Hoy quiero hablar sobre las incongruencias. ¿Qué significa incongruencia? Es, sencillamente, falta de coherencia en actitudes, conductas y creencias. Por ejemplo, decir lo opuesto a lo que pensamos y hacer lo contrario de lo que decimos. De ahí el famoso refrán “haz lo que yo diga pero no lo que yo haga”. ¡Qué sabio es nuestro Refranero Popular!

¿Por qué quiero hablar de las incongruencias? Pues porque a pesar de que soy una persona cargada de defectos (como todo ser humano que se precie) me considero bastante coherente, o por lo menos intento serlo. Y tener que tragar con una clara falta de coherencia, en algunas áreas de nuestra sociedad actual, simplemente me fastidia.

Algunos ejemplos de incongruencias que me molestan son: los restaurantes de comida rápida que son lentos en servirte, los autoproclamados amantes de los animales que compran una mascota en lugar de adoptarla, y los curas pedófilos. Con la última no quiero entrar en detalles, que me enciendo…

Pero hay 3 incongruencias en concreto en las que me quiero explayar y son las que detallo a continuación:

LA ASIGNATURA DE RELIGIÓN

religionHasta donde yo sé, al colegio se va a aprender (no a rezar). Lo que aprenden los chavales en la escuela, debería servir de utilidad a la sociedad ¿no? Pues serán los futuros ciudadanos que levantarán el país con su trabajo, esfuerzo, y educación. Entonces, no comprendo, que en un Estado laico como es el nuestro, cuya Constitución no reconoce religión oficial alguna (al contrario de lo que ocurre en los Estados confesionales), sigamos impartiendo la asignatura de Religión en los colegios e institutos públicos de nuestro territorio. Lo siento. Y no tengo nada en contra de los profesores que la imparten, pues he conocido a gente estupenda que se dedica a ello. Pero si quiero ser coherente con lo que creo que es “de cajón”, se me hace totalmente incongruente la enseñanza de un dogma de FE (algo en lo que crees… o no ¿qué me tienen que explicar?) en una sociedad democrática y, sobre todo, aconfesional.

¿Cómo resolver esta incongruencia? Yo propongo 3 alternativas, que son bastante más coherentes que la que está en vigor:

1) Eliminar la asignatura de Religión de la educación pública (aquella que también pagamos los españoles ateos, musulmanes, judíos, budistas, cienciólogos…)

2) Modificar la Constitución para proclamar el Catolicismo como religión oficial.

3 ) O que en los centros educativos públicos se impartan todas las demás religiones que se profesan en España.

Hala, ¡a llorar a la guardería!

La zona azul

Otra incongruencia con la que me siento realmente incómoda es la dichosa… ZONA AZUL

zona azulA ver si nos entendemos… pagamos impuestos de circulación, impuestos para mejorar la convivencia en las calles, seguridad, policía, rotondas, tranvías (esto último podéis etiquetarlo de sarcasmo). Por eso, lo que no tiene ni el más mínimo sentido, lo mires como lo mires, es que desde hace unos cuantos años alguien decidiera pintar ciertas calles de azul (bueno, y verde, naranja…) y de repente tuviéramos que pagar por aparcar allí.

Encima, el argumento para aplicar esta ordenanza del infierno es que “se agiliza la rotación de vehículos y así es más fácil encontrar aparcamiento”. ¡Y un huevo! (con perdón de la expresión)

O sea, que me estás haciendo un favor ¿no? Me haces pagar por algo que antes era “gratis” (que ya pago a través de otros impuestos) ¿y además te tengo que dar las gracias?

Y otra cosa… si limitas el tiempo de estacionamiento a 2,5 horas (para favorecer el aparcamiento y con ello al ciudadano) pero me das la opción de seguir pagando y prolongar así mi aparcamiento por tiempo ILIMITADO ¿no estás anulando el argumento en el que te fundamentas para aplicar esta medida? ¿Y no me estás OBLIGANDO a abandonar mi puesto de trabajo, o mis quehaceres (sean estos los que fueren) para echar más moneditas a la máquina y evitar así la maldita multa de 30 eurazos? ¿Y no estás provocando que los que menos tienen no puedan aparcar en determinadas zonas de la ciudad?

Mira inventor de la zona azul, solo puedo decirte que espero que la vida te dé su merecido y en algún momento de tu paso por este mundo te hagan pagar por respirar… ¡a ver cómo te sienta!

¿Cómo resolver esta incongruencia? Mi propuesta al respecto es clara y concisa: Declarar ilegal la zona azul, loco al que la inventó y cabrón al que la aprobó.

 La arruga es bella

Por último, ahora que ya estoy «calentita», me voy a meter en un tema algo peliagudo. La madre de las incongruencias… LA ARRUGA ES BELLA

Este mensaje de finales de siglo XX caló hondo en el mundo de la moda y la publicidad; incluso llegamos a creer que los que se apropiaron de esta frase creían en sus palabras y trabajarían para modificar los estrictos cánones de belleza en los que ellos mismos nos habían encorsetado décadas atrás… nada más lejos de la realidad.

En pleno 2015, me podéis explicar ¿por qué una modelo “curvie” gana (y trabaja) menos que una 90-60-90 cuando el 95% de las mujeres “normales” NO USAMOS una talla 36? ¿por qué las cremas anti-edad no conocieron los azotes de la crisis? ¿por qué empleamos la palabra “viejo” como un insulto o desprecio?

arruga

La solución a tanta incongruencia no debe ser sencilla, y de hecho la ignoro.

Creo que tendríamos que empezar por ser un poco menos superficiales y darle valor a las cosas y personas por lo que son y no por lo que valen o aparentan. Pero mientras el mundo se revoluciona por el color de un controvertido vestido (que por cierto, es dorado y blanco), yo me sigo preguntando por qué ya ni nos inmutamos cuando miles de personas mueren cada día por el color de una bandera, de un uniforme o de su propia piel.

Ahí lo dejo.

The following two tabs change content below.

Sira Sánchez

Psicóloga. Mi campo laboral se ha centrado en la orientación educativa, en la enseñanza pública desarrollando funciones de jefatura del Departamento de Orientación. Actualmente dirijo el área educativa y de orientación en WebPsicólogos.

Latest posts by Sira Sánchez (see all)

Podemos Ayudarte

Se valiente y afronta tus problemas

You have Successfully Subscribed!