequeña acción de hoy es escribir este artículo, que me llena de orgullo tan solo imaginar que gracias a él pueda ayudar a una familia.

“Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes”

Khalil Gibran

Un breve apunte final

Todos los aprendizajes que estamos llevando a cabo por este aislamiento, la importancia de los valores, el abrazo que ahora no podemos dar, la tranquilidad que nos lleva dar un paseo, tirar una piedra al río,…que esto no se pierda cuando volvamos a la normalidad, porque todo eso serán nuestros tesoros ocultos que podrán dejar una gran huella a largo plazo. Espero que esto nos haga ser mejores personas.

Por ti, por mí…quédate en casa…nos espera un mundo muy bonito

YA NOS QUEDA UN DÍA MENOS…nos vemos pronto

Psicología y Coronavirus

Información psicológica para saber como gestionar la crisis por coronavirus y la situación de cuarentena.

Información científica de calidad para saber como gestionar los miedos, ansiedad y conflictos causados por la pandemia del Covid-19