Problemas sexuales

¿Qué es la terapia sexual?

La terapia sexual consta de un conjunto de técnicas para intervenir cuando hay disfunciones (mal funcionamiento) en las conductas sexuales (por ejemplo la disfunción eréctil). Siempre y cuando el problema no tenga un origen físico o para complementar la intervención médica.

La sexualidad es un aspecto importante para todas las personas. Cuando no funciona como nos gustaría, nos genera mucha angustia y malestar, agravado en muchas ocasiones con sentimientos de culpa y vergüenza.

Los problemas sexuales tratados con terapia sexual tienen un alto porcentaje de resultados positivos (por encima del 90%). Los principales trastornos sexuales tienen que ver con la excitación, el deseo o el orgasmo.

 Problemas sexuales relacionados con…

 La excitación

Disfunción eréctil

Hablamos de disfunción eréctil cuando se es incapaz de mantener una erección hasta el final de la actividad sexual.

Si consigues tener erecciones pero no mantenerlas durante toda la actividad sexual o las tienes estando tú sólo pero no en pareja, la intervención psicológica es apropiada para solucionar tu problema (el 80% de las impotencias masculinas se originan por cuestiones psicológicas).

Si nunca consigues tener una erección o durante mucho tiempo, es probable que se trate de un problema orgánico. En la mayoría de los casos el urólogo es el especialista más aconsejable.

Trastorno de excitación en la mujer

Según DSM-IV, se considera como resultado de la incapacidad persistente o recurrente para la obtención y mantenimiento de las respuestas de lubricación y tumescencia de la fase de excitación hasta la finalización de la actividad sexual. Rara vez se presenta solo y normalmente está acompañado con trastornos del deseo u orgásmicos.

 El deseo

?

Inapetencia (sin ganas)

El deseo sexual no es un criterio único. Estamos ante un trastorno por falta de deseo cuando ésta es persistente y genera malestar en la persona que lo sufre, afectando a sus relaciones interpersonales.

Una incorrecta educación sexual, estrés laboral y social, depresión y problemas de pareja suelen estar detrás de los trastornos por falta de deseo.

Aversión al sexo

El trastorno sexual por aversión al sexo puede ser permanente o durar un periodo prolongado de tiempo.

Factores educacionales y antecedentes traumáticos suelen estar detrás, en muchas ocasiones, de los trastornos por aversión.

Solicita ayuda de un especialista

EL el 90% de los casos las personas en tratamiento psicológico consiguen solucioanr los problemas sexuales

Solicitar

 El orgasmo

1

Trastorno orgásmico

Ansiedad, miedo a no cumplir con las expectativas, necesidad de autoafirmación, inexperiencia… son algunas de las causas que pueden generar la eyaculación precoz.

Se obtienen muy buenos resultados combinando técnicas conductuales (método “Parada – Arranque” de Semans o técnica de Squeeze son algunas alternativas) con terapias de focalización sensorial.

Problema de excitación en la mujer

En este caso, si bien la fase de excitación se produce de forma satisfactoria, no se consigue alcanzar el orgasmo.

Un exceso de control de la situación o falta de atención puede estar detrás de este problema. La terapia sensorial es buena alternativa para conseguir llegar al orgasmo de manera satisfactoria.

Vaginismo

Se produce dolor por falta de lubricación y escasa dilatación de la vagina.

Es el principal trastorno sexual asociado al dolor y, una vez descartados problemas médicos, a través de terapia psicológica se consiguen mejorías casi en el 100% de los casos.

Malas experiencias en los primeros intentos de penetración o conflictos morales son factores asociados en muchas ocasiones a los problemas de vaginismo.

Tratamiento Trastornos Sexuales

Cuando las parejas (o a nivel individual) consultan al psicólogo por problemas sexuales, normalmente llegan con un largo historial de frustración, insatisfacción y sufrimiento. Entre la pareja es fácil que surjan reproches y desconfianza.

Es por ello que, para intervenir en problemas sexuales, en muchas ocasiones es necesario trabajar aspectos como la autoestima y autoconfianza, áreas de la relación de pareja y reestructuración cognitiva, para ajustar las expectativas de lo que es una sexualidad saludable.

Para la intervención ante problemas sexuales propiamente dichos, desde WebPsicólogos utilizamos la combinación de diversas técnicas conductuales y cognitivas. Principalmente:

 

Técnicas de focalización sensorial

Aprendiendo a focalizar nuestra atención en las sensaciones placenteras de cada fase de la actividad sexual, se consigue generar mayor satisfacción (desenfoque del orgasmo como único momento placentero) en las acciones sexuales (individuales y en pareja).

A través de los ejercicios del enfoque sensorial y con el asesoramiento del psicólogo, mejora sustancialmente la satisfacción sexual.

 

Técnica de Arranque-Parada de Semans

Técnica conductual utilizada para aprender a retardar la eyaculación con muy buenos resultados, centrándonos en los aspectos placenteros y positivos de las diversas fases de la excitación masculina.

 

Aproximación Racional-Emotiva aplicada a los trastornos sexuales

A través del modelo racional-emotivo desarrollado por Ellis, podemos trabajar aspectos cognitivos y emocionales relacionados con las conductas sexuales.

 

Combinando técnicas conductuales y de focalización sensorial con la terapia racional emotiva conseguimos abordar los problemas sexuales de una manera clara y comprensible, consiguiendo convertir los problemas sexuales en una sexualidad sana y placentera.

Solicita ayuda